La primera generación del Suzuki Vitara fue lanzada en 1988, y desde entonces el SUV japonés ha experimentado hasta tres evoluciones.

Aunque los SUV puedan parecer un invento moderno, la realidad no demuestra que no es así. Han pasado 30 años (1987) desde que Suzuki produjese el primer Vitara, una apuesta por un diseño y tipología de automóvil absolutamente revolucionario en aquel entonces. Un año después, en 1988, el Suzuki Vitara llegó al mercado para convertirse en uno de los primeros SUV moderno de la historia. Este todocamino ya aunaba en sus orígenes las características de los actuales superventas del mercado: diseño atractivo, peso ligero, carrocería elevada, proporciones compactas, comportamiento intachable en carretera, ágil en cuidad, y buenas capacidades offroad.

Primera generación (1988-1997): uno de los primeros SUV modernos

Suzuki Vitara 30 años de historia

La primera generación del Suzuki Vitara fue presentada en en el Salón del Automóvil de Tokio en 1988, y el modelo sorprendió por su atrevida filosofía; su compacta carrocería de tres puertas nada tenía que ver con los voluminosos 4×4 que ocupaban la mayoría del segmento en aquel momento. Su atractivo diseño con toques urbanos junto al músculo que aportaban otros elementos más camperos de su carrocería – tales como su icónico portón trasero o su techo (de lona o fibra) – le conferían una imagen única.

La primera generación se comercializó en todo el mundo y convirtió al Vitara en uno de los buques insignia de la marca japonesa; en sus nueve años de vida superó el millón de unidades producidas.

Segunda generación (1998-2005): primer SUV de siete plazas

Suzuki Vitara 30 años de historia

La segunda generación del Vitara también perduró muchos años en el mercado. La segunda evolución de este modelo pasó a denominarse Suzuki Grand Vitara. En líneas generales, recibió un diseño mucho más refinado, con unas líneas más dinámicas – aunque sin perder su carácter de todoterreno – y un interior mucho más sofisticado. El chasis del Vitara fue retocado para mejorar su comportamiento y calidad de marcha en el asfalto.

Entre otros cambio prácticos que incorporaba el Grand Vitara de segunda generación destacan la desaparición de la palanca de la reductora y la opción de cambiar de 4×2 a 4×4 con un botón en la cabina. Estas mejoras culminaron con la llegada en el año 2001 del Grand Vitara XL-7, un modelo con el Suzuki volvió a ser pionera al ofrecer un SUV de 7 plazas accesible para el gran público. Basado en el Vitara de 5 puertas, el XL-7 tenía una distancia entre ejes 320 mm superior y 485 mm más de longitud total. Esta versión conquistó el mercado gracias, entre otras cosas, a su poderoso propulsor V6 de 2.7 litros.

Tercera generación (2005-2014): más tracción y modos de conducción

Suzuki Vitara 30 años de historia

En 2005 llegó la tercera generación del Vitara, que seguía profundizando en el concepto SUV y alejándose de los todoterrenos convencionales. Suzuki introdujo varios retoques en el diseño, un tamaño un poco más reducido, control de emisiones y un amplio abanico de actualizaciones para hacer del Grand Vitara un SUV acorde a los nuevos tiempos.

Además, el nuevo Vitara incorporó un chasis monocasco con dos largueros longitudinales integrados y suspensiones independientes en las cuatro ruedas. El todocamino japonés incorporaba un sofisticado sistema de tracción total con cuatro modos de conducción, que podía activarse desde el cuadro de mandos.

Cuarta generación (2014 – actualidad): regreso a los orígenes

Suzuki Vitara 30 años de historia

En 2014 llegó la cuarta generación de este icónico modelo, que regresó a sus orígenes por su filosofía y recuperó la nomenclatura de Suzuki Vitara.

El actual Vitara presume de un aspecto mucho más compacto, moderno y estilizado. Una imagen urbanita pero agresiva. Se trata de un coche que se desenvuelve como pez en el agua sobre el asfalto y que no se echa a temblar cuando lo abandona.

El Vitara viene cargado de nuevas tecnologías, con las últimas soluciones en conectividad e infoentrenimiento que se controlan desde una pantalla táctil de gran tamaño. Lo mismo sucede en materia de seguridad, donde el Vitara presume de una sólida carrocería y de asistentes de conducción, como el sistema de asistencia a la frenada o el control de crucero adaptativo. La oferta de motorizaciones se compone de dos motores 1.6 litros, tanto gasolina como diésel, que ofrecen 120 y 140 CV, respectivamente.

El nuevo Suzuki Vitara ofrece una mezcla de elementos que satisface las demandas del sector, y demuestra que aquel SUV que inauguró el mercado sigue en plena forma.