Recopilamos cuáles son los puntos de control de la ITV

No vamos a darte trucos para pasar la Inspección Técnica de Vehículos ya que la «magia» para lograr la ansiada pegatina de la ITV está en cuidar y mantener correctamente el coche. En este artículo, abordamos, de manera resumida, qué elementos o puntos se analiza en la ITV.

Sabemos que las inspecciones son cada vez más exhaustivas, de hecho, recientemente se ha anunciado que se pondrá mayor atención a la electrónica de los coches mediante la lectura de la ECU o centralita a través del puerto OBD.

También sabemos que, aunque las evaluaciones parecen más completas y pormenorizadas, en realidad, las inspecciones se llevan a cabo siguiendo una secuencia organizada de puntos a revisar en la ITV que es la siguiente.

Identificación del vehículo

Tanto al presentarnos en la zona administrativa de la estación como ante el técnico de la línea, el primero que se comprueba es que la documentación del automóvil esté en regla.

Se asegura que tanto el modelo y la marca del coche, como la matrícula y el número de bastidor coinciden con los datos que aparecen en el Permiso de Circulación como en la Tarjeta de Inspección Técnica.

Acondicionamiento exterior, carrocería y chasis

La evaluación general del coche no es un trámite estético: los desperfectos en la carrocería o los daños estructurales en el chasis, incluso por óxido, pueden provocar situaciones de riesgo, como también la rotura de los cristales o la instalación de láminas solares no homologadas.

Por eso, el análisis del chasis y de la carrocería, sin daños que pudieran suponer un perjuicio a los peatones o para la seguridad de sus ocupantes, además de otros elementos adicionales, como la bola de anclaje de caravanas o remolques, la apertura y cierre de puertas correctamente, el acristalamiento, junto con los limpiaparabrisas y difusores de agua, y la instalación y presencia de los espejos retrovisores necesarios, es el segundo de los pasos en las revisiones de la ITV.

Acondicionamiento interior

Tampoco en el habitáculo deben presentarse elementos de riesgo. En el interior del coche se revisa la presencia y correcto anclaje y funcionamiento del cinturón de seguridad o sistemas de retención infantil, además de los asientos instalados, bien anclados y según la normativa.

Además se verifica el velocímetro, el sistema de serie antirrobo, el funcionamiento del dispositivo antihielo y antivaho y que no existan otros elementos que reduzcan la visibilidad del exterior dentro del coche.

Señalización y alumbrado

Además de ver, hay que ser visto y, dada la necesidad, poder avisar de las intenciones al volante o de la presencia del vehículo.

Por eso, dentro de los puntos que se revisan en la ITV, se comprueba que tanto el claxon como la iluminación general del coche cumplen con las exigencias.

Emisiones contaminantes

En los últimos años, sobre todo desde la entrada de la nueva ITV de 2018, la evaluación de los gases emitidos ha pasado a ser uno de los puntos más importantes de las inspecciones.

En esta fase se analiza desde que los niveles de gases producidos en la combustión estén situados entre los umbrales permitidos hasta el volumen del escape, dado que, si se supera el máximo de decibelios permitidos, además se podría incurrir en una falta leve que supondría una multa.

Sistema de frenado

Los frenos son uno de los puntos claves en la ITV por razones obvias. Dada la importancia de su tarea, se observa desde el pedal del freno hasta los los latiguillos o la bomba de freno y se mide la eficacia de frenado y el equilibrio entre ruedas del mismo eje.

Dirección

Al igual que con el sistema de frenos, se observa y evalúa el funcionamiento y el estado mediante la búsqueda de holguras presentes en el volante, la columna, la caja de dirección además de una posible desviación.

También se analizan otros elementos clave en la dirección del coche como son las rótulas.

Ruedas, suspensión y ejes

El trabajo de la dirección recae directamente sobre las ruedas. Los neumáticos son uno de los elementos principales en la ITV y, por eso, te invitamos a revisar el articulo que dedicamos al tema.

Además del estado de los ejes y de las ruedas, se comprueba las dimensiones de las gomas, que el modelo sea igual para el mismo eje y posibles daños que afecten o comprometan la seguridad.

Además se prueba el estado de la suspensión, que la eficacia de los amortiguadores y los muelles sea correcta además de que se traten de piezas homologadas o estén incluidas en la ficha del vehículo, en caso de haberse realizado una modificación de la misma, como reforma de importancia.

Motor y transmisión

Además de comprobar el correcto anclaje del bloque motor, se revisa el estado general del mismo, con especial atención a posibles fugas de fluidos contaminantes como pudieran ser los gases de recirculación o del aceite lubricante, además de los conductos de la alimentación del combustible o de la electricidad.

Además se revisa toda la canalización del sistema de gases, desde la salida del motor hasta el terminal escape, en busca de daños o roturas que permitan la salida inapropiada de los mismos.

A modo de esquema, estos son los puntos clave en las revisiones de la ITV, si quieres conocer todos y cada uno de los elementos que se evalúan en las inspecciones, te invitamos a consultar el documento publicado en el BOE.