La empresa de furgonetas eléctricas ha recibido el encargo de su inversor de fabricar la astronómica cantidad de cien mil vehículos que harán las tareas de reparto

Desde la presentación como prototipo de los dos modelos de Rivian Rivian R1T y Rivian R1S, la empresa artesanal de furgonetas eléctricas no ha cesado de ser motivo de atención, una atención por los modelos propuestos tanto desde los medios como desde otras empresas o sectores que veían en el fabricante un filón.

Empecemos por entender que Rivian es la expresión de su creador, RJ Scaringe, de entender futuro sostenible de las furgonetas tradicionalmente «Made in America» pero abastecidas, energéticamente y en exclusiva, por energía electricidad.

Vehículos todopoderosos que, lejos de renunciar a su potencia, encontraran en la electricidad la alternativa para mantenerse tan capaces de no encontrar obstáculo en su camino, siendo útiles para llevar a los niños al colegio y después echarse al monte a trabajar talando árboles.

Con un ejemplo un tanto exagerado, sí que es cierto que la apuesta desde 2009 de Scaringe ha ido tomando forma hasta que en 2018 presentó sus dos prototipos, dos todoterrenos diferentes pero prácticamente idénticos en su configuración.

Entonces empresas como General Motors, Ford u Amazon se fijaron en Rivian. Tras meses de negociación, Jeff Bezos, creador y CEO de Amazon, vio en este fabricante de furgonetas eléctricas el futuro de la automoción e invirtió en Rivian nada menos que 700 millones de dólares.

Ahora ha sido cuando, en una muestra de compromiso empresarial para con el medioambiente, el propio Bezos ha declarado en el entorno de la Cumbre de París que, entre los planes del gigante comercial que dirigen, se encuentra la transformación energética de su empresa principal.

Las nuevas furgonetas de reparto de Amazon

Y si bien, además de comprometerse a que, para el año 2040, Amazon sea una empresa libre de emisiones contaminantes, para 2024 tienen previsto que Rivian haya fabricado nada más y nada menos que 100.000 unidades como vehículos de reparto como las que el vicepresidente de Amazon, Dave Clark, ha expuesto en su perfil de Twitter a lo largo del día de hoy.

De estas 100.000, las primeras unidades de producción que comenzaran a trabajar en el reparto de paquetería de Amazon deberían entrar en funcionamiento en 2021.

Antes, el año próximo, los prototipos experimentales harán su acto de aparición y permitirán ver durante 2020 los nuevos furgones con los que Amazon pondrá de su parte para la conservación del medioambiente y la mejora de la calidad de vida.