Volkswagen quiere desarrollar baterías de estado sólido con el objetivo de ofrecer coches eléctricos con una autonomía muy superior a la actual.

Volkswagen invertirá 100 millones de dólares en QuantumScape, una de las empresas líder en la fabricación de batería de estado sólido. Esta nueva joint venture le permitirá a Volkswagen producir baterías para coches eléctricos con una autonomía muy superior a la actual.

“Queremos acelerar la comercialización de las baterías de estado sólido de QuantumScape, y juntamos fuerzas para aprovechar la experiencia de Volkswagen como especialista en producción y el liderazgo tecnológico de Quantum Scape. De esta forma, Volkswagen da un nuevo paso hacia una movilidad sostenible y sin emisiones para nuestros clientes en el futuro” afirma Axel Heinrich, director de investigación del grupo Volkswagen.

Producción industrial antes de 2025

Volkswagen

QuantumScape y Volkswagen trabajarán juntos en una nueva joint venture con el objetivo de llegar a producir baterías de estado sólido a nivel industrial. Uno de los objetivos a largo plazo consiste en establecer una cadena de montaje para baterías de estado sólido antes de 2025.

QuantumScape: una empresa con experiencia en baterías de estado sólido

Volkswagen

QuantumScape tiene su sede en San José, California, y posee cerca de 200 patentes y solicitudes de patentes sobre la tecnología de baterías de estado sólido. Su profunda experiencia en un campo con tan pocos antecedentes convierte a la compañía estadounidense en un líder pionero en lo que a baterías de estado solido se refiere.

¿Por qué son las baterías de estado sólido tan revolucionarias?

Volkswagen

La tecnología de baterías de estado sólido se considera como uno de los enfoques más prometedores para la movilidad del futuro. Por ejemplo, una batería de estado sólido incrementaría la autonomía del e-Golf aproximadamente hasta los 750 kilómetros, en relación a los 300 kilómetros actuales. En resumen, una batería de estado sólido del mismo tamaño que un paquete de baterías actual puede alcanzar una autonomía comparable a la de un vehículo convencional. Esta tecnología de baterías tiene muchas ventajas respecto a la actual tecnología de iones de litio: mayor densidad de energía, seguridad mejorada, autonomía prolongada, mejor capacidad de carga rápida y ocupan un espacio significativamente menor.