Stuttgart prohibe los coches diésel pertenecientes a la normativa Euro 4. Esta restricción comienza el 1 de abril.

La ciudad alemana de Stuttgart prohibe la circulación de los coches diésel desde el 1 de abril. Stuttgart, sede de fabricantes como Mercedes-Benz y Porsche, delimitará el acceso de vehículos diésel pertenecientes a la normativa Euro 4.

Sttutgart prohibe los coches diésel y en esta restricción incluye a los propietarios que actualmente residan en la ciudad germana. La normativa municipal de la sexta ciudad de Alemania que prohibe la circulación y el estacionamiento de coches con motores que cumplen con el estándar de emisiones Euro 4.

Los coches con normativa Euro 5 estarán vigilados

Aunque Stuttgart ha prohibido los coches diésel Euro 4, cabe destacar que mantendrá vigilados los pertenecientes a la Euro 5. En un primer momento, estos vehículos no se verán afectados pero a mediados de 2019 el documento que restringe el tráfico de los diésel podría verse modificado. Este cambio podría venir dado tras el análisis de las emisiones en la ciudad tras la prohibición de los diésel anteriores a 2006.

Estas prohibiciones se llevan a cabo después de que se descubriera, por parte del grupo ambientalista DUH, que alrededor de 70 ciudades alemanas excedían los límites de NOx impuestos por la Unión Europea, tal y como afirman desde Autonews.

Cabe destacar que los fabricantes de automóviles se han comprometido en revisar el software de 5.3 millones de coches diésel y están ofreciendo ventajas a la hora de comprar nuevos con el objetivo de mejorar la calidad del aire. El Ministerio de Transporte alemán también estaría barajando la posibilidad de que el transporte público sea gratuito en las ciudades con más contaminación.

Atascos fantasma Ford

Una prohibición anunciada

La prohibición de los coches diésel en Stuttgart ha llegado en respuesta al intento que se produjo en 2018 y que tenía como objetivo cerrar la ciudad al tráfico de los vehículos más contaminantes.

Además, el Tribunal Administrativo de Alemán dictó sentencia sobre el asunto durante el pasado año y afirmó que está legalmente permitido prohibir la circulación de turismos diésel antiguos.

Stuttgart no ha sido la única ciudad alemana que ha prohibido el diésel. Fránkfurt, Hamburgo y Berlín también siguen el ejemplo.

En el resto de Europa también se están llevando a cabo prohibiciones progresivas de la circulación de los coches diésel. En España se están empezando a implementar en Barcelona y en Madrid. En París, los coches diésel no podrán circular en 2024, mientras que en Oslo no se podrá circular desde este mismo año.