El techo panorámico es un complemento muy extendido. A nivel estético tiene muchos defensores, pero… ¿qué nos aporta? Os damos las claves para saber si merece la pena.

Antes de abordar las ventajas e inconvenientes de un techo panorámico, hay que dejar claro qué es en realidad, puesto que hay mucha confusión con el techo solar o inclinable. El techo panorámico se trata de aquel que abarca más de la mitad del techo del vehículo con un cristal, mientras que el techo solar es considerado una ventanilla más al poder abrir el cristal.

techo panorámico

Ventajas del techo panorámico

La principal e indudable ventaja de instalar un techo panorámico en el coche, es la luminosidad que aporta al interior del habitáculo. El cristal tintado de nuestro techo dejará entrar una cantidad de luz extra con la que no solo veremos mejor el interior de nuestro coche, también tendremos una sensación de mayor espacio.

Estéticamente, un techo panorámico nos va a aportar una imagen más estilizada. Antes podía ser considerado un extra casi de lujo, pero a día de hoy cada vez hay más modelos de clase media con techo panorámico. Un accesorio que a nivel de imagen aporta un plus muy bien acogido por algunos. Aunque ya se sabe que para gustos, los colores…

A diferencia de los que se podría pensar, la seguridad es otra de las ventajas del techo panorámico. Al venir instalado de fábrica, el techo panorámico está integrado a la perfección en la carrocería y se comporta como un elemento más de seguridad. Además, aporta más rigidez que la chapa convencional y en caso de vuelco los expertos aseguran que hay cristales más resistentes que un techo de chapa.

techo panorámico

Desventajas del techo panorámico

Indudablemente, no todo va a ser bueno. Y es que el techo panorámico también tiene puntos en contra de su instalación. El primero de ellos es la temperatura en meses de verano o sol abundante. Y es que el cristal hará que nuestro coche se caliente más de la cuenta cuando suben las temperaturas y no habrá cortinilla que nos salve del calor.

Ya hemos visto que un techo de cristal puede ser más seguro que uno de chapa. Pero, del mismo modo, pesará más. Y este aumento de peso se traduce en dos pegas. Primero de todo, sube el centro de gravedad del coche y esto, aunque mínimamente, puede repercutir en su dinámica. Estos kilos de más también traen consigo un aumento de consumo de combustible, que aunque sea mínimo, también hay que tener en cuenta.

No es un inconveniente en sí del techo panorámico, sino de su instalación a posteriori. Si viene instalado de fábrica, el techo no afectará a la seguridad del vehículo al estar integrado en su carrocería. Pero otra cosa es instalarlo en un coche con techo de chapa, puesto que entonces habrá que cortar la carrocería y esto puede afectar a alguna barra transversal de refuerzo. Así, veremos comprometida la seguridad de nuestro coche y el aislamiento de la instalación.

techo panorámico

Precio del techo panorámico

Hace años, incluir el techo panorámico en la configuración de nuestro coche podía suponer un desembolso considerable. A día de hoy su instalación sigue siendo cara, pero no llega a los precios de antes. Hablamos de una media entre los 800 y los 1.000€ de sobrecoste respecto a un coche sin techo panorámico. Aunque es verdad que ese incremento de precio no solo se debe al cristal del techo. Algunas marcas incluyen el techo panorámico dentro de un paquete o acabado superior en el que también entran extras en seguridad y diseño.

Eso sí, hay que tener en cuenta el coste del seguro. Aunque venga instalado de serie tu póliza lo considerará un extra y hará crecer la cuota del seguro. Además, hay que vigilar si la póliza contratada cubre los daños del cristal del techo dentro de la cobertura de lunas, porque no todas las compañías se hacen cargo. Así que, por si acaso, toma nota de los consejos para cuidar tu parabrisas… que también pueden ayudarte a conservar mejor tu techo panorámico.