¿El radiador de tu coche pierde agua?. Esta es una de las averías más comunes que nos podemos encontrar y sus consecuencias, severas…

El radiador de tu coche es una de las piezas fundamentales para asegurar un correcto funcionamiento en el motor. Es también una de las piezas que más riesgo de avería tiene, por eso, la supervisión periódica debe de ser parte fundamental de tu agenda.

Causas por las que el radiador pierde agua

Las perdidas de agua en el radiador, se pueden convertir en uno de los mayores quebraderos de cabeza que nos podemos encontrar en nuestro coche, por eso su solución es fundamental. A continuación os damos las causas más comunes por las que este problemas se origina.

Cuando el radiador pierde agua, normalmente se debe a 2 motivos fundamentales:

  • Problema de condensación del aire acondicionado: este  provoca que se formen pequeños charcos de agua bajo el coche. Este problema no es muy preocupante sin embargo y tendrá fácil solución en tu taller de confianza.
    coche averias
  • Fuga en el circuito del refrigerante: o un fallo importante en el radiador, pueden ser algunas de las causas que pueden estar provocando este problema. Ambas son realmente peligrosas, especialmente si te quedas sin líquido refrigerante, puede fundir el motor enseguida. Así que llévalo a un taller cuanto antes.
    Pero, ¿cómo podremos saber si nuestro radiador está fallando? Es fácil de comprobar porque el radiador que está colocado en el frontal del coche expulsará agua.

Normalmente todos los vehículos están dotados de un sistema electrónico que dará el aviso de que el motor se está sobrecalentando e, incluso, puede provocar que el coche se pare para evitar daños mayores. Aún así, antes de que todo esto suceda lo normal es escuchar un ruido provocado por el roce de algunas piezas. Si ese ruido se produce lo mejor es detener el coche de forma inmediata.

coche averias

Si quieres solucionar por tu cuenta una fuga, tienes otras alternativas, y a continuación, te las contamos.

Como arreglar una fuga en el radiador

Como en todo, y si tenemos los conocimientos y habilidades necesarias, seremos capaces de solucionar nuestros problemas por nuestra propia cuenta. En el mercado existen productos como el líquido tapafugas, que nos ayudarán a solucionar este común problema. A continuación te explicamos paso a paso, cómo llevar a cabo esta tarea:

  1. Con el motor apagado y frío, limpia con agua la parte exterior del sistema para que puedas localizar mejor la fuga visualmente.
  2. Arrancar el motor para buscar la fuga y de este modo poder encontrarla.
  3. Una vez encontrado el manguito donde está la fuga, quita dicha parte para sustituirlo por un manguito nuevo, apretando bien las abrazaderas para que el líquido refrigerante no se salga.
  4. Otra alternativa es drenar el radiador y, tras esto, limpiaremos el lugar donde está la fuga. En ese punto parchearemos la superficie dañada con algún tipo de resina especial.
  5. Por último, verte líquido tapafugas en el interior del radiador. Acto seguido, llenaremos el depósito con la mezcla adecuada de refrigerante y agua hasta el nivel indicado.

Como se puede ver, el proceso de reparación no es tan complicado, y de hecho puede resultar hasta divertido acompañado de algún amigo que le guste el motor y quiera compartir una rato contigo solucionando el problema. Como siempre, la prevención, será tu mejor aliado.