Con el Smart fortwo como punto de partida, la marca presenta el Smart forease+ en el Salón de Ginebra, un simpático prototipo de atrevido diseño.

Como continuación del primer Smart forease, presentado en París en 2018, la marca muestra en el Salón de Ginebra el nuevo Smart forease+. Un concept-car de diseño minimalista y a la vez atrevido, que apunta a aquellos que buscan soluciones de movilidad para las grandes ciudades, pero quieren distinguirse de lo convencional.

No hay más que mirar las imágenes. Estamos ante un auténtico Roadster descapotable, en el que precisamente su techo de lona es una de las señas de identidad. Se trata de una capota textil muy plana, para la que los diseñadores de Smart han acuñado una denominación: #rooflove.

Descapotable urbano de capricho

El manejo de la capota del Smart forease+ es completamente mecánico, hasta tal punto de que no puede considerarse una capota al uso. Está realizada a partir de una estructura de material plástico duro, ligero y resistente, que se reviste en su parte exterior por una capa textil.

La capota es totalmente extraíble, y se encaja en dos escotaduras diseñadas al efecto en la parte trasera del vehículo, que presume de su carácter Roadster al no contar con ventanillas laterales y estar la parte trasera abierta.

Por lo demás, el Smart forease+ aporta elementos de diseño que podríamos ver en el futuro en nuevos modelos de la marca. Destaca aquí la apariencia tecnológica que consiguen las llantas aerodinámicas, las luces LED con tres elementos activos o las luces traseras romboidales que varían en función del ángulo desde el que se contemplan.

La carrocería pintada en un sugestivo color gris metalizado mate contrasta con el color anaranjado de la capota, presente también en algunas inserciones en el frontal e incluso en las llantas.

Esta combinación de colores tiene continuidad en el habitáculo, con el salpicadero completamente recubierto el cuero napa también de color naranja y los asientos en cuero negro combinado con microfibra. A destacar el diseño del volante, con el aro recortado en su parte superior.

La base de partida para la realización de este prototipo es el Smart EQ fortwo cabrio de propulsión eléctrica. Smart ha anunciado que irá reduciendo su oferta de versiones con motor de combustión, hasta alcanzar una gama totalmente eléctrica antes de 2020. Aquí puedes leer la prueba del smart fortwo eléctrico en la que ya argumentábamos por qué es uno de los coches urbanos definitivos.

Galería de imágenes Smart forease+