El Volkswagen ID.3 R puede entrar en los planes de la marca, por lo que parece que al segmento de los compactos deportivos todavía le queda vida.

El Volkswagen ID.3 acaba de ser presentado oficialmente en el Salón del Automóvil de Frankfurt convirtiéndose en una de las novedades más importantes del certamen. Este modelo es sólo el principio de la familia ID, y es que el Volkswagen ID.4 será el próximo en llegar.

Sin embargo, las novedades para el compacto eléctrico no se detienen, y es que el fabricante alemán está valorando hacer una versión vitaminada que, como no podía ser de otra manera, se llamaría Volkswagen ID-3 R.

Por el momento, el nuevo eléctrico será comercializado con una potencia de hasta 201 caballos gracias a un solo propulsor eléctrico montado en el eje trasero. Sin embargo, Christine Leuderalbert, del departamento de marketing de productos de movilidad eléctrica en VW, afirma que la marca está trabajando para convertir un producto diseñado para la eficiencia en uno que emocione al conductor.

“Lo estamos considerando activamente, pero tenemos que trabajar en cómo un automóvil eléctrico también puede ser de alto rendimiento. Sabemos que los vehículos eléctricos tienen una excelente aceleración, pero necesitamos ver cómo el resto del pack afectaría la eficiencia del propio coche”, declaraba Leuderalbert.

Algo lógico en caso de que el fabricante se decida a hacer una versión deportiva del Volkswagen ID.3, es que se le añada un motor adicional en el eje delantero para conseguir un sistema de tracción integral –como en el VW Golf R-.

El Volkswagen ID.3 R puede ser el principio de una estirpe

Jurgen Stuckmann, miembro del consejo de administración de Volkswagen, declaró al respecto: “Si hay un futuro para R, debe ser eléctrico. Es muy sencillo. Realmente estamos pensando qué hacer con estos autos, porque si estás en camino a cero emisiones, es difícil imaginar que cargues al mundo con autos más potentes”.

“Tenemos que trabajar para ponerlos en el camino, pero el futuro de R debe ser eléctrico, pero debemos definir qué puede ser R en el mundo eléctrico. Poco tiene que ver con lo que vemos en un Golf o en cualquier otro automóvil”, añadía Stuckman.

“Primero vendrá el híbrido enchufable con el Volkswagen Touareg, por lo que en ese aspecto tenemos una respuesta. Sin embargo, en los demás tenemos que buscarlas”. Por último, Stackmann afirmó que: “Deberíamos poder entregar algo significativo en menos de cinco años. Sin embargo, se trata de territorio desconocido para nosotros por el momento, por lo que tendremos que comenzar el viaje”.

Por lo tanto, parece que el apellido R tiene poco futuro con motores de combustión. Sin embargo, la parte positiva es que parece claro que las marcas no se van a olvidar de aquellos que disfrutan al volante, por lo que la movilidad eléctrica no tiene por qué ser sinónimo de aburrida.