Desde el 1 de enero de 2017 los supercargadores de Tesla dejarán de ser gratis para nuevos clientes. Los antiguos consumidores los podrán seguir utilizando.

Que Tesla es una de las marcas que más ha crecido en los últimos años es una realidad y el hecho de tener una base sólida de ventas le permite eliminar ciertos incentivos de compra que hasta ahora ofrecía. A partir de 2017, los nuevos clientes de Tesla dejarán de poder utilizar los supercargadores de forma gratuita, para su uso deberán pagar una comisión. El precio de dicha tasa no será fijo y dependerá del coste de la energía en cada momento, aunque la marca californiana asegura que su coste seguirá siendo menor que rellenar el tanque de un motor de combustión. Los antiguos clientes podrán seguir utilizando los supercargadores a coste cero, un premio que Tesla les otorga por la confianza depositada en la marca en sus inicios.

Como solución alternativa, los nuevos clientes de Tesla recibirán un suministro de electricidad a base de créditos anuales equivalentes a 1600 kilómetros. La marca de coches eléctricos también ha afirmado que esta medida no afectará a aquellos vehículos que hayan sido pedidos antes del 1 de enero y entregados antes de abril.

Esta medida afecta lógicamente al público estadounidense dado que en su país disponen de 734 estaciones del tipo “supercharger” y 4.605 cargadores individuales. Aquí en España, Tesla ha instalado 8 estaciones del primer tipo.

Esta noticia coincide con la reciente presentación del nuevo techo solar que Tesla pretende instalar en las casas de sus clientes para la recarga de sus eléctricos. Parece lógico pensar que, al restringir el uso de sus supercargadores, Tesla pretende incentivar la compra de este nuevo sistema de carga solar que proporcionaría 80 kilómetros de carga a la hora y cuyo precio de instalación oscila entre los 450 y 500 euros.

¿Si quisieras adquirir un Tesla, afectaría esta noticia a tu decisión de compra? ¿Te parece la solución alternativa adecuada o insuficiente? Danos tu opinión