El próximo Salón del Automóvil de Frankfurt podría verse amenazado por un grupo de activistas denominado ‘Rocks in the Gearbox’.

El Salón del Automóvil de Frankfurt, que se inaugura este mismo mes de septiembre, está intensificando los controles de seguridad para prepararse para una posible interrupción por parte de activistas climáticos que están pidiendo que la gente se una a las protestas contra los automóviles.

La policía ya está investigando a un grupo que se hace llamar ‘Rocks in the Gearbox‘ después de que más de 40 vehículos de lujo fueran destrozados en un concesionario de automóviles en Kronberg en las afueras de Frankfurt a principios de esta semana, lo que se suma a una serie de protestas contra los automóviles.

Antes de la exhibición de automóviles, la asociación de la industria automotriz de Alemania, la VDA, trató de calmar el sentimiento anti-automóvil invitando a activistas ambientales de Greenpeace, Deutsche Umwelthilfe a un panel de discusión en Berlín el próximo día 5 de septiembre junto con ejecutivos de Daimler, BMW y el VDA, para debatir la crisis climática y la movilidad del futuro.

¿Está en peligro el Salón del Automóvil de Frankfurt?

El Salón del Automóvil de Frankfurt, conocido como IAA, se llevará a cabo del 12 al 22 de septiembre. «Estamos en contacto cercano con las autoridades de seguridad tal como lo estamos en cada IAA. Los controles de entrada serán más estrictos, dado que puede haber disturbios espontáneos en el show», ha manifestado Eckehart Rotter, portavoz de la VDA.

Grupos ambientalistas, incluido uno llamado ‘Sand in the Gearbox‘, han hecho un llamamiento al público para que se una a las protestas en Frankfurt el 14 de septiembre, lo que provocó que el VDA advirtiera a los visitantes del salón del automóvil que esperaran colas más largas en los puntos de control de seguridad.

La policía en Wiesbaden ya aseguró el pasado jueves que estaban investigando al grupo ‘Rocks in the Gearbox’ después de que se atribuyera la responsabilidad de destrozar los vehículos Jaguar, Land Rover y Aston Martin en el concesionario de automóviles el pasado lunes.

Los parabrisas, las ventanas, las capotas y los paneles se rompieron con objetos metálicos y las dos puertas de vidrio en el concesionario de automóviles se hicieron pedazos, ha asegurado un portavoz de la policía de Wiesbaden. «Usaron martillos y palancas y estamos investigando a un grupo que se atribuye la responsabilidad».

‘Rocks in the Gearbox’ emitió un comunicado el lunes diciendo que «en dos semanas, Frankfurt lanzará una vez más un programa de propaganda donde se exagera el anticuado sistema de transporte que destruye el clima y el medio ambiente». «Queremos exponer este programa por lo que realmente es: ganancias obtenidas a costa de los más pobres y a expensas de las generaciones futuras … Creemos que es hora de arrojar piedras a la caja de cambios de la lógica de ganancias capitalista y automotriz».

La declaración solicitó un mayor escrutinio de las condiciones de trabajo en industrias relacionadas, incluida la producción de carga, algodón y caucho, así como a las personas que extraen tierras raras para baterías de automóviles eléctricos y productos electrónicos.  A principios de agosto, activistas climáticos habían ocupado las líneas ferroviarias que abastecían a la fábrica Wolfsburg de Volkswagen, según la policía en Wolfsburg-Helmstedt.