ICON 4×4, la marca estadounidense de restauración de coches, ha preparado un Mercury 1949 con baterías Tesla de 85kWh y un enchufe de carga rápida de 125A.

La empresa de restauración de vehículos abandonados en los EE. UU., ICON 4×4, ha presentado su nuevo proyecto de rehabilitación: Mercury 1949. Los californianos han preparado este coche clásico de la posguerra con un motor dual eléctrico. Este vehículo cuenta con baterías Tesla de 85kWh. Además, han instalado un enchufe de carga rápida de 125 amperios y sustituyó diferentes piezas del chasis. Actualmente, este Mercury 1949 eléctrico se exhibe en la exposición de vehículos personalizados (SEMA) en Las Vegas.

Mercury Coupe 1949: la versión eléctrica de un clásico

Este vehículo amplía la colección de automóviles abandonados y rehabilitados por esta empresa americana. La versión eléctrica del Mercury 1949 se ha convertido en una realidad tras el pedido de uno de sus clientes. ¿Cuáles han sido las modificaciones instaladas en este coche? Las repasamos a continuación.

Motor dual y baterías Tesla

ICON 4×4 y Stealth EV han colocado un motor dual alimentado por baterías Tesla Performance de 85kWh. Esto permite al automóvil tener una autonomía aproximada entre los 240km y los 320 km. La unidad de potencia ofrece 400 CV de potencia y 637 Nm de par motor y está ligada a una transmisión automática.

ICON Mercury 1949 Coupé EV

La ubicación de estas baterías se distribuye a lo largo del coche para dotarlo de un “mejor balance”. Los restauradores norteamericanos situaron los motores eléctricos en el túnel de transmisión. La creación de una pieza de aluminio parecida a los motores de combustión de ocho cilindros permite localizar los controladores de las baterías y algunos de sus módulos. Además, el recubrimiento de los cables es de tela trenzada parecido al original del Mercury 1949.

Recarga completa en 90 minutos

Por otro lado, la marca de restauración de vehículos ha añadido un enchufe de carga rápida de 125A en la parte frontal y una clavija del Tesla Supercharger ubicado en el tanque de combustible original (parte trasera izquierda). La duración para recargar al máximo estas baterías, utilizando la recarga rápida, es de 90 minutos.

Por último, el coupé de Mercury también se remodeló en su interior con piezas nuevas de caucho, aislamiento térmico e insonorización. Además, se instalaron un nuevo chasis y suspensiones delantera y trasera totalmente independientes.