Repostar el carburante equivocado es un error más habitual de lo que parece. Te explicamos qué debes hacer en cada caso.

Repostar el carburante equivocado es un descuido que puede salir muy caro, mucho más que el simple hecho de perder el dinero gastado llenar el depósito del coche con gasolina en vez de gasóleo… o viceversa.

Además, por sorprendente que parezca, este descuido o error es mucho más frecuente de lo que podríamos pensar ya que, según un estudio del RACE, en España se realizan más de 70.000 repostajes de carburante erróneos cada año, es decir, que, unas 200 veces personas al día, se arrepienten, se asustan o la “lían” por equivocarse al llenar el depósito del coche.

Tendremos que esperar a las estadísticas de este año 2018, tras la introducción del nuevo etiquetado de las gasolineras, para saber si el cambio de nomenclatura ha fomentado este error o no.

Sea como fuere y, aunque la condena a muerte de los coches con motor, más en caso de ser diésel, se acerque, te explicamos qué puede pasar y qué se debe hacer en caso de repostar el carburante equivocado.

Repostar diésel en un coche de gasolina

Antiguamente, los broqueles de los surtidores de combustible tenían el mismo tamaño. Esto hacía mucho más fácil equivocarse al repostar diésel en un coche gasolina ya que, con un poco de despiste, la manguera quedaba insertada en el depósito equivocado.

Dado que este error se replicaba con facilidad, los fabricantes tanto de vehículos como de surtidores, decidieron aumentar el tamaño del broquel de las mangueras de gasóleo de tal forma que resultara casi imposible de introducir por la abertura del depósito de gasolina.

repostar combustible equivocado

Aún así, si por cualquier motivo, se pudiera echar diésel en un coche de gasolina, en el caso de haberse percatado, lo más recomendable es extraer el carburante sin intentar arrancar el vehículo que, en todo caso, no podrá hacerlo ya que el motor de gasolina no trabaja bajo ningún concepto con gasoil.

La solución en el caso de repostar el carburante equivocado más óptima sería pedir el traslado a un taller de confianza y que, allí, se extrajera con seguridad el combustible y se limpiara el depósito y el circuito de la gasolina para evitar restos.

Como indicaba, si tras haber repostado diésel en el coche de gasolina se intentara arrancar el automóvil, éste, solo podría funcionar con los residuos que la gasolina tuviera en el circuito hasta pararse antes de que entrara a las cámaras de combustión. De igual forma, sería necesario extraer el combustible y eliminar cualquier resto de gasóleo y comprobar el correcto estado o la sustitución de filtros, bomba, inyectores…

Repostar gasolina en un coche diésel

Te comentaba con cierto sarcasmo que los coches diésel están condenados a muerte, pero si de verdad se quiere mandar al desguace a un vehículo de gasóleo o, cuanto menos, enviarlo directo al taller.

En este caso, sí que es más factible cometer el error al repostar el carburante equivocado ya que el broquel de la manguera de gasolina es más estrecho que la boca del depósito de gasóleo por lo que es un despiste que casi no tiene oposición física que lo evite.

Una vez se haga el repostaje de gasolina en un coche diésel el motor no solo arrancará sino que podrá circular una mínima distancia, la suficiente para como para que el problema se agrave ya que el mayor octanaje de la gasolina, provocará una combustión que dañará los inyectores y las cabezas de pistones debido a que los materiales del motor diésel no tienen la resistencia suficiente para soportar esa energía liberada. Esta situación desembocaría en una grave y costosa avería, que suele empezar por el gripaje de los elementos del sistema de inyección. De hecho, lo primero que se estropeará son los propios inyectores, a poco que recorras unos metros antes de darte cuenta del error.