Unas semanas después de ver cómo Skoda sacaba la versión más radical del Skoda Kodiaq bajo la etiqueta “RS” (motor biturbo diésel de 240 CV que tiene una pinta excelente), nos pusimos al volante de la que podemos considerar como la opción más racional de la gama. Y es que al SUV más grande de la marca checa le sienta como un guante el motor TSI de 150 CV. Una unidad que, asociada al cambio DSG de 7 velocidades, hace subir de nivel al Kodiaq y llevarle a los puestos de honor de un segmento cada vez más poblado.

El padre de la familia SUV de Skoda abanderó el salto de calidad con el que la marca checa viene sorprendiendo gratamente con cada lanzamiento. Ahora, en plena ofensiva SUV con la llegada del Karoq y la presentación del Kamiq, el Skoda Kodiaq sigue manteniendo la forma. Y buena culpa de ello la tiene este motor TSI de 150 CV que se ha ido extendiendo por toda la gama no solo del fabricante checo, también en el resto de marcas del Grupo Volkswagen, y en todo tipo de modelos.

Este motor llegó para sustituir al anterior bloque gasolina de la gama, el 1.4 TSI de también 150 CV. Sus diferentes configuraciones forman un potente abanico con el que satisfacer a todos los clientes del Kodiaq, convertido en referencia total del segmento por su imbatible relación calidad/precio y una dinámica sobresaliente en todos los sentidos.

Nosotros hemos convivido con el modelo que combinaba está motorización con cambio automático DSG de 7 velocidades –más que recomendable–, tracción delantera y 7 plazas. Pero Skoda ofrece posibilidades de tracción total, cambio manual de 6 velocidades y versión 5 plazas para combinarse entre sí, en función del acabado elegido, para obtener el Kodiaq que más se adapte a cada uno.

Y también ofrece otro motor diésel, el 2.0 TDI con potencias de 150 o 190 CV. ¿Cuál es la mejor opción de compra? En nuestra prueba os intentaremos despejar las dudas.

Skoda Kodiaq Style 1.5 TSI 150 CV

Como ya os avanzábamos, nuestro Skoda Kodiaq de pruebas ha sido el modelo con acabado Style y el motor 1.5 TSI de 150 CV con cambio DSG, tracción delantera y 7 plazas. El acabado Style cuenta con un equipamiento realmente completo de serie (sensores de aparcamiento, climatizador trizona, virtual cockpit, llantas de aleación de 18”, sistema de arranque y acceso/salida sin llave o portón trasero eléctrico) y ofrece el Kodiaq con un precio de salida de 30.000 € con la actual campaña de Skoda. ¿Hay algún SUV con esta carta de presentación a mejor precio? La verdad, difícil superar lo que ofrece Skoda.

Si a ello le sumamos una dinámica de conducción muy, pero que muy, interesante, el Skoda Kodiaq se posiciona claramente como una de las referencias del segmento. ¿Por qué? Porque el motor mueve los 1.625 kg de peso del Kodiaq con mucha soltura, respondiendo con agilidad desde muy abajo (una vez superas las 1.500 vueltas) y ofreciendo un alto ritmo de empuje siempre que es necesario.

Aquí, la finura del cambio automático DSG (como siempre en el Grupo VAG) tiene mucho que ver, respondiendo perfectamente ante el pie derecho del conductor y adaptando la entrega del motor según los tipos de conducción disponibles (Confort, Normal y Sport). Modos que ajustan la precisión de la dirección, la amortiguación y la respuesta del acelerador haciendo del Kodiaq un vehículo realmente agradable de conducir en todo tipo de situaciones. Además, las versiones 4×4 pueden equipar una suspensión adaptativa que incluye un modo off-road por 920 € extra.

Mención aparte merece la tecnología de desconexión de cilindros que ha implementado Skoda para esta unidad del Kodiaq. Un as bajo la manga con el que el coche consigue reducir los niveles de consumo, gestionando de forma eficiente la inyección de combustible. Y es que, cuando nos movemos en marchas altas y con desarrollos desahogados, la centralita deja de inyectar combustible en un par de cilindros y el Kodiaq puede moverse con el motor funcionando en modo “dos cilindros” hasta que volvamos a necesitar una mayor entrega de par (el máximo es de 250 Nm).

En concreto, esta tecnología suele entrar en acción con el motor girando a menos de 1.800  rpm y a velocidades de alrededor de los 100 km/h (a los 130 km/h se corta). Con esta tecnología, Skoda reduce el consumo en medio litro a los 100 km (no pasa de los 5 l/100 km con la mita de cilindros), haciendo más llevadero el consumo medio total obtenido en nuestra prueba, de 7,9 litros en ciclo combinado de autopista, carreteras secundarias y tramos urbanos.

En resumen, con este Skoda Kodiaq 1.5 TSI nos encontramos ante un SUV con mayúsculas. Un vehículo que se mueve con soltura, que se sujeta bien sobre el asfalto sin acusar balanceos a no ser que le llevemos al límite, con buenos niveles de consumo y una practicidad sobresaliente (buen campo de visión, puesto de conducción cómodo y las soluciones Simply clever típicas de Skoda).

Además, los 735 litros de capacidad de su maletero (con dos filas de asientos disponibles) son referencia del sector. Y su tercera fila de asientos, aunque incómoda para un adulto de tamaño estándar, vienen bien para salvar alguna que otra situación de ‘overbooking’ familiar. En el debe, la necesidad de implementar la conexión de Android Auto sin necesidad de cables, como ya está incluyendo la marca checa en sus últimas novedades.

Gama Skoda Kodiaq

Dejando de lado la versión RS, pensada para clientes más prestacionales, la gama del Skoda Kodiaq ofrece un amplio abanico de motorizaciones disponibles. Como ya hemos dicho, los motores gasolina y diésel se pueden combinar con cambio manual o automático y tracción 4×2 o 4×4, con posibilidad de 5 ó 7 plazas. Todo ello, con 6 versiones de acabados diferentes con especificaciones muy concretas en algunos casos. Es decir, que si queremos comprar un Kodiaq, primero hay que pensar para qué lo queremos y qué buscamos encontrar en este SUV.

Si queremos un todocamino familiar, estándar, con indiferencia del número de plazas y la tracción, los acabados Active, Ambition y Style nos aportan muy variadas posibilidades. Con el acabado Scout nos encontramos un Kodiaq más campero, con mayor altura al suelo para ganar en capacidades off-road y siempre con tracción 4×4. El Sportline pone el foco en detalles deportivos que dan un punto picante a esta versión. Y por último, el acabado Laurin & Klement (L&K), sube el nivel de exclusividad con un equipamiento más lujoso que pone al SUV a la altura de un modelo Premium… sin pagar el sobrecoste que implica elegir otras marcas.

Así quedaría la gama Skoda Kodiaq:

Skoda Kodiaq Active…………….  Desde 23.300 €
Skoda Kodiaq Ambition………..   Desde 24.900 €
Skoda Kodiaq Style……………..   Desde 30.000 €
Skoda Kodiaq Sportline………..   Desde 28.300 €
Skoda Kodiaq Scout…………….   Desde 32.500 €
Skoda Kodiaq L&K………………   Desde 33.950 €

Y partiendo de estos números, a los que pocos pueden hacer frente, habrá dos puntos preferenciales que marquen la decisión de compra. Más o menos necesidades off-road y cuánto equipamiento queremos. Si necesitamos algo más campero, la versión Scout será la más acertada. Mientras que si primamos tener un Kodiaq lo más equipado posible, con la versión L&K estaremos ante un coche que compite de tú a tú ante rivales Premium, por un buen puñado de euros menos.

Dejando de lado estas dos opciones, enfocadas a un público específico. Tenemos las dos opciones de partida, Active y Ambition, que ofrecen todas las posibilidades mecánicas de la gama y opción de sumar una tercera fila de asientos por 1.045 € más. En plena ola ‘anti-diésel’ y con el buen rendimiento que ofrece el 1.5 TSI que hemos probado, podemos tener un Skoda Kodiaq con un buen nivel de equipamiento (permitiéndonos meter algún extra interesante como asistentes de seguridad o navegador), cambio DSG y tracción trasera, por unos 25.000 €.

Un SUV con mayúsculas, a los que pocos pueden hacer frente y cuyo mayor rival podría encontrarlo precisamente dentro de casa. Porque si el Kodiaq nos queda un poco grande… tenemos un Karoq muy bien equipado por poco más de 20.000 € (actualmente disponible a partir de los 19.300 €) que te ofrece todo lo que un SUV debe ser.

Carrocería
Puertas
Maletero (l.)
Todo Terreno5530 - 720
Consumo Medio (l/100km)
Potencia (CV)
CO2 (g/Km.)
0,0 - 7,4125 - 240131 - 170

Ver todas las versiones del Skoda Kodiaq (25.730€ - 50.750€)