Volkswagen aprovechó el Salón de Frankfurt para presentar su nuevo logotipo, cuyo diseño es solo el principio de la revolución de la marca.

Volkswagen mostró en el reciente Salón de Frankfurt que, como empresa, ha experimentado un cambio radical respecto a lo que era hace unos años. Todo este cambio se apoya, sobre todo, en la nueva familia de eléctricos de Volkswagen bautizada como ID.

Sin embargo, por el momento, el único modelo real de esta nueva generación de vehículos del fabricante es el Volkswagen ID.3, que estrena la nueva plataforma MEB. Sin embargo, dos novedades no son suficientes como para sostener que Volkswagen ha cambiado radicalmente, por lo que tenían que pensar otro cambio.

Por ello, los de Wolfsburgo han estrenado un nuevo logotipo para demostrar que todo ha cambiado. Quieren dejar atrás al “viejo Volkswagen”, aquel que trataba de convencer a principios de los 2000 que sus TDI eran motores mucho más eficientes que los diésel a los que estábamos acostumbrados. Sin embargo, lo que destrozó su buena fama en 2015 fue el escándalo del dieselgate por el que han sido multados con 1.000 millones de euros.

Después del bombazo que supuso el caso, Volkswagen tenía claro que debía hacer algo para limpiar su imagen, por lo que se postuló como uno de los principales protagonistas en la carrera por la electrificación. Había que producir coches eléctricos y, ya que estamos, estrenar un nuevo logotipo de Volkswagen.

¿Cómo es el nuevo logotipo de Volkswagen?

Pese a que la nueva gama de modelos mira claramente a la movilidad del futuro, el nuevo logo de Volkswagen ha decidido volver a sus orígenes, por lo que se vuelve a un diseño liso y en dos dimensiones. La propia compañía ha afirmado que esta nueva imagen permite hacer un uso más flexible de la misma y, además, será más fácil de reconocer en los medios digitales.

Desde el primer logotipo de la marca, diseñado en 1930, siempre se ha utilizado el color azul y el blanco. Con el nuevo diseñado presentado en el Salón de Frankfurt, se ha añadido una nueva tonalidad de azul. Por otra parte, la compañía ha desvelado la posibilidad de que este se ilumine en sus coches –al estilo de la evolución de los míticos riñones de BMW-.

Este cambio de imagen supone un paso importante para los de Wolfsburgo en todos los sentidos, puesto que afectará a su presencia en 171 mercados. Además, la marca tendrá que desembolsar el presupuesto que supondrá sustituir 70.000 logotipos en las más de 10.000 instalaciones que el fabricante tiene en todo el mundo.

El primer coche en estrenar el nuevo logotipo de Volkswagen será la octava generación del Volkswagen Golf. Sin embargo, la marca va a seguir variando sus colores en función del coche en el que esté colocado, puesto que en los modelos GTI seguirá teniendo tintes rojos y los eléctricos los tendrán en azul.

Por lo tanto, el nuevo logotipo de Volkswagen llegará a todas sus instalaciones europeas en primer lugar. En octubre, la novedad llegará a China y, a principios de 2020, se aplicará en Norteamérica y en Sudamérica así como en el resto de mercados.