Recordar el significado de los paneles direccionales es fundamental para adelantarse a la maniobra, adecuar la velocidad y evitar posibles accidentes.

Si preguntamos a un gran número de conductores puede ser que muchos no recuerden el significado de los paneles direccionales. Aunque su interpretación se aprende en la autoescuela, con el paso de los años de carnet, se pueden haber perdido algunas nociones.

Los paneles direccionales tal y como afirma la Dirección General de Tráfico se colocan como complemento a las señales de peligro que avisan de la proximidad de una curva. Estos paneles son de color azul oscuro y blanco y suelen estar colocados en la entrada de una curva.

Es importante que deban estar visibles, como mínimo, a 100 metros de distancia, y su objetivo es avisar al conductor del tipo de curva a la que se aproxima con el fin de que adecue la velocidad a la maniobra y evitar posibles accidentes.

Además de avisar al conductor de que se aproxima una curva o un tramo de curvas, aportan más información como la ausencia de peraltes, tipo de curvas o incluso la velocidad a la que se debe tomar dicha curva.

Uno, dos o tres… ¿qué significan los paneles direccionales?

Los paneles direccionales ofrecen diferente información según estén colocados; pueden estar de forma individual, de forma doble e incluso triple.

Cuando en la curva que se aproxima se puede avistar, de forma perpendicular a la visión del conductor, un solo panel direccional el conductor deberá reducir la velocidad entre 15 y 30 kilómetros/hora.

A medida que se necesite realizar una mayor reducción de velocidad, se debe aumentar el número de paneles superpuestos. En el caso de que se encuentren dos paneles direccionales, la reducción deberá ser de entre 30 y 45 kilómetros/hora.

Cuando en una curva el conductor encuentra tres paneles direccionales superpuestos, deberá reducir la velocidad 45 o más kilómetros/hora.

Tal y como asegura la DGT, cuando se circula por un tramo limitado a 100 km/hora, el panel direccional indicará que la curva hay que tomarla entre 90 y 100 km, si la indicación es doble entre 90 y 75 km y si es triple, a menos de 75 km/hora.

¿Cómo se debe trazar una curva?

Los paneles direccionales aportan mucha información al conductor y es que además de indicar la reducción de velocidad, señala el tipo de curva de la que se trata ya que a mayor reducción de velocidad, más cerrada será la curva.

Es importante destacar que una curva es una de las maniobras, al igual que los adelantamientos, que más accidentes producen en carreteras secundarias. Si se llevan a cabo las reducciones de velocidad antes comentadas, se ayudará a que el vehículo tenga buenos apoyos y se asegure la entrada a la curva.

En el caso de que se acelere a la hora de entrar en una curva, el peso del vehículo recaerá sobre el eje trasero y se podría perder direccionalidad. Además, se recomienda no frenar cuando el vehículo se encuentre dentro de la curva ni ser bruscos con la dirección.

Porsche Panamera Turbo S E-Hybrid

No se debe invadir el sentido contrario y el conductor siempre se deberá mantener en el exterior. Es importante tener el cuenta el punto de giro que es en el que se vislumbra la salida de la curva. En ese momento, se deberá girar el volante hasta el vértice interior de la curva.

Entre el vértice y el punto de salida se deberá enderezar la dirección y empezar a acelerar de forma progresiva para salir de la curva.