La marca ubicada en California, Estados Unidos, ha hecho el registro en la Oficina de Patentes una nueva tecnología de limpieza del limpiaparabrisas mediante la emisión de un rayo láser

Si a Tesla se le conoce por algo es por ser una marca revolucionario. Bueno, por sus inquietudes tecnológicas por su Director Ejecutivo. Pero personajes o personalidades al margen, la apuesta por soluciones innovadoras son parte del ADN de la firma californiana.

De hecho, en la presentación de la controvertida camioneta de Tesla, el Tesla Cybertruck, el blindaje de los cristales ha supuesto la comidilla en el sector de la industria de la automoción desde el minuto siguiente a su puesta en escena.

Y es que, dado el carácter revolucionario e irreverente de la última producción del equipo capitaneado por Elon Musk, este nuevo sistema láser de limpieza del parabrisas. que acaba de ser registrado bien podría haber pasado a formar parte del elenco de novedades y secretos que se incluyen en el ansiado todocamino de Tesla.

Tesla podría revolucionar la limpieza del parabrisas

La información sobre la inclusión del sistema llega a partir del registro en la Oficina de Patentes norteamericana donde Tesla ha realizado la inscripción de este equipo de láser para la luna delantera de sus vehículos.

Tesla Roadster HiperdeportivoEl funcionamiento que se describe en el documento del registro parece resultar bastante sencillo. De una parte, el vehículo prescindiría del tradicional conjunto de escobillas, brazo articulado y difusores de agua, asociados a un depósito y a una bomba, por un sensor de la suciedad, un emisor láser y una centralita electrónica que hiciera las veces de gestor del sistema de limpieza.

El sensor, al detectar algún elemento que pudiera dificultar la visión a través de la luna delantera, evaluaría el tamaño y la densidad del objeto. Entonces, el gestor electrónico calibraría la acción del emisor del haz de láser que incidiría sobre el elemento sólido o líquido depositado sobre el cristal, desintegrándolo sin necesidad de que intervenga ningún otro elemento.

Con este procedimiento vendría a sustituir al procedimiento habitual, prácticamente el mismo desde hace más de un siglo donde una vez se ha accionado la tradicional palanca de activado manual del limpiaparabrisas que, si se acompaña del chorro de agua procedente del acumulador, entonces actúa como disolvente o catalizador de la limpieza.

El registro en la Oficina de Patentes solo hace demostrar que esta propuesta de evolución en el sistema de limpieza de los cristales del coche pudiera acabar siendo habitual en los coches de un futuro a corto plazo.