Acudimos a la presentación y a la prueba del Subaru Forester Eco Hybrid, el primer coche híbrido de la marca que tiene la premisa de mantener intacto su ADN

El Subaru Forester es una referencia entre los modelos de la firma que toma la constelación de Pléyades como logotipo. Y es que, si de las estrella principal de este cúmulo se tratara, el todocamino de la marca es el vehículo más popular gracias a haber conseguido alcanzar los 4 millones de unidades fabricadas.

A lo largo de ya cinco generaciones, en los más de 20 años de trayectoria por las carreteras, concesionarios y garajes de sus propietarios, este coche ha mostrado diferentes carrocerías y propulsores.

Pero es cierto que, respecto de la anterior, entre la cuarta y la quinta, las diferencias exteriores son sutiles, tanto que podría llegar a pensar que se trata de un «lavado de cara» o restyling.

Nada de eso.

De entrada, el nuevo Subaru Forester nace de la nueva plataforma de Subaru, la SGP, lo cual supone que los coches que ya están disponibles en el concesionario sean completamente diferentes a los que han sustituido.

De hecho, una de las primeras impresiones sobre sus diferencias y bondades, fue al iniciar la prueba del Subaru Forester Eco Hybrid, nada más entrar.

La habitabilidad y el confort del Subaru Forester híbrido

Este coche se muestra más espacioso y acogedor, debido a la nueva arquitectura ofrece cerca de 13 cm más de anchura para sus ocupantes y además, gracias a la generosa superficie acristalada, aumenta la luminosidad interior, más si cabe en el acabado del pack Executive Plus, que incluye techo solar, ofrece una habitabilidad basada en el confort, la versatilidad y en un diseño atractivo y elegante.

De nuevo, la posición del conductor es uno de los puntos fuertes a la hora de disfrutar el coche. Con una regulación completa del asiento y del volante, la gran panorámica que ofrece a través de los cristales, de los espejos y de las cámaras de apoyo a los espacios comprometidos, es difícil encontrar puntos muertos críticos.

Además, en movimiento, sobre todo en vía rápida, aunque luego abordaremos el comportamiento durante la prueba del Subaru Forester Eco Hybrid, la butaca de quien comanda este polivalente vehículo disfruta de tanto de su comodidad, como de su ergonomía como de su eficacia en cuanto a sujeción.

Como la del acompañante, que dispone de mayor libertad de movimiento y de aire frente a sí mismo. Las plazas traseras, para 3 ocupantes, dan cabida a tres adultos de talla reducida o bien a dos desde un tallaje medio sin comprometer su espacio, al revés, en caso de viajar dos personas detrás, los pilares posteriores no comprometen la habitabilidad posterior ya que, desde los reposacabezas de estos puestos hasta la puerta del maletero la caída de la cúpula del techo solo se orienta hacia al suelo una vez que el techo y el paso de rueda trasero se enlazan con una línea imaginaria perpendicular al suelo.

Nuevo Forester Eco Hybrid Exterior Matricula Española (48)

De nuevo, por la altura de la boca de carga y por la forma de la misma, el maletero ofrece una fantástica introducción y extracción de bultos que, a pesar de esconder el acumulador eléctrico de, recordemos, el primer Subaru híbrido comercializado no solo no compromete su volumen respecto de la generación a la que sucede sino que aumenta hasta en 4 litros el volumen disponible, en total, 509 L.

Subaru mantiene su apuesta por la tecnología referente a la protección y a la seguridad de sus ocupantes y de quienes se sitúan en el entorno del vehículo y durante la prueba del Subaru Forester Eco Hybrid pudimos comprobar las novedades en cuanto a los asistentes que intervienen en situaciones comprometidas.

Destacando el, Reverse Automatic Braking que detiene el coche cuando detecta un objeto en la zaga mientras el vehículo circula marcha atrás, por ejemplo, en la maniobra de estacionamiento, o el Driver Monitoring System, el de reconocimiento facial que, no solo es capaz de gestionar la identificación de hasta 5 usuarios diferentes del coche sino que configura el coche según los gustos y ajustes en cuanto a la posición del asiento, espejos, pantallas de información, climatización, permitiendo una personalización según se posiciona en el asiento del conductor uno de estas 5 personas reconocidas por el sistema, evitando la regulación manual de estos aspectos.

Un sistema que, actúa en modo vigilante de ciertas conductas como es la pérdida de contacto con la imagen frente a quien conduce si se gira, se baja la mirada la cabeza dando aviso de que se puede sufrir fatiga o distracción al volante.

El equipo de información y entretenimiento sigue apoyándose en las tres pantallas habituales: un TFT tras el volante, la que se se ubica en lo alto del salpicadero, que ahora incluye información como la propia del sistema eléctrico de almacenamiento y motriz y algunos parámetros más como la inclinación del coche, la principal, la que se ubica en en centro de la consola central mantiene su apuesta por prescindir de un navegador propio pero, en contrapunto, permite conectividad al teléfono móvil para los terminales con sistemas de Android o iOS lo cual suple esta carencia.

Pero vayamos adonde realmente la prueba del Subaru Forester Eco Hybrid cobra sentido.

Subaru Forester Eco Hybrid, un verdadero todo terreno

Y me gusta diferenciar entre todoterreno y todo terreno.

Algo que, a lo largo de las generaciones del Subaru Forester que he podido conducir, siempre me ha demostrado este vehículo es que es un coche polivalente, apto como coche familiar en viajes largos o vehículo rutero hasta que las condiciones se complican y entonces es necesario recurrir a alguno de los aún supervivientes y reyes del off-road.

Es decir, considero que el Subaru Forester es un automóvil apto para todo tipo de terrenos: asfalto, tierra, barro e, incluso nieve. Pero el nuevo es aún mejor que el que tuvimos la oportunidad de probar este mismo año, el que monta, y será por última vez para este modelo, el sistema bi-fuel con GLP como carburante alternativo.

A pesar de incorporar un equipo eléctrico, esto no supone una intrusión en la forma de trabajar del motor bóxer asociado a una caja de cambios Lineartronic, que reparte el trabajo a las cuatro ruedas a través de la tracción integral Symmetrical AWD, apoyada en un sensacional control activo del par motor, según las exigencias de la conducción.

El resultado global es el de un coche que mantiene el carácter de los motores de opuestos enfrentados que ponen en cada una de las ruedas la energía necesaria de manera eficaz pero que ahora resulta incluso más eficaz y divertido de usar.

El coche, gracias al motor eléctrico, que aporta 16,7 CV de potencia y que está integrado en la caja de cambios, vierte, de manera coordinada, su potencia junto con el bloque térmico 2.0 de 150 CV, lo cual mejora la respuesta en bajas y realiza el apoyo en momentos como aceleraciones en movimiento bien ejerce de propulsor activo el inicio de la marcha.

El resultado es un motor que, en los más de 100 km recorridos, fundamentalmente, por vía rápida con importantes desniveles y cambios de ritmo, y carretera interurbanas, llegó a marcar un consumo de 8 litros.

Pero, por si fuera poco, donde más disfruté en asfalto este coche fue cuando el trazado se volvía más sinuoso porque, a pesar a que el equipo eléctrico supone contar con 110 kg de peso añadido, su ubicación permite un reparto de pesos más equilibrado (60-40) y esto se traduce en un aplomo mayor, propio de otro tipo de carrocerías.

Se desliza muy bien y se apoya con gran solvencia en el eje trasero, que se acompaña los movimientos de un tren delantero, cuya dirección se nota algo más precisa y liviana, pero sin ser flácida, lo cual fomenta el placer al volante.

Un disfrute que viene también a partir de las bondades de la nueva plataforma de construcción y que suponen un aumento en la rigidez del chasis del 100 por cien, del 70 para la rigidez torsional y un 40 % en cuanto a la absorción de la energía pero, sobre todo, donde se nota es que reduce un 50 por ciento el balanceo.

Ahora el coche es aún más estable en virajes cerrados o bruscos o cuando se lucha contra inercias laterales, talón de Aquiles, junto con la eficiencia aerodinámica, de gran parte del catálogo de SUV comercializados del momento.

El cambio automático Lineartronic, a pesar de ser uno de los elementos menos emocionantes para quienes buscan una conducción más dinámica, se comporta de manera más agradable y menos estridente que en otros casos en los que no se asocia a un equipo híbrido.

Es cierto que durante la prueba del Subaru Forester híbrido pude identificar momentos en los que, por ejemplo, a 1.500 rpm, el sonido del motor era más estridente de lo que podría esperarse para lo que la aguja del cuentarrevoluciones mostraba pero, en favor de la nueva caja, el uso de las levas tras el volante alivia, agiliza la secuencia de marchas y se agradece cuando el cambio es mejor que gestione su conducción que el sistema inteligente tome el control del mismo.

Un coche híbrido al que le encanta disfrutar de la naturaleza

Y si el coche se disfruta sobre el asfalto, donde más merece la pena llevar y realizar la prueba del Subaru Forester Eco Hybrid es fuera del mismo.

Dadas las condiciones ambientales que vivimos, los caminos de tierra por donde transitamos se mostraban embarrados, con roderas de considerable profundidad y con diversas balsas de agua que había que cruzar.

Condiciones donde el nuevo Subaru Forester nos demostró que cumple y demuestra una grandísima capacidad para comportarse con más que dignidad, superando situaciones donde otros serían incapaces de asomar el hocico, en parte, como siempre, gracias a la combinación entre el motor bóxer y la tracción integral.

Además, cabe destacar que las unidades utilizadas durante la prueba del Subaru Forester Eco Hybrid montaban ruedas de verano para demostrar que, si bien es el neumático elegido por la mayoría de los clientes, aún y con la monta de una rueda destinada a un uso bien distinto al dado el coche no solo «sale de los entuertos» propuestos sino que lo hace con soltura y comodidad ya que la suspensión y el chasis absorben con gran solvencia los ajetreos de la actividad por terrenos agrestes.

Para los interesados en otro tipo de neumáticos, dirigidos a un uso más aventurero firmados por Yokohama, es posible realizar la elección y petición de otros modelos cuando se realiza la orden de compra.

Conclusión

El nuevo Subaru Forester Eco Hybrid, que como apuntaba al inicio del texto, ya está disponible y a la venta en los concesionarios de la marca, inicia su comercialización con un precio desde 34.350 para el acabado de base, el Sport Plus, pero que, gracias a la campaña actual queda desde 32.450 euros e incluye:

  • Seguridad Preventiva EyeSight
  • Symmetrical AWD permanente
  • X MODE con control de descensos VDC + TCS + Control activo de par
  • 7 Airbags
  • Aviso de ángulo muerto y tráfico trasero
  • Llantas de aleación de 17”
  • Climatizador bizona con salidas traseras
  • Cambio Automático 7V con levas
  • Faros Full Led adaptativos
  • Asiento delantero del conductor eléctrico
  • Multimedia 8” con cámara trasera
  • Apple CarPlay + Android Auto

En caso de elegir el acabado Executive, que, según las impresiones vividas en esta prueba del Subaru Forester Eco Hybrid es el acabado más equilibrado en cuanto a su relación calidad-precio,se fija en 35.150 euros, gracias al descuento de la campaña y añade

  • Driver Monitoring System
  • Frenada de emergencia marcha atrás
  • Monitor de vista lateral
  • Sistema de acceso y arranque inteligente
  • Portón trasero automático
  • Asientos delanteros eléctricos con función memoria en el del conductor
  • Asistente de luces de carretera
  • Sensor de lluvia
  • Memoria en el asiento del conductor
  • Cristales traseros tintados

Por último el equipamiento del Executive Plus del Subaru Forester híbrido supone un desembolso de 36.650 euros por los que incorpora, respecto del Executive:

  • Asientos de cuero
  • Techo solar automático
  • Acceso con código PIN

En cualquier caso, el precio del Subaru Forester híbrido supone un verdadero aliciente en la compra de un coche polivalente y eficaz allá donde quiera que se ubique.

Carrocería
Puertas
Maletero (l.)
Todo Terreno5505 - 509
Consumo Medio (l/100km)
Potencia (CV)
CO2 (g/Km.)
0,0 - 8,5147 - 241148 - 197

Ver todas las versiones del Subaru Forester (27.900€ - 44.740€)