El Ford GT40 Mk1 presenta un motor V8 de 2900cc y como podemos ver en el vídeo tiene un sonido celestial.

Los altos estándares de emisiones exigidos a las marcas han provocado que la utilización de motores de gran tamaño sea cada vez mas circunstancial, y ¿quien no echa de menos el rugido de un buen motor V8? El Ford GT40 MK1 del video pasaría serias dificultades en el test de emisiones, pero su motor V8 de 2900 centímetros cúbicos emite una sinfonía simplemente celestial.

El sonido de este icónico modelo destaca por el incesante rugido de su motor atmosférico, los petardeos en la frenada y su grave tono americano. De lo mejor que un motor V8 puede ofrecer.

Por desgracia, cada vez va a resultar más difícil escuchar esta clase de sonido ¿Nos acostumbraremos a los coches eléctricos desde este punto de vista? ¿Que piensas de los sistemas de sonido artificial? Danos tu opinión.