El departamento de innovación de Skoda propone un nuevo modelo de la entrega de mensajería y paquetería en los coches de la marca checa

Skoda quiere hacer más fácil la vida de sus clientes, o, al menos, facilitar la recepción de las compras realizadas por internet de los propietarios o usuarios de sus coches.

Desde Skoda Auto DigiLab, se plantea una fórmula sencilla, innovadora y práctica: utilizar el coche como punto de entrega y recogida de un paquete tramitado por una empresa de mensajería.

Efectivamente, la solución que propone Skoda, en colaboración con sus socios colaboradores Alza.cz y Rohlik.cz para implantar un proyecto piloto, permitiría a los mensajeros dejar el paquete en el maletero del Skoda. Así, su usuario o propietario, podría recogerlo una vez que fuera a hacer uso del coche.

Dile al mensajero dónde está tu Skoda

Gracias a la ubicación mediante señal GPS del vehículo, el personal que realizaría la entrega, localizaría el coche y procedería a depositar el paquete en su interior.

Lógicamente, primaría la seguridad de vehículo ante la apertura del mismo, dando por descontado la de la mercancía. El portón o puerta del maletero del Skoda se abriría de forma remota mediante una aplicación para teléfonos o dispositivos inteligentes que estarían solo a disposición de los agentes de mensajería.

El mensajero encargado de la entrega dispondría de un código exclusivo para proceder a la apertura de introducción en el vehículo del bulto. Además, el tiempo de apertura sería limitado y, siempre gestionado por el propio dueño del vehículo.

Una vez depositado, el mensajero debería cerrar el maletero y dejaría bloqueada la cerradura mediante la aplicación de teléfono móvil. Todo el proceso sería comunicado al propietario o usuario del Skoda en tiempo real.

Los coches amplían su utilidad gracias al ingenio y a la tecnología

De esta manera Skoda apuesta por ofrecer un servicio adicional a la compra o uso de uno de sus coches. Esta posibilidad aumentaría el nivel de satisfacción del usuario en su relación con el fabricante checo, con la empresa a la que ha adquirido el producto y también con la que ha procedido a realizar al entrega en el coche, ampliando así la utilidad del automóvil más allá del transporte de mercancías o personas.