El desafío es no cesar en superar retos, el siguiente del Volkswagen ID. R es Nürburgring

El objetivo para Volkswagen con su prototipo de carreras Volkswagen ID. R está claro: ser el coche más rápido en completar los 20.832 metros del trazado completo a Nürburgring-Nordschleife, el circuito conocido como el Infierno Verde por la dificultad de su configuración. Al menos, el coche eléctrico que menos tiempo invierta en realizar una vuelta.

Un circuito cuyas características son utilizadas como banco de pruebas durante el desarrollo de los coches deportivos y de altas prestaciones pero también resultan el escaparate perfecto para quienes disfrutan, temporada tras temporada, actualizando la tabla con los mejores tiempos en Nürburgring.

Y es que este coche sirve para tanto como para competir como para mostrar. De hecho, ya ha goza del reconocimiento internacional como ser el rey de la subida a la montaña Pikes Peak y, desde entonces, se ha convertido en el abanderado de Volkswagen en cuanto a la deportividad de los coches eléctricos.

Nueva configuración para el Volkswagen ID. R en Nürburgring

El departamento encargado del Volkswagen ID. R, el área de Motorsport de la marca, ha decidido que, entre otras modificaciones, el Circuito de Nürburgring exige una configuración aerodinámica distinta de lo que hasta ahora habían necesitado.

Además de contar con una potencia de 500 kW, equivalentes a 680 CV, para su intento de récord, han adoptado y adaptado el famoso DRS, de las siglas Drag Reduction System, de los monoplazas de Formula 1. Un dispositivo hidráulico que ajusta el alerón trasero ofreciendo mayor o menor carga según su accionamiento o repliegue.

Si bien es cierto que el uso en la competición reina es exclusivamente para adelantamientos, en este caso, el Volkswagen ID. R no tendrá que adelantar a ningún adversario ya que contará con la pista libre pero el uso y accionamiento del DRS reducirá hasta un 20 por ciento su resistencia aerodinámica.

Todo, con tal de rebajar el mejor tiempo establecido por el NextEV Nio EP9, coche eléctrico que desde 2017 tiene el cetro de mejor vuelta para un EV, pero también tercer mejor marca para un coche homologado para circular por la calle, gracias a parar el cronómetro en un tiempo de 6:45.90. Poco más de 5 segundos más que el Porsche 911 GT2 RS MR, el coche de calle más rápido en el circuito.

De nuevo, el talentoso piloto Romain Dumas se ha tomado el control del que ya es «su» coche de carreras para afrontar un nuevo reto.

En el siguiente vídeo, podemos ver cómo el propio Romain Dumas ya ha hecho el primer shakedown o test previo para establecer si la configuración es correcta y qué necesita los ajustes óptimos para afrontar al 110 % su vuelta cronometrada.

Tú también puedes intentar batir el tiempo con el Volkswagen ID. R

Aunque sea virtualmente ya que Volkswagen ofrece a los aficionados ponerse a los mandos del Volkswagen ID. R en Nürburgring mediante la simulación informática.

A través de la página RaceRoom se podrá experimentar, desde casa, la experiencia de recorrer el trazado alemán a bordo del prototipo de carreras de Volkswagen. Sin duda una oportunidad que no pueden dejar pasar los amantes de la velocidad.