Skoda nos enseña el Vision IN, un anticipo del SUV pequeño que llegará en 2021, con el que la marca checa quiere conquistar el mercado indio.

Nos gustaría verlo en Europa, pero nos vamos a quedar con las ganas. El Skoda Vision IN, que se presenta en el Salón del Automóvil que tiene lugar en Nueva Delhi, es la apuesta de la marca checa por el mercado indio, donde también desembarca el exitoso Skoda Karoq.

Pero aunque el Skoda Vision IN no vaya a llegar a nuestro mercado, los bocetos definitivos que muestran su imagen exterior al completo, tras los avances de su interior y de la parte trasera vistos hasta ahora, nos dan una idea de lo que nos puede traer la marcha checa en el futuro.

El primero del Grupo Volkswagen con la plataforma para SUV pequeños

Un dato interesante, y que pone de relieve la importancia que Skoda concede a este mercado, es que la versión de producción del Vision IN es el primer SUV del Grupo Volkswagen que va a estrenar la plataforma modular denominada internamente MQB A0 IN. Llegará al mercado a principios de 2021, y no tardaremos en ver nuevos SUV del grupo de otras marcas que compartirán esta misma base mecánica.

Además, su diseño exterior también nos indica el camino que seguirá Skoda en futuros modelos, protagonizado por líneas cada vez más frescas y juveniles.

El Vision IN, todavía en fase de prototipo, tiene una longitud de 4,256 metros, y la distancia entre ejes es de 2,67 metros. Aunque sus rasgos son diferentes a los de la actual gama Skoda, se identifica rápidamente con la familia SUV de la marca, combinando practicidad con una imagen deportiva, robusta y muy llamativa. Contribuye a ello el color naranja elegido para la carrocería, o las llantas de 19 pulgadas que equipa el concept-car.

Motor 1.5 TSI de gasolina con 150 CV

También destaca el nuevo lenguaje de diseño aplicado al interior, donde se conserva el lema “simply clever” de Skoda, con soluciones pensadas para hacer la vida a bordo más fácil. Llaman la atención unas líneas muy limpias, pero que no transmiten sensación de minimalismo, a pesar de la ausencia de botones.

Según Skoda, la inspiración para el decorado del interior proviende de una técnica de impresión textil que utilizan en la India para imprimir patrones en tejidos utilizando sellos de madera. Y entre los materiales utilizados se menciona un cuero especial de tipo orgánico o revestimientos realizados con fibras procedentes de hojas de piña de deshecho. Un toque muy tradicional que contrasta con el aporte tecnológico de elementos como la instrumentación digital configurable, con su gran pantalla de 12,3 pulgadas.

Para el prototipo que se exhibe en el salón, Skoda ha optado por el motor 1.5 TSI de 4 cilindros con 150 CV, que utilizan muchos modelos del Grupo Volkswagen. Y acoplado al cambio DSG de doble embrague. Pero en el modelo de producción tendrán cabida motores menos prestacionales y con la eficiencia como principal punto de atención, especialmente el 1.0 de 3 cilindros, en sus distintas versiones de potencia.

Galería de imágenes Skoda Vision IN