Volkswagen presenta el nuevo T-Roc Cabrio, que se unirá a la gama del crossover compacto en primavera.

El Salón del Automóvil de Frankfurt es el elegido para la puesta de largo del nuevo Volkswagen T-Roc Cabrio. Una aventura, la de lanzar al mercado un SUV compacto descapotable, a la que pronto podrían unirse otros fabricantes.

Cuando realizamos el análisis de la gama y los precios del Volkswagen T-Roc, la marca ya había desvelado su intención de contar con una variante descapotable. Ahora, el T-Roc dice definitivamente adiós al techo, configurando una opción a priori muy atrevida, pero que tiene cierta lógica. Si los SUV están de moda, y en concreto este segmento en el que milita el T-Roc es de los que más crecen, ¿por qué no un SUV descapotable?

Recordemos que en la gama T-Roc también está previsto el lanzamiento de una versión deportiva, el Volkswagen T-Roc R. Lo hemos visto como concept-car, pero muy cercano ya a lo que será la versión de serie, con motor de 300 CV, tracción 4Motion y cambio DSG.

Así se transforma el T-Roc en descapotable

En su transformación a descapotable, el T-Roc Cabrio sorprende por cómo ha conseguido Volkswagen ofrecer un coche de capricho que no pierde de vista el lado práctico.

Así, con unas dimensiones exteriores que prácticamente no varían respecto al T-Roc (4,3 metros de largo, 1,81 de ancho y 2,63 m de batalla), el T-Roc Cabrio mantiene dos plazas traseras que sobre el papel parecen perfectamente utilizables. Y el maletero ofrece unos razonables 284 litros de capacidad, que no está nada mal para un coche de este tipo. Los asientos traseros pueden plegarse, para conectar el maletero con el habitáculo.

La capota de tela cuenta con un diseño especial con un forro interior y un acolchado tapizado. Articula en un bastidor de varillas diseñado para que el techo no se infle al circular a altas velocidades, mejorando la aerodinámica y el nivel de ruido en el habitáculo.

Su accionamiento es automático, y se abre en apenas 9 segundos con solo pulsar el botón situado en la consola. Puede abrirse y cerrarse en macha a una velocidad de hasta 30 km/h, y la parte superior de la misma hace de cobertor cuando está plegada.

Detrás de los asientos traseros se ocultan los arcos de seguridad antivuelco, que se despliegan en décimas de segundo si el vehículo sobrepasa un cierto nivel de inclinación o de aceleración transversal. Como es habitual en cualquier transformación de un coche cerrado a uno abierto, el T-Roc Cabrio incluye un marco de parabrisas reforzado, así como diversos refuerzos adicionales en el chasis en la zona de los bajos y en los laterales.

Motores del T-Roc Cabrio: sólo gasolina

A diferencia de la gama T-Roc, con múltiples opciones en gasolina y diésel, e incluso con variantes de tracción 4×2 y 4×4, la gama T-Roc Cabrio será mucho más sencilla. Inicialmente sólo habrá dos motores para elegir, ambos de gasolina. No se descarta que meses después del inicio de la comercialización se añadan más versiones.

El motor de acceso es el 1.0 TSI de 3 cilindros con 115 CV, acoplado a un cambio manual de seis velocidades. La opción superior es el 1.5 TSI de 4 cilindros con 150 CV, en este caso con posibilidad de elegir el cambio DSG de doble embrague con siete marchas.

Con el rendimiento que ofrecen ambos motores, que destacan por su suavidad y por una buena relación entre prestaciones y consumo, parece razonable que en un coche como este, que no está pensado precisamente par largos viajes por carretera, se prescinda de los motores diésel que sí se ofrecen en el T-Roc.

Dos acabados: Style y R-Line

Volkswagen ofrecerá el nuevo T-Roc Cabrio con dos líneas de equipamiento. Los Style tienen el foco puesto en el diseño y la elegancia, mientras que el acabado R-Line es el que Volkswagen ofrece como seña de identidad deportiva.

De serie, todos los T-Roc Cabrio equipan el sistema de infoentretenimiento Composition, con bluetooh y conexión USB, además del sistema Front Assist con función de frenada de emergencia en ciudad y detección de peatones, además del aviso de salida de carril.

En los Style son de serie las llantas de 17 pulgadas y la iluminación ambiental. Los R-Line destacan por la suspensión deportiva, faros antiniebla y la dirección progresiva. También añaden asientos deportivos con reposacabezas integrado.

Comercialización y precio del T-Roc Cabrio

La comercialización del Volkswagen T-Roc Cabrio está prevista a partir de primavera de 2020. Llegará justo unos meses después de la incorporación a la gama del Volkswagen T-Roc R.

Todavía no existe una orientación de precio para un descapotable que, al menos por el momento, no tiene competencia en la categoría. Pero puedes contar con algo seguro: no será barato. Pensar en un sobreprecio en torno a 4.500 euros respecto al T-Roc de 5 puertas no sería arriesgar demasiado.

Teniendo en cuenta lo que cuesta un T-Roc equivalente, podríamos estar hablando de un precio de partida para la versión T-Roc Cabrio 1.0 TSI 115 CV Style muy cercano a los 30.000 euros.

Galería de imágenes del Volkswagen T-Roc Cabrio

Información relacionada

Volkswagen T-Cross vs T-Roc: ¿qué opción es mejor?
¿Pensando en comprar un VW T-Roc? 6 cosas que debes saber