El TruCAM II acaba de ser presentado y muestra unas características que le hacen infalible, con una capacidad de alcance que puede llegar los 1.500 metros de distancia.

La Dirección General de Tráfico está extiendo la presencia de radares por todo el territorio nacional, por lo que ya hay más de 2.000 radares instalados en nuestras carreteras. La variedad es muy grande, por lo que ya tenemos radares fijos, móviles, radares en cascada o los nuevos drones de la DGT.

Sin embargo, un nuevo integrante puede unirse a esta avanzada familia. Su nombre es TruCAM II y es el cinemómetro con más potencia que existe. Este nuevo dispositivo vio la luz en el Salón Internacional de la Movilidad Segura y Sostenible en Madrid y sorprendió a los asistentes por su capacidad: es capaz de detectar los excesos de velocidad a una distancia de hasta 1.500 metros.

Con esta capacidad de alcance, el TruCAM II supera incluso al helicóptero Pegasus de la DGT, que puede cubrir hasta 1.000 metros de distancia. Esto por no compararlo con los Veloláser, los últimos radares que instaló la DGT y en los que invirtió nada menos que 860.310 unidades por 60 unidades, es decir, 14.338,50 euros cada uno. Y es que estos últimos tienen un alcance de tan sólo 50 metros.

Bien es cierto que este nuevo radar trabaja de manera óptima con un rango de distancias que va desde los 15 a los 150 metros. Es con este margen cuando es capaz de tomar fotografías en alta definición a velocidades de hasta 320 km/h, teniendo un margen de error de tan sólo 2 km/h. Gracias al sistema de captura de este avanzado dispositivo, puede medir tres veces por segundo la velocidad de un vehículo, por lo que puede hacer una foto cada 0,33 segundos.

El TruCAM II es muy compacto para poder instalarlo en pequeños espacios

Uno de los aspectos más valorados en estos sistemas de seguridad es su tamaño, y en esto, el TruCAM II vuelve a demostrar su valía. Las dimensiones de este son realmente reducidas: tiene 21 cm de largo, 9,8 de ancho y 31,7 de alto, es decir, más pequeño que el Velolaser.

Además, su fabricación en aluminio hace que pese tan sólo 1,6 kilogramos, por lo que no hay problema en moverlo de un lado a otro para variar su localización. Cuenta con un paquete de baterías de litio con el que es capaz de trabajar sin descanso durante diez horas.

Es capaz de trabajar de noche y puede tomar fotografías del habitáculo del coche para todo tipo de distracciones al volante. Comparte con el Velolaser la capacidad de diferenciar entre vehículos comerciales, indutriales, turismos, etc

El TruCAM II lleva instalada una pantalla táctil de 9,4 pulgadas para poder ver las instantáneas tomadas en el mismo momento y es resistente tanto al agua como a las temperaturas extremas, por lo que soporta perfectamente un rango de entre -10 y 60 grados centígrados.

Por lo tanto, el TruCAM II es sólo un proyecto presentado en el el Salón Internacional de la Movilidad Segura y Sostenible, pero todo indica a que se convertirá en la nueva herramienta de la DGT. Sin embargo, te dejamos el reportaje de nuestros compañeros de Highmotor sobre los nuevos radares que la DGT instaló en 2018.