Las marcas japonesas, Toyota y Lexus, reciclan más del 90% de las baterías de sus modelos híbridos en Europa.

El grupo nipón está muy cerca de cumplir el objetivo marcado. Reutilizar el 100% de sus baterías al final de la vida útil de sus coches. Las baterías híbridas son posteriormente tratadas con el fin de reutilizar, recuperar y revalorizar sus vehículos. Según Toyota y Lexus, las baterías están diseñadas para durar toda la vida del vehículo, por lo que se reciclan una vez éste deja de estar en uso.

Si una vez finalizada la vida del coche y de sus componentes híbridos, éstos están en buen estado son devueltos a los fabricantes para que pueda reaprovechar lo máximo de dichos materiales.

Con el fin también de disminuir todo lo posible el impacto medioambiental. En el supuesto de que estas baterías presenten daños, Toyota garantiza la recogida, tratamiento y reciclaje de las mismas.

Toyota garantiza otra vida útil tras el reciclaje

El reciclaje de los materiales de las baterías es un proceso complicado pero eficiente. En torno al 50% de eficiencia. La técnica empleada es la fundición a altísimas temperaturas con el objetivo de recuperar altas cantidades de níquel, cobre y cobalto de las baterías. En el caso de las de litio, es un proceso más complicado ya que éstas cuentan con materiales no metálicos de difícil recuperación. No obstante Toyota lo está teniendo en cuenta y trabaja para desarrollar procesos y técnicas capaces de garantizar el reciclaje de las baterías de litio.

Y lejos de finalizar ahí, las baterías cuentan con una nueva vida. Se reutilizan para otros fines. Toyota trabaja en la investigación para la refabricación de baterías para los nuevos modelos híbridos a través de las usadas. En algunos concesionarios japoneses, se están utilizando grupos de baterías para almacenar energía a través de paneles solares y así reducir costes de electricidad. Con la finalidad de darle a esa batería una nueva vida con la energía más renovable y limpia posible.