Škoda presentará en el Salón de Ginebra sus nuevos servicios de movilidad, como el eléctrico Vision iV o el concepto Klement.

Škoda está introduciéndose en el movimiento eléctrico, invertirá unos dos mil millones de euros en nuevos servicios, con la idea de tener diez modelos electrificados a finales de 2022.

El fabricante checo se postulará como la compañía Simply Clever gracias a sus servicios de movilidad innovadores y perspectivas interesantes para un futuro eléctrico.

Škoda Vision iV: el futuro de la marca

El Škoda Vision iV es el primer vehículo de la marca producido en la plataforma de vehículos MEB, del grupo Volkswagen. Con un cuerpo atlético, aerodinámico y un interior espacioso, sin duda, algo típico de un Škoda.

Respecto a la carrocería, los detalles llamativos incluyen las lamas verticales de la parrilla con elementos en vidrio iluminados, y en lugar de retrovisores, unas cámaras que recuerdan a unas aletas de tiburón.

Asimismo, integra dos motores eléctricos, uno en la parte delantera y otro en la trasera, aportando una tracción total y un sistema libre de emisiones. La batería ofrece una autonomía de 500 km según el ciclo WLTP.

Škoda Klement: nuevo concepto de movilidad

Simple y sencilla de manejar. Un concepto de dos ruedas que se posiciona como un alternativa dentro del sector de la micromovilidad urbana y de un estilo de vida moderno.

Por ello, esta bicicleta integra un motor de buje eléctrico en la parte trasera y una recuperación de frenado. Sus dos baterías le otorgan un alcance de 60 km con una velocidad máxima de 45 km/h.