A partir de 2020, todos los nuevos vehículos Volvo que se lancen al mercado tendrán la velocidad máxima limitada a 180 km/h

Volvo, haciendo alarde de su liderazgo en seguridad, ha sorprendido con el anuncio de que va a limitar la velocidad máxima de todos sus nuevos coches a 180 km/h a partir del año 2020. Una medida, según la marca sueca, que trata de poner el foco en los peligros que supone el exceso de velocidad de cara a la seguridad en carretera.

Un tema siempre polémico. Porque, ya puestos a marcar un límite, ¿por qué a 180 km/h, y no a 150 km/h, por ejemplo? En Volvo aseguran que lo que pretenden es influir sobre el comportamiento del conductor, y no dejar todo lo referido a la seguridad únicamente en manos de la tecnología.

Admiten en Volvo que el problema con los accidentes es que a partir de una cierta velocidad la tecnología embarcada en los vehículos no es suficiente para evitar lesiones graves y muertes. Y que los usuarios no reconocen el peligro que supone circular a estas altas velocidades. También señalan en Volvo la conducción bajo el efecto de las drogas o el alcohol y las distracciones como los otros dos peligros, junto al de la velocidad excesiva, que hay que atajar cuanto antes.

Volvo S60

Por ello, además de limitar la velocidad máxima de sus coches, también está investigado en tecnologías de control de velocidad inteligente, que pudieran limitar de forma automática la velocidad cuando el vehículo se aproxima al entorno de una escuela, o en una población.

El pacto de caballeros entre las marcas alemanas

Actualmente, muchas marcas ofrecen coches con la velocidad limitada a 250 km/h, fruto de un “pacto” entre fabricantes alemanes que tiene su origen en los años 70. Por aquel entonces, y con la ecología y la protección al medio ambiente en el punto de mira, algunos partidos pidieron que se introdujesen limitaciones de velocidad en las “Autobahn”.

La medida no salió adelante. Pero a finales de los 80, como solución alternativa y en plena época en la que cada vez se lanzaban al mercado modelos más potentes y rápidos, el Grupo Volkswagen, BMW y Mercedes firmaron un pacto para limitar voluntariamente la velocidad máxima de sus vehículos a 250 km/h. Un pacto al que no se adhirió, por ejemplo, Porsche.

Claro que siempre se dejó cierto margen para saltarse la norma no escrita: no verás un Audi RS, un BMW M o un Mercedes-AMG limitado a 250 km/h. Y en algunos casos ya la propia marca ofrece también un paso intermedio, con limitación a 250 km/h… o a 280 km/h bajo pedido.

Ahora, el nuevo límite lo ha puesto Volvo, y lo ha establecido en 180 km/h. ¿Veremos a más fabricantes sumarse a esta medida? El momento y las circunstancias son totalmente diferentes al que motivó el mencionado “pacto” entre las marcas alemanas. Pero quizás, en todo esto, subyace en segundo plano una motivación que nadie se atreve a explicar: la entrada en escena de los coches eléctricos.

Todas las marcas están apostando fuerte y a corto plazo por coches electrificados. Y de todos es sabido que los coches híbridos y los coches eléctricos limitan su velocidad máxima para proteger la autonomía. ¿Se habrá adelantando Volvo anunciando esa limitación a 180 km/h que, tarde o temprano, iba a llegar, alegando únicamente motivos de seguridad? Veremos cómo reaccionan el resto de fabricantes ante esta medida.