Comprar un coche de kilómetro 0 puede resultar realmente tentador. El riesgo que conlleva, sin embargo, puede crearnos un auténtico disgusto…

Los coches de kilómetro 0 suelen resultar muy atractivos. Su escaso recorrido y reducido precio, nos hacen pensar en muchas ocasiones, que estamos ante la “ganga del siglo”.

Es importante ser analítico y no dejar que el dinero no te ciegue. En la mayoría de los casos, harás una buena compra, sin embargo, puedes encontrarte en ocasiones con desagradables sorpresas.

Hoy vamos a contarte las ventajas y desventajas que tiene comprar un coche en kilómetro 0.

Ventajas de comprar un coche de kilómetro 0

Son muchos los motivos por los que un coche acaba entrando en la categoría de km 0. sin ir más lejos, nuevas regulaciones que tienen que ver con el ciclo WLTP, han forzado a ciertos modelos del constructor a no venderse como nuevos por las pruebas que se les hicieron.

Más allá de todo esto, está claro que este tipo de vehículos suponen una gran oportunidad, y estas son algunas de las razones que lo respaldan:

  • El precio: Pese a tener muy pocos kilómetros recorridos, este tipo de coches gozan de grandes descuentos. Las marcas quieren deshacerse de ellos lo antes posible, ya que no se pueden catalogar como nuevos. Este motivo implica que los constructores ofrezcan jugosos descuentos al consumidor.

  • Son prácticamente nuevos: como hemos comentado, la mayoría de modelos de esta categoría apenas tienen kilómetros recorridos, muchos de ellos con distancias incluso de 50 a 100 kilómetros totales en el odómetro. 
  • Entrega rápida: al comprar uno de estos coches, no esperamos a la entrega, ya que aquí no entra la fase de personalización, colores extras. Estás comprando un vehículo que se encuentra físicamente en el lugar, en stock y te lo llevarás a casa el mismo día.

 

Desventajas de comprar un kilómetro 0

  • La garantía: esta comienza en el preciso momento en el que se matriculó el coche y no cuando lo compra el cliente. Este dato es vital a la hora de adquirir un coche de kilómetro 0, e incluso en el caso de no gozar de una garantía en condiciones, intentar reducir su precio debe ser imperativo.
  • No podemos elegir: el coche ya está físicamente en el concesionario/tienda, no podemos elegir personalizarlo, añadirle extras, viene con lo que se le haya puesto, no podremos cambiar nada. 
  • Estado inadecuado: En ocasiones, estos coches de kilómetro 0, han sido sometidos a pruebas exigentes en distintos terrenos incluso por la marca… Pese a que disponemos de garantía, a nadie le gusta que su coche falle nada más comprárselo, y esto tiene posibilidades de suceder en este tipo de vehículo.
  • Revisa que no hayan sido matriculados como vehículos de alquiler: Ya no solo por las condiciones del coche, que pueden haber tenido un uso horrible por distintos clientes, sino que además, este tipo de coches requieren pasar la ITV cada 2 años en vez de cuatro. Te podrías llevar una multa por no pasar la ITV, así que pregunta a tu concesionario.

En definitiva, los coches de kilómetro 0 son una estupenda opción para todo aquel que esté interesado en adquirir un coche por un precio reducido. Como siempre la prevención y el análisis se convertirán en tus mejores aliados para que todo salga bien.