Nos ponemos al volante y ponemos a prueba al Seat Mii Electric, el primer coche eléctrico de Seat y que quiere serlo de una gran mayoría

Seat viene a por todas con su primer coche totalmente eléctrico. Tanto es así que el precio del Seat Mii eléctrico es de derribo: 17.900 euros. Cierto que hablamos de una cantidad a la que se le ha aplicado los descuentos y posibles promociones de la marca si se acepta la financiación propia pero, incluso, podría ser más bajo si se pudiera aplicar algún descuento público como pudiera ser el del plan Moves o similares.

Con todo esto, el PVP del coche parte desde 21.230 euros e, incluso, incluye Wallbox, una cantidad que le reporta ser el coche eléctrico más barato del mercado pero ¿cómo puede ser esto? Es muy sencillo. Se trata de un coche muy sencillo. Sin lujos. Sin concesiones a las modas pero al que no le falta nada de la receta para triunfar entre los utilitarios.

Pero no por ello hablamos de un coche de baja calidad, al contrario, es un coche muy correcto para el uso que se le presupone: urbano, de diario y conectado a la nueva era de la automoción.

La habitabilidad del Seat Mii Electric

Su espacio interior ofrece hasta 4 plazas y su habitabilidad es correcta, con tapizados vistosos en tela, un cuadro de instrumentación exclusiva y, lógicamente, enfocado a su condición como coche eléctrico, con arranque por inserción de llave, palanca de velocidades y freno de tradicional, con una consola central cuyo equipo multimedia es sencillo, intuitivo y sin complicaciones.

El salpicadero cuenta con un acabado propio y su diseño recuerda a una placa de un dispositivo electrónico. El tacto es agradable aunque, las puertas lucen unos paneles que no cubren por entero el interior de la misma y resultan fríos, en todos los sentidos, visual y físicamente ya que transmiten el calor exterior.

Las plazas traseras ofrecen el espacio justo para una persona de mi altura y tamaño (180 cm y un tallaje entre M y L) siendo el maletero una de las mayores sorpresas que tuve al comprobar que, a pesar de marcar, 251 litros, es factible trasladar dos maletas de tipo cabina sin problemas, óptimo, pues, incluso como coche para fin de semana o trasladar la compra semanal del súper.

Es decir, por un lado ofrece todo lo que un coche eléctrico de nuevo cuño debe tener: desde una apariencia más conectada, gracias al acabado exclusivo, hasta un equipo de almacenaje y propulsión eléctrico capaz de permitir desplazamientos de media distancia (gracias a su homologación en ciclo combinado de algo más de 250 km) y una capacidad de regeneración que permite ampliar su autonomía circulando por ciudad de tal forma que, según los datos manejados y ofrecidos por Seat durante la rueda de prensa posterior a la prueba del Seat Mii Electric, permitirían circular las distancias medias que se recorren de media quienes hacen uso de su coche en modo urbano los 5 días laborables sin necesidad de recargar, dejando esta acción para el fin de semana y con un tiempo a invertir, para lograr la capacidad más realidad de carga, la del 80 por ciento, en alrededor de una hora, cuando el coche toma energía desde una toma de corriente continua y 40 kW.

Dinámico y estable

La prueba del Seat Mii Electric se desarrolló en su mayoría por carreteras interurbanas con una baja densidad de circulación en núcleo urbano donde mostró un comportamiento estable y ágil. En cuanto al uso de energía, este coche padeció una mañana de frío intenso, uso de calefacción y asientos calefactables que supuso un descenso drástico de la autonomía cuando circulábamos a velocidad constante por autovía.

Si bien, al adentrarnos por carreteras secundarías y, aplicando la regeneración energética en unos niveles elevados, de los 4 que ofrece, el coche no puede manejarse prescindiendo del pedal del freno, conducción con un pedal único, pero sí que ayuda a decelerar y a conseguir regenerar electricidad de manera considerable.

Algo que sí sucede en ciudad. Finalizando la prueba, el recorrido se adentraba en plena urbe, en Madrid, lo cual, apoyado en una densidad de tráfico intensa, recargó significativamente las baterías de la unidad utilizada en la prueba del Seat Mii Electric.

Un coche con todo lo necesario para triunfar

A modo de conclusión, este coche merece mucho la pena en su valoración global.

No cabe duda de que el precio del que parte del Seat Mii eléctrico, es uno de sus mayores atractivos, más si cupiera la posibilidad de recibir ayudas públicas. Su calidad de acabados es ajustada al coste pero no decepciona a menos que las expectativas fueran alejadas de lo que por unos 21.000 euros se pudiera encontrar en el mercado de los coches eléctricos.

Además, este coche se dirige a una clientela motivada por la movilidad eléctrica necesitada de alternativas asequibles y a la que propuestas más limitadas, como podría ser la fabricación del vehículo dereivado del prototipo Seat Minimo, resultan insuficientes, por lo que, en conjunto, el producto concepto y características de este coche podrían hacer de este Seat Mii eléctrico uno de los vehículos de ciudad más populares del próximo año ya que, desde febrero de 2020 estará disponible en los concesionarios de la marca.