La cuarta generación del SsangYong Korando potencia la virtud por la que más destacaba el modelo anterior, su relación entre valor y precio, mejorando todo lo demás.

Si lo examinamos con lupa y al detalle, el nuevo SsangYong Korando está entre los mejores SUV de su categoría si establecemos el ranking entre lo que pagas y lo que te llevas a cambio. Algo que no es nuevo, pues lo mismo podía decirse del modelo anterior.

La diferencia es que ahora la competencia es mayor y mejor, y el Korando ha sabido evolucionar y adaptarse en consecuencia.

Nueva plataforma y un habitáculo muy bien aprovechado

Para ello, en SsangYong han partido prácticamente desde cero. Y es que ya tocaba. El Korando lleva en el mercado desde 1983, y en estos 36 años solo ha habido 4 generaciones. El modelo saliente llevaba en el mercado desde 2010, actualizándose con cambios estéticos y de equipamiento.

 

 

El nuevo Korando estrena plataforma, más ligera, más rígida y con suspensión multibrazo en el eje trasero tanto en las versiones 4×2 como en los 4×4. Su longitud es ahora de 4,5 metros, por lo que ha crecido algo más de 4 centímetros. También aumenta la misma cantidad de centímetros en anchura.

Pero, siguiendo las tendencias actuales, es casi 9 centímetros más bajo. Algo que no le resta en absoluto imagen SUV, y se nota dinámicamente y a la hora de cortar el viento. Por dimensiones, entre sus rivales se encuentran el Peugeot 3008, el Kia Sportage, el Skoda Kodiaq, el Seat Ateca o el Mitubishi Eclipse Cross, entre muchos otros.

Además de las fotografías, en el vídeo puedes ver al nuevo Korando desde todos los ángulos. Un coche que estéticamente no resulta especialmente llamativo, pero que combina muy bien la sensación de robustez que transmite la carrocería con un interior que destaca por su amplitud y el confort que ofrece en todas las plazas.

Con una distancia entre ejes que crece 2,5 cm (también gana en anchura de vías), el Korando sigue siendo uno de los SUV de su clase que mejor trata a los ocupantes. Lástima que la banqueta trasera sea fija, aunque conserva la regulación en inclinación del respaldo en dos posiciones.

Y ahora tampoco tiene el suelo plano en estas plazas de la anterior generación. Aun así, el túnel de la transmisión no molesta. Y tanto por espacio para las piernas como por anchura, es de los mejores de su clase para viajar con pasajeros detrás. Sin dejar a un lado que el conductor y el acompañante delantero disfrutarán de unos asientos que sorprenden por su excelente equilibrio entre mullido y sujeción.

 

Donde el nuevo Korando ya no se desmarca de la competencia es en capacidad de maletero. Anuncia 550 litros, pero con “truco”: son medidos hasta el techo, y con kit antipinchazos en vez de rueda de repuesto. En realidad, hasta la bandeja ocultaequipaje, perderá unos 150 litros si contamos el doble fondo. No está mal, pero sus rivales más directos alcanzan o superan la cifra que anuncia el Korando hasta el techo sin necesidad de quitar la bandeja ocultaequipaje.

En cuanto al puesto de conducción, el nuevo Korando refleja el salto hacia delante en calidad que está experimentando la marca. También en diseño, con una apariencia moderna y funcional. Todo queda muy a mano, los materiales ofrecen buen tacto y ajuste, y no faltan elementos como una instrumentación completamente digital (en las versiones inferiores es analógica) de funcionamiento más que correcto.

También funciona de forma adecuada el sistema multimedia. SsangYong ha decidido no ofrecer navegador, argumentando –no sin cierta razón– que con la compatibilidad con Apple CarPlay y Android Auto, cada vez son más los usuarios que utilizan las aplicaciones de navegación de sus dispositivos móviles replicadas en la pantalla del vehículo.

Gasolina y diésel: dos motores nuevos

Bajo el capó del nuevo Korando también encontramos mecánicas de nueva generación. El anterior motor atmosférico de gasolina deja paso a un moderno 4 cilindros turbo con inyección directa y filtro de partículas. Tiene 1,5 litros, rinde 163 CV de potencia y genera un par máximo de 280 Nm entre 1.500 y 4.000 rpm.

Por su parte, el anterior 2.0 turbodiesel da la bienvenida a un nuevo 1.6 de 136 CV con 300 Nm de par entre 1.500 y 3.000 rpm. Equipa filtro de partículas diésel y funciona con aditivo Adblue. En los dos motores la distribución es por cadena.

La caja de cambios manual de 6 marchas también es nueva. Destaca más por suavidad que por precisión, y la alternativa es una nueva caja de cambios automática que cuesta alrededor de 2.100 euros. No puede hacer frente en rapidez o en agrado de uso a las cada vez más habituales cajas de cambio de doble embrague, ni siquiera cuando se maneja de forma manual desde la propia palanca o a través de las levas del volante. Pero puede ser una alternativa para los que primen el confort y la facilidad de conducción, a cambio de un ligero aumento en el consumo.

Los dos motores pueden combinarse con un sistema de tracción total conectable automáticamente, que funciona con un embrague multidisco. Para elegir un Korando con tracción 4×4, el cambio tiene que ser automático.

Durante la toma de contacto pudimos conducir los dos motores, el diésel con cambio automático, y el gasolina con caja manual. Los dos mueven con suficiente agilidad el Korando, pero a la hora de elegir hay que tener en cuenta varias cosas. El gasolina es claramente más suave, aunque en la versión manual obliga a utilizar con frecuencia la palanca de cambios. Por un lado, porque no es un motor al que le sobre fuerza a bajo régimen. Pero por el otro, debido a que los desarrollos elegidos para las últimas marchas son muy largos.

Es de esos motores con los que podrás gastar poco combustible en recorridos por autopista en los que puedas sostener la velocidad de crucero. En uso mixto, y utilizando más tiempo el modo “Sport” que el normal, el ordenador de viaje registró un consumo medio en torno a 9 l/100 km.

Una opción muy interesante puede ser la versión de GLP, sobre la que SsangYong ya está trabajando, aunque todavía no hay fecha confirmada para su posible comercialización.

En cuanto al turbodiésel, no se ofrece con el acabado de acceso Urban, y a igualdad de equipamiento supone un sobreprecio de unos 1.800 euros frente al gasolina. Su consumo es claramente inferior al del gasolina, en torno a 2 l/100 km. El resbalamiento del convertidor de par del cambio automático disimula sus buenas maneras, que no hemos podido confirmar conduciendo la versión con cambio manual.

El avance más notable del Korando en cuanto a cualidades dinámicas viene más del lado de las sensaciones al volante. El nuevo modelo supera en todo al anterior, con un notable confort de suspensión incluso en pistas sin asfaltar, y con un trabajo en todo lo referido al aislamiento acústico que se deja notar precisamente por eso, por ausencia de ruidos indeseados. Los frenos cumplen sin problemas, y puestos a pedir, nos gustaría una dirección algo más precisa cuando hay que enlazar curvas. Pero los movimientos de la carrocería están muy bien controlados, lo que ayuda.

Equipamiento y precios del nuevo Korando

SsangYong ofrece cuatro niveles de equipamiento para el nuevo Korando, denominados Line, Urban, Premium y Limited.

Una de las cualidades del Korando es su completa dotación de serie, incluso en las versiones básicas, que muchos fabricantes utilizan a menudo para ofrecer un precio “desde” muy competitivo visualmente. Aquí, los Korando con acabado Line ya ofrecen control de descensos y arranque en pendiente, llantas de aleación de 17 pulgadas, climatizador, volante multifunción de cuero, control de crucero, sensores de lluvia y luces, climatizador manual, retrovisores plegables eléctricamente y calefactables y el paquete de seguridad SSAS.

Este último (las siglas proceden de Sistema de Asistencia de Seguridad SsangYong) incluye la frenada automática de emergencia, luces largas automáticas, control de crucero activo, detector de fatiga, alerta de distancia de seguridad, reconocimiento de señales de tráfico y sistema de mantenimiento de carril.

Tienes un Korando G15T Line 4×2 desde 19.750 euros con los 1.000 de descuento promocional incluidos, a los que puedes descontar 2.000 euros adicionales financiando la compra, lo que deja el precio en unos muy competitivos 17.750 euros. El diésel no se puede combinar con este acabado.

Las variantes Urban añaden el equipo multimedia con pantalla de 8 pulgadas compatible con Apple Car Play y Android Auto, climatizador bizona automático, cámara trasera, cristales tintados, faros antiniebla LED, raíles en el techo y un doble piso en el maletero. El precio para el G15T de gasolina es de 21.900 euros, o 19.900 euros financiando la compra. El D16T cuesta 2.600 euros más.

Con el acabado Premim sucede una cosa curiosa: tiene un descuento superior al del resto de versiones. Puede interesar si tenemos en cuenta que, considerando el precio final y no el de tarifa, con los descuentos aplicados, por unos 1.000 euros te llevas las llantas de 18 pulgadas, la instrumentación digital, los asientos tapizados en tela y símil cuero, el reposabrazos delantero con portavasos y el retrovisor interior antideslumbramiento.

Por encima, como tope de gama, queda el acabado Limited. También tiene el doble de descuento comercial que los dos primeros, 2.000 euros en vez de 1.000, más los 1.000 por financiar la compra. Añade tapicería de cuero, techo solar, llave inteligente, freno de estacionamiento eléctrico, faros completos led y sensores de parking. El precio del Korando G15T con este acabado y todos los descuentos parte desde 24.900 euros, y desde 26.750 euros el diésel.

Aquí te explicamos por qué el nuevo SsangYong Korando está disponible desde 185 euros al mes.

Galería de imágenes SsangYong Korando

Carrocería
Puertas
Maletero (l.)
Todo Terreno5486
Consumo Medio (l/100km)
Potencia (CV)
CO2 (g/Km.)
0,0 - 6,8178139 - 185

Ver todas las versiones del SsangYong Korando (19.900€ - 30.400€)