Tras el éxito de Honda alrededor de muchos circuitos, rompiendo récord tras récord con el Honda Civic Type R, ahora le toca el turno al Renault Megane RS Trophy-R.

Renault está de enhorabuena. Su nuevo Megane RS Trophy R es un auténtico «quema asfalto». Tras las constantes victorias de Honda en distintos circuitos con el Type R, ya era hora de que otro constructor les hiciese la competencia dentro de este segmento.

El deportivo francés ya ostenta varios récords dentro de este segmento con tracción delantera. De hecho, en Nürburgring, quizás el circuito más prestigioso del mundo para establecer toda clase de marcas, el Megane RS Trophy R todavía no ha sido vencido dentro de su categoría.

Con Laurent Hurgon al volante, el nuevo Megane RS Trophy-R, consiguió un tiempo de 2:25:454 alrededor del circuito de Suzuka, el pasado 26 de Noviembre de 2019, pulverizándo el récord por 3 segundos…

En palabras de Patrice Ratti, Director General de la división de coches deportivos de Renault:

«El nuevo Renault RS Trophy-R ha conseguido varios récords dentro de su categoría. Esta vez le ha tocado el turno a Suzuka, el circuito más famoso de Japón, y por ende, uno de los más prestigiosos del mundo. Esta performance ha sido especialmente importante para los más de 10.000 fans del Trophy-R que han podido disfrutar del espectáculo. Esto es un punto más a favor para fortalecer las relaciones con toda nuestra base de clientes internacionales.»

La producción del nuevo Megane RS Trophy-R está limitada a 500 unidades en el mundo entero. Ya hay más de 50 reservas en Japón. Su distribución comenzará a lo largo del año 2020.

Comparado con el Trophy estándar, el R incorpora un motor de 1.8 litros turbocargado de cuatro cilindros que produce 296 CV. Cuenta además con una caja de cambios manual de 6 velocidades, lo que hará las delicias de los entusiastas.

También se ha mejorado su suspensión, la aerodinámica y el peso, el cual se ha reducido en 130 kilos.

El Megane RS Trophy-R promete permanecer durante una buena temporada como el ganador indiscutible, en lo que a dinamismo se refiere, dentro de su categoría.