Los Volkswagen más racing, las versiones R, mostrarán una nueva imagen gracias al rediseño de la letra que designa a las variantes más radicales

Hay siglas o letras que, con un golpe de vista, lo dicen todo. Por ejemplo, GTI, asociado al modelo más representativo de la marca, el Volkswagen Golf, tiene en su variante como Volkswagen Golf R la versión más extrema del compacto de referencia.

Y, si en fechas recientes, la propia marca ha dado a conocer su nuevo emblema, Volkswagen anuncia hoy también una actualización de la la denominación que concentra en una sola letra el mayor poderío para cualquiera de los coches que lucen la R.

Con una grafía incisiva, dinámica y sencilla, la R prescinde ahora del apoyo vertical de su traza y se planta con fluidez hacia delante. Una muestra del carácter emprendedor de unos coches diseñados para extraer al máximo sus cualidades motrices y dinámicas como así lo han demostrado las diferentes generaciones del, por ejemplo, Volkswagen Golf R.

Un coche que tras debutar como R32 en 2001, además de cambiar el bloque elegido y, en consecuencia, perder la numeración que hacía referencia al bloque V6 de 3.2 litros, en su actual caja, cuenta con un motor de cuatro cilindros en línea, TFSI, de 2 litros capaz de producir 300 CV y una motricidad dirigida a las cuatro ruedas, gestionada por la soberbia tracción 4Motion que permite un aplomo al volante propio de un compacto de altas prestaciones y excitantes emociones cuando se conduce.

Una concepción que se adapta y exporta también al Volkswagen Golf R Variant, la carrocería de volumen trasero extendido y que, además, cuenta con un aporte extra de 10 CV adicionales (310 CV en total) que mantiente  el esquema 4Motion y caja de cambios DSG de 7 velocidades que la versión de carrocería compacta.

Igualmente, la ampliación del catálogo a otros modelos, como el Volkswagen T-Roc R ha supuesto un cambio en la mentalidad de los usuarios de Volkswagen. El SUV urbano adopta también una identidad más deportiva y mantiene el esquema mecánico y motriz: motor TFSI 2.0 de 300 CV, caja de cambios DSG y tracción 4Motion.

También para las variantes R-Line

Pero si en algún aspecto comercial ha triunfado la línea estética de las versiones R es en el kit estético R-Line.

Un equipamiento que, igualmente, lucirá una nueva imagen gracias a contar con la letra R más atlética, definida y exclusiva que la que, hasta los modelos que la portan en la actualidad, se luce.

El estreno del nuevo emblema para las versiones R se hará público el día 11 del presente mes con motivo de la presentación de un modelo que en España no se vende pero que en Estados Unidos se postula como uno de los buques insignia de la marca, en concreto, entre los SUV de alta ocupación.

Así,el Volkswagen Atlas Cross Sport R-Line será puesto bajo los focos y lucirá el nuevo logotipo que las versiones R lucirán.