No encontrar una estación de servicio a tiempo, un exceso de confianza o un descuido. Los motivos diversos pero siempre es mejor prevenir que verse en la situación de tener que pensar qué pasa si me quedo sin gasolina

Recientemente hemos recogido un ranking sobre los coches que más kilómetros pueden recorrer una vez se ha encendido el testigo de la reserva del automóvil. Una cuantía que debería tenerse muy en cuenta ya que, sobre todo en vías secundarías, no siempre es fácil encontrar una gasolinera del carburante que utilice nuestro coche.

Además, por el bien de la mecánica del coche, no es recomendable apurar la reserva del coche pero tampoco por la seguridad de los ocupantes de un coche descuidar el repostaje ya que puede ponernos en una situación comprometida e, incluso, peligrosa.

¿Me pueden multar por quedarme sin gasolina?

Antes que nada, una de las dudas que asalta a quien sufre la situación de quedarse tirado en la carretera por falta de carburante es temer si puede ser una infracción y, por lo tanto, si se puede multar por este hecho.

La normativa no recoge sanciones por quedarse sin gasolina pero, dado que se produce una situación donde el vehículo puede quedar detenido de forma incorrecta, la posición del automóvil en la vía sí puede ser motivo de sanción.

De hecho, dependiendo de la gravedad de la ubicación del coche en la calzada, podría ser sancionado con una multa desde 80 euros, por estacionamiento indebido, hasta los 200 euros por por poner en riesgo la seguridad del resto de usuarios u bien por obstruir la vía pero que no conlleva pérdida de puntos.

Sea como fuere, la ubicación del vehículo debe quedar correctamente señalizada, tal y como establece la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial.

Cómo actuar si te quedas sin gasolina

Una vez que el coche se para por no tener gasolina o gasóleo, el procedimiento a seguir será similar al protocolo PAS de emergencias: proteger, avisar y socorrer.

La señalización y el aviso es prioritario

Una vez detenido el coche, el vehículo debe ser señalizado en una situación de emergencia con las luces propias del coche, los dispositivos pertinentes, de momento, solo los triángulos de aviso a una distancia mínima de 50 metros del coche y visibilidad de 100, aunque, posiblemente, en pocos meses, también sea obligatorio el uso del indicador luminoso.

La ausencia de la señalización o la incorrecta ubicación de los triángulos de aviso puede conllevar una sanción económica de 100 euros.

Dependiendo de la ubicación del vehículo en la calzada o en sus márgenes, será más o menos adecuado permanecer en su interior para proceder al aviso a los servicios de auxilio.

En caso de que el automóvil esté en una situación que comprometa la seguridad vial, deberá avisarse al 112 – Emergencias para que se proceda a avisar a la Agrupación de la Guardia Civil de Tráfico o, en su lugar, a los cuerpos de seguridad pertinentes o a los medios de Conservación de Carreteras para que señalicen la situación de manera excepcional.

En el supuesto de que sea inviable la reposición de carburante, se deberá recurrir a un servicio de auxilio que transporte al coche y lleve a sus ocupantes hasta un sitio seguro y donde pueda resolverse la situación.

¿Se puede pedir gasolina desde la carretera?

Muchas veces, al ponerse en contacto con las propias compañías de seguro o auxilio en carretera son ellas las que proponen proveer de carburante, por eso, antes de ponerse en riesgo y caminar por la calzada, es preferible quedar en un lugar seguro a la espera de que puedan surtir de gasolina o diésel.

Otra opción es pedir a alguien de confianza que acuda a una gasolinera, compre carburante y lo lleve hasta donde se encuentre el coche sin gasolina. En este caso hay que señalar que la venta de combustible está reglada y obliga a que, en caso de que no sea surtido directamente a un vehículo, deberá hacerse en un recipiente homologado.

Normalmente, las propias estaciones de servicio disponen de estas garrafas o sacos de emergencia con un volumen suficiente para permitir que el coche sin combustible pueda llegar por sus propios medios a la estación de servicio y llenar el tanque, o al menos, repostar con garantías tras quedarse sin gasolina.