El nuevo Skoda Scala llega para sustituir al Spaceback, y lo hace con un objetivo mucho más ambicioso: competir de tú a tú con los compactos más vendidos del mercado. Argumentos no le faltan.

Skoda ya ha presentado el nuevo Skoda Scala, un compacto con carrocería de 5 puertas que llegará al mercado en primavera de 2019. Hasta el momento sólo habíamos visto un anticipo en forma de prototipo híbrido enchufable, y también se había desvelado el aspecto de su interior.

Ahora, ya tenemos una completa galería de imágenes y toda la información relevante del Scala. Un  coche que pretende competir en igualdad de condiciones con el Seat León, el Renault Mégane, el Opel Astra o el Ford Focus, entre otros. Algo a lo que su antecesor, el Skoda Spaceback, no llegaba, ni por tamaño, ni por refinamiento ni por tecnología, quedándose a caballo entre los utilitarios y los compactos tradicionales.

Diseño exterior y dimensiones del Skoda Scala

Con 4,36 metros de longitud, el Skoda Scala está entre los coches más grandes de su categoría. La anchura es de 1,79 metros, y la altura se queda en 1,47 m. La carrocería esconde la plataforma modular MQB A0 del grupo Volkswagen. Esto quiere decir que se trata de la que utilizan los coches “pequeños”, la del Ibiza o el Polo, no la del León o el Golf, para entendernos.

En conjunto, el diseño es agradable y moderno, de líneas más redondeadas de lo que nos tenía acostumbrados la marca. Un detalle de estilo característico es la luneta posterior ampliada, aunque no será de serie en todas las versiones. El coeficiente aerodinámico es de 0.29.

Skoda Scala

La distancia entre ejes es de 2.649 milímetros. Según Skoda, esto le sirve al Scala para ofrecer una habitabilidad en las plazas traseras equivalente nada menos que al Skoda Octavia. Lo comprobaremos pronto, pero nos lo creemos, normalmente los Skoda destacan por su magnífico aprovechamiento interior.

Y también presume de tener el maletero más grandes de su clase, con 467 litros de capacidad, que llegan a 1.410 abatiendo los asientos traseros. Otras novedades en el Scala es la posibilidad de equipar un portón trasero de accionamiento totalmente eléctrico.

Skoda Scala

Motores del Skoda Scala: tres TSI y un TDI

Es una buena noticia ver un modelo nuevo que no renuncia de salida a los motores turbodiésel. Aunque en el Scala la oferta principal la configuran las versiones de gasolina, todos ya conocidos dentro del grupo.

El 1.0 TSI de tres cilindros se desdobla en variantes de 95 y de 115 CV, con 175 y 200 Nm de par respectivamente. El más potente es el 1.5 TSI de 4 cilindros con sistema de desconexión selectiva de cilindros, que anuncia 150 CV y 250 Nm. Para la versión diésel el elegido es el 1.6 TDI con 115 CV y un par máximo de 250 Nm. A finales de 2019 debería ampliarse la gama con una versión ECO, el 1.0 G-TEC. Adaptado para funcionar con gas natural GNC, se quedará en 90 CV de potencia y 145 Nm.

Skoda Scala

Todos los motores cuentan con sistema de recuperación de energía durante la frenada, start-stop y filtro de partículas. El TDI tiene que utilizar Adblue. Menos el 1.0 TSI de 95 CV, que lleva un cambio manual de 5 marchas, en el resto la caja de cambios es de seis velocidaes, y se ofrecerá el cambio DSG de 7 marchas como opción.

Skoda Scala

El nuevo Skoda Scala también podrá contar con el sistema de control de chasis deportivo, que rebaja la altura de la carrocería en 15 mm y ofrece dos programas, Normal y Sport. Por su parte, el selector de modos de conducción, que interviene sobre el motor, la dirección y la transmisión, cuenta con modos Normal, Eco, Sport e Individual.

A la última en conectividad y multimedia

A Skoda le gusta innovar y distinguirse, y con el Scala lo hace en materia de equipamiento, ofreciendo de serie faros LED delanteros y traseros. En opción se puede optar por una versión “multi-LED” que, a diferencia de los de serie, cuenta con tecnología LED también para la luz larga.

Skoda Scala

No se echa en falta ninguno de los habituales sistemas de ayudas a la conducción en los coches más completos de la categoría. Entre otros, el Scala puede llevar control de velocidad adaptativo, detector de presencia en el ángulo muerto, alerta de tráfico trasero cruzado, asistencia al aparcamiento, asistente de frenada de emergencia y asistente de mantenimiento de carril.

Skoda Scala

En materia de conectividad, una tarjeta SIM instalada en el coche de serie permitirá el acceso a funciones como la llamada de emergencia, y a los servicios de Skoda Connect. No faltará la instrumentación digital Skoda Virtual Cockpit, con la pantalla más grande entre los compactos: 10,5 pulgadas.

La pantalla táctil del sistema multimedia alcanza las 9,2 pulgadas, y va ubicada en posición flotante alta y muy cercana al volante, para una mayor facilidad a la hora de manejarla o de consultar la información. De serie, las versiones de acceso llevan una pantalla de 6,5 pulgadas, con un equipo de audio más sencillo.

Skoda Scala

Skoda Scala

De especial interés resulta la nueva aplicación Skoda Connect para teléfonos móviles. Permite bloquear el coche de forma remota, comprobar que las ventanillas estén cerradas, consultar la autonomía restante o el kilometraje y la velocidad o el consumo a las que se ha circulado.

Incluso es posible activar una opción para que envíe notificaciones si el vehículo sale de una zona definida previamente (por ejemplo en caso de robo), o si se excede una velocidad previamente programada.

Galería de imágenes Skoda Scala

Carrocería
Puertas
Maletero (l.)
Hatchback5467
Consumo Medio (l/100km)
Potencia (CV)
CO2 (g/Km.)
4,1 - 5,0115 - 150108 - 113

Ver todas las versiones del Skoda Scala (20.830€ - 27.330€)