Toyota ha hecho una llamada a revisión a más de 3 millones de coches por un funcionamiento defectuoso en los airbags que puede hacer que no salten en caso de accidente

Si tienes un Toyota en tu garaje, puede que esta información te interese, y es que la marca ha hecho una llamada a revisión por un defecto que puede ser vital en caso de tener un accidente de tráfico.

Este problema afecta a los airbags, y es que puede que no salten en caso de tener un impacto. De acuerdo con un comunicado que ha sacado Toyota en las últimas horas, este problema puede afectar a nada menos que 3,4 millones de vehículos en todo el mundo. Sin embargo, parece que el mayor número de anomalías se concentran en Estados Unidos -2,9 millones-.

Los modelos afectados son el Toyota Avalon fabricados entre 2011 y 2018 y las versiones híbridas fabricadas entre 2013 y 2018, los Toyota Matrix de entre 2011 y 2013 y, el que más nos incumbe, los Toyota Corolla fabricados entre 2011 y 2019.

El problema es que el dispositivo que se encarga de desplegar el airbag en caso de accidente puede tener un funcionamiento erróneo, por lo que la bolsa de aire puede desplegarse parcialmente o incluso no hacerlo.

Toyota no ha sido el único afectado por los airbags defectuosos

Fue durante el pasado año cuando NHTSA –algo así como la DGT estadounidense-, comenzó una investigación para poner a prueba 12,3 millones de airbags que podrían ser defectuosos. Para ello, se cogieron un buen número de modelos fabricados entre 2010 y 2019 no sólo de Toyota, sino también del grupo FCA, Kia, Hyundai, Honda y Mitsubishi.

No se cogieron al azar, sino que todos ellos compartían una unidad de control producida por la empresa TRW Auto motive Holding Group. Por lo tanto, este caso no tiene nada que ver con la llamada a revisión masiva por los airbags de Takata. De hecho, tanto FCA como Hyundai y Kia ya revisaron más de 2,5 millones de vehículos para determinar si había fallos en el sistema.

FCA ya puso el punto de mira en el problema en 2016 retirando dos millones de coches, aunque por ese momento ya se relacionaron tres muertes y cinco lesionados con el problema. Hyundai y Kia hicieron lo propio durante 2018, y es que las tres compañías afirmaron que el número de víctimas de estos airbags defectuosos habían aumentado a cuatro muertes y seis lesiones en Norteamérica.

Toyota no se ha querido mojar en cuanto a la cantidad de víctimas que han podido generar sus airbags defectuosos. Sin embargo, sí que comenzará a notificar las llamadas a revisión a los usuarios que puedan tener este defecto en sus coches para que comience la campaña durante el mes de marzo.