Como ya hemos comentado en varios artículos, la inteligencia artificial es el futuro de la tecnología doméstica y de uso profesional. Hoy en día no está suficientemente desarrollada, sin embargo, Trump quiere convertir a EE.UU. en la referencia mundial en este campo.

La inteligencia artificial es el acontecimiento tecnológico más explotado y publicitado de nuestro planeta. Diariamente compañías internacionales alardean de utilizar de la mejor manera este tipo de tecnología, pero, lo cierto es que estamos todavía muy lejos de vislumbrar una auténtica I.A. completamente autónoma.

EE.UU. es uno de los países que más atención ponen a esta tecnología, empresas como Google, Microsoft o Apple, inevitablemente vienen a nuestras cabezas cuando hablamos sobre I.A.

Pese a posicionarse la primera potencia mundial como la que va a la cabeza en el desarrollo de esta tecnología, junto a China y Rusia, Donald Trump quiere asegurar este liderazgo, por eso ha firmado una orden ejecutiva para potenciar la inversión dentro de este campo.

La orden en cuestión se ha bautizado como American Al Initiative (Iniciativa americana de Inteligencia Artificial). Con ella se potenciará la inversión de Estados Unidos en el desarrollo de aplicaciones de Inteligencia Artificial. De este modo se dará prioridad a esta tecnología a la hora de invertir y ofrecer nuevas ayudas a los proyectos científicos y tecnológicos que envuelvan este tipo de disciplina.

Estados Unidos tiene hoy en día un número aproximado de 2.000 compañías dedicadas exclusivamente a la investigación y desarrollo de la Inteligencia Artificial, sin contar claro está, todas las instituciones gubernamentales que mantienen secretismo constante respecto a sus avances.

El segundo país a la cola en este campo es China, que cuenta cerca de 1.000 compañías dedicadas al desarrollo de esta tecnología.

Pese a que pueda parecer un gran paso hacia el desarrollo tecnológico, lo cierto es que esta orden ejecutiva es cuanto menos, ambigua. Según varios expertos, economistas y analíticos, el plan que se llevará a cabo bajo esta orden, es muy vago en sus objetivos y que por si fuera poco, en su elaboración no se ha contado con el asesoramiento y supervisión de expertos en la materia, en otras palabras, es como darle una raqueta a Cristiano Ronaldo para que juegue al tenis o un balón de fútbol a Nadal…

Sin embargo, no dudamos que gracias a monstruosas compañías como Google, la I.A, cada día estará más cerca de convertirse en una realidad.