Probamos el nuevo Volkswagen T-Roc e identificamos las principales ventajas y desventajas que tiene el SUV compacto frente al Volkswagen Golf.

El Volkswagen T-Roc es la última apuesta del fabricante alemán en el segmento de los SUV. Este todocamino compacto ha sido construido sobre la misma plataforma que el Volkswagen Golf, un coche con el que guarda muchas similitudes y que acumula más de 34 millones de unidades vendidas en todo el mundo desde que arrancase su producción en el año 1974 (eso significa que Volkswagen vende 1 Golf cada 40 segundos). ¿Puede el T-Roc robarle algunas de esas ventas al todopoderoso Golf? ¿Merece la pena este nuevo SUV frente al compacto que tantos éxitos le ha otorgado a Volkswagen? Te contamos cuáles son las principales ventajas y desventajas del T-Roc frente al Golf:

Ventajas del T-Roc frente al Golf

1. Diseño más atrevido

Volkswagen T-Roc

El Volkswagen T-Roc ofrece una estética realmente rompedora. Su diseño musculoso se sale de lo convencional… todo lo contrario que el Golf, un coche que lleva años manteniendo una línea continuista; un diseño que funciona pero que no ofrece grandes cambios de generación en generación; no hay sobresaltos con el Golf…

Volkswagen ha buscado un aire más atrevido con el T-Roc, y la realidad es que el coche ofrece muchos elementos (escapes integrados en la carrocería, falsas tomas de aire en el parachoques trasero, silueta revolucionaria para las luces de posición delanteras) que lo convierten en un coche diferente y atractivo.

2. Más opciones de personalización

A diferencia del Golf, el Volkswagen T-Roc está disponible con carrocería bicolor, es decir, el techo se puede escoger en una tonalidad diferente a la del resto de la carrocería. Esta opción está disponible desde el acabado Style (conlleva un sobrecoste de 600 euros) y permite además personalizar el interior: el salpicadero y la consola central se pueden elegir en un color (azul, amarillo y naranja) que contrasta con el del resto de la cabina.

Volkswagen T-Roc

3. Habitabilidad aumentada

El Volkswagen T-Roc es algo más espacioso que un Golf. Las principales diferencias se encuentran en las plazas traseras y el maletero. Los asientos posteriores cuentan con un mayor espacio para las piernas. La posición de los mismos también es más elevada, lo que facilita varias tareas, entre ellas, entrar al coche o colocar una silla de niños. La realidad es que para un uso frecuente, los pasajeros van a ir más cómodos en las plazas traseras de un T-Roc que en las de un Golf.

Volkswagen T-Roc

Por otro lado, el maletero del T-Roc ofrece una capacidad de 445 litros, mientras que el del Golf solo alcanza los 380 litros.

4. Mejor preparado para conducir fuera del asfalto

La carrocería del Volkswagen T-Roc ofrece una mayor altura al suelo que la del Golf, lo que proporciona una clara ventaja a la hora de salir al campo. Será más difícil que roces los bajos de un T-Roc en tus escapadas offroad. ¿Significa esto que el T-Roc sea un todoterreno al uso? No, el nuevo SUV de Volkswagen no ofrece protecciones especiales en la parte baja del chasis, ni dispone de reductora o neumáticos especiales, pero sigue siendo más capaz que el Golf a la hora de enfrentarse a terrenos irregulares.

Además, el coche también ofrece un mayor aguante en los baches o bordillos debido a su carrocería elevada.

Volkswagen T-Roc

Desventajas del T-Roc frente al Golf

1. Más caro

A igualdad de acabados y versión, el Volkswagen T-Roc es 1.500 euros más caro de media que el Golf. Si merece la pena o no pagarlos depende sobre todo de tus prioridades, pero es importante que tengas en cuenta que por ese dinero puedes equipar tu Golf con algunos juguetes muy interesantes: la caja de cambios DSG de doble embrague (la hemos probado y tiene un tacto excelente) o el mejor navegador de la gama se aproximan a ese precio (1.500 €).

Volkswagen T-Roc

2. Materiales de peor calidad en el interior

El Volkswagen T-Roc no ofrece los mejores acabados en el interior de su segmento. Tanto el salpicadero como la consola central ofrecen plásticos de peor tacto y presencia que la media de su categoría. Los ajustes son buenos, lo que garantiza la ausencia de ruidos y vibraciones incómodas en la cabina, pero es cierto que a nivel de materiales se echa de menos la calidad que encontramos en otros vehículos, sobre todo por el rango de precio en el que se encuentra.

Volkswagen T-Roc

En el caso del Volkswagen Golf, la situación es completamente distinta. El compacto es una referencia en su categoría en lo que a calidad de acabados se refiere.

3. Dinámica de conducción ligeramente inferior

Tras probarlo durante una semana, hemos quedado encantados con la conducción del T-Roc. El coche responde con gran soltura y suavidad en carreteras reviradas, y a pesar de que su carrocería sea más elevada que la del Golf, ofrece una compostura al volante muy similar a la del Golf. De hecho, el Volkswagen T-Roc es uno de los mejores coches de su categoría en este aspecto, por lo que probablemente la desventaja menos importante de la lista sea esta. Sin duda, está más cerca del Golf que del Tiguan en este apartado.

Volkswagen T-Roc

Si para ti una buena dinámica de conducción es un tema prioritario, entonces el Golf ofrece algo más, pero tan solo si ponemos el coche a prueba en condiciones exigentes. La realidad es que en el día a día no notarás prácticamente ninguna diferencia entre ambos, y no encontrarás muchos SUV compactos con una relación entre compostura y suavidad de conducción como la de este T-Roc.