PSA y FCA acaban de anunciar el cierre del acuerdo de unión que convertirá a la compañía resultante en el cuarto fabricante mundial de automóviles

Hace unos meses se hizo oficial el que ha sido el bombazo del año en el sector de la automoción: un acuerdo entre PSA y FCA daría lugar a un nuevo gigante en la industria automotriz. Poco menos de dos meses después, por fin se ha hecho efectivo.

Por lo tanto, ya tenemos el entramado que ha hecho posible crear el cuarto fabricante mundial de automóviles gracias a las 8,7 millones de ventas globales que ambos grupos juntan. Ambas compañías tienen grandes esperanzas en el acuerdo, y es que afirman que la operación generará una facturación anual conjunta de 107.000 millones de euros y generará unas sinergias de 3.700 millones de euros al año.

Algo que tranquilizará a los trabajadores de ambas empresas es que este acuerdo se llevará a cabo “sin necesidad del cierre de plantas”. Este nuevo gigante automotriz tendrá su sede en Holanda por motivos fiscales y cotizará en París, Milán y Nueva York.

El acuerdo de FCA y PSA es a partes iguales

Como presidente de la nueva compañía resultante estará John Elkann, el que hasta ahora fue responsable del grupo Fiat Chrysler Automobiles (FCA). Por otro lado, el consejero delegado será Carlos Tavares, presidente y director ejecutivo del Grupo PSA.

El nuevo consejo de administración que se ha formado contará con 10 miembros, cinco representantes del grupo PSA y otros tantos del grupo FCA. Además, habrá un representante de los empleados de ambas sociedades.

Además, ambas compañías han declarado que “la nueva entidad dispondrá del liderazgo, los recursos y la escala para situarse al frente de una nueva era de movilidad sostenible”. También han destacado que “la empresa resultante será el cuarto fabricante mundial por volumen y el tercero por ingresos con unas ventas anuales de 8,7 millones de unidades y unos ingresos combinados de casi 170.000 millones de euros”.

Tanto PSA como FCA han dejado patente que la compañía resultante tendrá uno de los mayores márgenes en los mercados donde más presencia tienen, es decir, Europa, Norteamérica y Latinoamérica. Sin embargo, han destacado “la oportunidad de remodelar la estrategia en otras regiones”.

Esta unión genera una cartera con 12 marcas

Por lo tanto, este nuevo entramado genera una cartera de marcas realmente amplia. Por parte de PSA se incorporan Peugeot, Citroën, DS y Opel Vauxhall. Por otro lado, FCA añade Abarth, Alfa Romeo, Chrysler, Dodge, Fiat, Jeep, Lancia y Maserati. De esta manera, son 12 las marcas que colaborarán y de las que seguro veremos trabajos en común como nuevas plataformas o modelos con elementos comunes.

Hace unos días conocimos que la FCA estaba lanzando los nuevos Fiat 500 Mild Hybrid o el Lancia Ypsilon Mild Hybrid, dos modelos de hibridación ligera que pretenden maquillar el retraso del grupo en materia de electrificación. Sin duda, este acuerdo les ayudará gracias a la fuerte apuesta de PSA por la electrificación. Sin embargo, el grupo francés si que podrá introducirse en el mercado americano donde FCA tiene una fuerte presencia.