Esperamos que nunca te veas en esa situación aún así, te indicamos cómo actuar en caso de que te roben un coche

En fechas recientes, recogíamos los datos obtenidos sobre los robos de coches en 2019. Según los datos del Ministerio de Interior, en España, unos 100 automóviles son robados cada día, algunos de ellos aparecen, otros… no.

El motivo del robo de coches es variado: desde cometer otros delitos como atracos en tiendas, pasando por la venta íntegra del vehículo hasta el despiece del mismo para ser vendido de forma más sutil.

Por eso, nunca hay que ponérselo fácil a los cacos. Ya sea para evitar ser víctima de delitos cuando se viaja en uno, como es la última alerta dada por un cuerpo policial español, como el caso del “pincha-ruedas“, o bien, para no vivir el disgusto y la repercusión que tiene que sustraigan nuestro vehículo, nunca está demás repasar y tener en cuenta unos consejos para evitar que nos roben nuestro automóvil.

Sea como fuere, en el caso de pensar que se ha sido sido víctima del robo del coche, los pasos a seguir son los siguientes.

1. Confirmar que el coche ha desaparecido

No pocos hemos vivido la situación de llegar al lugar donde creíamos que habíamos aparcado el automóvil y, tras unos angustiosos momentos pensando en que nos lo han robado, somos conscientes de que, efectivamente, nuestro coche no fue estacionado allí donde nos encontramos.

Aunque parezca mentira, confirmar la ubicación del lugar donde se ha aparcado el vehículo evita sustos mayores ya que, se ha dado el caso de denuncias de personas que creen que su coche ha sido robado cuando, en realidad, el automóvil se encuentra estacionado en otro lugar.

Por lo tanto, antes de denunciar, hay que confirmar que el coche no se encuentra donde quedó aparcado.

2. Ponerse en contacto con la policía o autoridad local

Que un coche “desaparezca” del sitio donde estaba aparcado no necesariamente tiene que significar que el vehículo haya sido robado.

Estacionar de forma ilegal puede suponer no solo una sanción y multa sino el retiro y traslado en grúa al depósito municipal correspondiente, con la pertinente sanción y gastos que conlleva este hecho.

Por eso, una vez que se ha confirmado que el vehículo no está donde se aparcó, es conveniente ponerse en contacto con la policía local o el cuerpo competente en materia de tráfico que tenga jurisprudencia en el municipio ya que podría haber sido retirado por orden de la policía por la grúa, cualesquiera que fuese el motivo.

3. Denunciar el robo de un coche

Descartadas las situaciones anteriores, es momento de hacerse a la idea de que el coche ha sido robado. Es entonces cuando es necesario proceder a la denuncia de la desaparición del mismo.

Bien sea de forma presencial o telemática, a través del formulario de denuncia de la Policía Nacional, se realizará formalmente la denuncia del robo del vehículo, así como de las posibles pertenencias o bienes que en él hubiera.

4. Contactar con la aseguradora del vehículo

Formalizada la denuncia tras la firma física del documento, y registrada la entrada de la denuncia de la desaparición del automóvil, el siguiente paso a dar es poner conocimiento la desaparición del mismo a la aseguradora del mismo.

En caso de tener la cobertura por robo, se podrá iniciar la solicitud de la indemnización del mismo. Para efectuar este trámite, es obligatorio enviar una copia de la denuncia formalizada. Además, dependiendo de las compañías, por lo general, no se considera oficialmente como coche desaparecido hasta pasados 30 días después de la fecha de la denuncia del robo. Entonces comenzaría el plazo del seguro para proceder, si correspondiera, a la indemnización.

Coches con localizadores

Actualmente es frecuente la instalación de localizadores en vehículos de cualquier tipo y fin mediante el uso de señales GPS, GPRS o GSM.

Si cuando llegamos al lugar donde creemos que hemos aparcado el coche no está, es recomendable realizar la petición de su ubicación bien sea a través de la aplicación del localizador o de la empresa que dé el servicio.

En caso de que el automóvil se encuentre en otro lugar donde se aparcó, igualmente es conveniente avisar a las autoridades policiales para que, según su procedimiento, actúen en consecuencia y evitar ponerse en riesgo.

Solo en caso de que la policía dé su autorización o visto bueno, se debería acudir a comprobar el estado del coche.