Tras resistirse en un principio a desarrollar vehículos eléctricos, las tres marcas niponas pretenden ahora impulsar la electrificación de sus vehículos. Tanto Subaru como Mazda y Toyota pertenecen al grupo de fabricantes Fuji Heavy Industries.

Parece que los fabricantes japoneses Subaru, Mazda y Toyota van aumentar el desarrollo de vehículos eléctricos a pesar de las dudas iniciales que mantenían hacia el sector eléctrico.

A pesar de haber perseguido el desarrollo de vehículos propulsados por hidrógeno durante años, Toyota ha anunciado que centrará su atención en vehículos eléctricos. La compañía nipona está preparando el lanzamiento de una división interna para desarrollar coches eléctricos. A su vez, Mazda planea lanzar su primer eléctrico en 2019, mientras que Subaru hará lo propio en 2021.

En una entrevista con “Automotive News”, Yasuki Yoshinaga, director ejecutivo de Fuji Heavy Industries, empresa padre de Subaru, afirmó que la industria del automóvil está dando un giro hacia la electrificación.

“La industria está dando un cambio a nivel global dirigido hacia los vehículos eléctricos. Estamos en una era en la que no vale con lanzar vehículos eléctricos como método para cumplir con las regulaciones” afirma el director ejecutivo de Fuji Heavy Industries.

En comparación con sus rivales, Toyota, Subaru y Mazda se han resistido a desarrollar tecnología eléctrica para sus vehículos. Hasta hace poco, Subaru sólo ofrecía un crossover híbrido entre su gama de productos, el cuál dejo incluso de producir para desarrollar el siguiente modelo de 2017. Del mismo modo, Mazda sólo vende un Mazda 3 híbrido para el mercado japonés.

Toyota posee participaciones de Fuji Heavy Industries y tiene una alianza con Mazda y Subaru. Se espera que con el apoyo del grupo de fabricantes más grande del mundo, Fuji Heavy Industries, las tres firmas colaboren en el desarrollo de sus vehículos eléctricos.