Ya está aquí el Rolls-Royce Cullinan, el primer SUV de la marca inglesa, y el más lujoso del mundo. ¿Te saldrías del asfalto con un coche como este?

El nuevo Rolls-Royce Cullinan ya es una realidad, y en Rolls-Royce podrán presumir a partir de ahora de tener en el mercado el SUV más lujoso del mundo… con permiso del Bentley Bentayga. Y con su motor V12 biturbo de gasolina de 6,75 litros y 571 CV, el nuevo Rolls-Royce Cullinan también entraría en nuestro Top10 con los 10 SUV deportivos más potentes, aunque su planteamiento diste mucho de buscar las prestaciones puras o la agilidad en carreteras de curvas o en un circuito.

Rolls-Royce Cullinan

No, no es su parcela. Tampoco sería posible, con un peso en vacío de 2.660 kilogramos. Y eso que la plataforma utilizada es la estrenada por el nuevo Rolls-Royce Phantom, realizada en aluminio. Lo que cuenta aquí es el refinamiento y la suavidad en todos los sentidos. Y para eso está el motor de 12 cilindros y, sobre todo, su poderoso empuje: nada menos que 850 Nm desde apenas 1.600 rpm. No hay datos de aceleración, que será “suficiente”. La velocidad máxima está limitada a 250 km/h. Las llantas son de 22 pulgadas.

El SUV más lujoso del mundo

Con una longitud de 5,34 metros, una anchura de 2,16 metros y una altura de 1,83 metros, el Rolls-Royce Cullinan se ofrece con una carrocería SUV de diseño clásico, y un interior con dos configuraciones para las plazas traseras, que se benefician de los 3,29 metros de batalla. Según las preferencias del cliente, que en el caso de los Rolls-Royce siempre suele ser el que viaja en la parte trasera, el Cullinan se puede pedir con dos asientos individuales separados por una consola en la que hay cabida incluso para una pequeña nevera en la que llevar el champán, o con una disposición clásica de tres plazas.

Rolls-Royce Cullinan

Rolls-Royce Cullinan

Una novedad interesante es el concepto que Rolls-Royce llama “Tercera caja”, que añade una división de cristal para separar el habitáculo de la carrocería, de forma que los pasajeros queden completamente aislados y no noten ni siquiera cuándo se abre el portón trasero. Este último está dividido en dos mitades que abren por separado, deja acceso a un maletero que alcanza una capacidad de 560 litros, ampliables hasta 1.930 litros abatiendo los respaldos de los asientos traseros. Algo que se puede hacer por primera vez en un modelo de Rolls-Royce, por supuesto, todo a golpe de botón y con asistencia electrónica.

Rolls-Royce Cullinan

Herencia de las lujosas berlinas de la marca, las puertas traseras conservan la apertura en sentido contrario al de las delanteras, y tienen accionamiento eléctrico. El Cullinam recibe a sus ocupantes rebajando la altura de la carrocería al suelo en 40 mm, para facilitar el acceso. En el puesto de conducción, lujo tecnológico y máxima sofisticación, con una gran pantalla táctil en la consola central. No faltan los mandos para activar las ayudas a la conducción 4×4, como el modo “off-road” o el control de descenso de pendientes.

Rolls-Royce Cullinan

Y es que el Rolls-Royce está probado y diseñado para seguir siendo el Rolls de los SUV también fuera del asfalto, con su tracción total permanente, dirección a las cuatro ruedas y una suspensión neumática que puede elevar la altura al suelo y permite a Rolls-Royce anunciar una profundidad de vadeo para el Cullinan de 56 cm.

Galería imágenes Rolls-Royce Cullinan