Acudimos a Sitges para conocer en primera persona la apuesta más arriesgada y, a la vez, más segura entre los nuevos crossover. Sometemos a prueba al nuevo Lexus UX 250h

Acudimos a la presentación en Barcelona del nuevo modelo de la marca japonesa Lexus sabiendo de antemano que éste debería ser uno de los mejores SUV de 2019.

Lexus quiso apostar por un crossover urbano que recogiera lo mejor de la conducción de un compacto en un vehículo con arquitectura de SUV, no solo sin comprometer el resultado final, sino ofreciendo un producto equilibrado y atractivo. Con la premisa del gran desafío al que se enfrentaba el fabricante, que era contar con un centro de gravedad bajo en todo un Sport Utility Vehicle, es decir, un SUV, encontrar un balance entre ambos segmentos ofreciendo un coche de calidad, en todos los aspectos, es algo que solo los mejores pueden demostrar. Y, tras realizar la prueba del nuevo Lexus UX 250h, creo que la marca japonesa ha logrado alcanzar su objetivo.

Además, este coche debería ser concebido bajo la plataforma común para Lexus y su marca matriz, Toyota, la plataforma modular TNGA. Por eso, el nuevo Lexus UX 250h se ofrecería con tracción delantera o total, dependiendo de la versión, contando, en cualquier caso, con un motor híbrido de gasolina, de dos litros de cilindrada, apoyado en un sistema eléctrico autorrecargable, quedando asociado, inexorablemente, a una caja de cambios de transmisión variable continua o CVT. Todo ello, ofreciendo hasta cinco niveles de acabado disponibles: ECO, Business, Executive, Luxury y, el a priori más deportivo, F Sport.

Prueba de conducción del Lexus UX 250h Luxury

Llegados al punto de inicio de la actividad, nos disponemos a comenzar la prueba del nuevo Lexus UX 250h y nos subimos en una de las unidades del Lexus UX 250h con acabado Luxury.

De entrada ocupo el asiento del copiloto y las sensaciones de confort y de esmero están presentes según me conjugo con la butaca cuya ergonomía resulta óptima para mi metro y ochenta centímetros de altura y talla de chaqueta, siempre en el límite entre la talla M-L.

El aire que se respira en el habitáculo del Lexus UX 250h emana el concepto omotenashi, principio de hospitalidad japonés, que me lleva a pensar que Lexus ha puesto lo mejor de sí en cada detalle.

No siempre con acierto ya que, los controles analógicos cilíndricos sobre el cuadro digital de instrumentación y la eterna botonera del volante o la de la climatización siguen siendo, según mi opinion, injustificables en un coche con aspiraciones elevadas y que no tienen cabida en estos Lexus de nuevo cuña. Pero, a poco que conozcas la mentalidad japonesa te das cuenta que hay aspectos en los que, si ellos dicen ‘iie’ (no), es iie y no hay más que rebatir.

Pero, detalles con los que podría convivir al margen, emprendemos la marcha con la habitual inercia que el modo EV de los motores híbridos de origen Toyota ofrecen al iniciar el movimiento. Poco después entra en acción el motor de dos litros de gasolina que la unidad de prueba del Lexus UX 250h que ocupamos monta.

La rumorosidad en el interior es baja y la confortabilidad de la butaca del acompañante incita a viajar con relax, disfrutando del paisaje de la Comarca del Penedés contemplando los soleados viñedos y campos agrestes que poco tienen que envidiar a la famosa Toscana italiana.

Pero volvamos a la marcha del vehículo. Desde el asiento aledaño al conductor se percibe un dinamismo impropio de un SUV. Y eso, para mí, es bueno. El coche parece pegado al suelo y transmite de forma muy correcta la información del pavimento, sin balanceo ni oscilaciones sobre el punto de equilibrio. Calca con la justa repercusión, sobre todo, las irregularidades que supera con muy buenas maneras. Incluso, se desenvuelve con decencia entre las curvas enlazadas de la carretera de montaña que rodea el Parque Natural de Garraf. Quizás le falte mayor precisión al volante, algo que espero de la versión F-Sport.

Llega el cambio de conductor y mi compañero me cede el asiento. Ajusto la butaca sorprendido ya que, soy capaz de dejar al 100 % mi posición a mi gusto. Algo que no suelo lograr la primera vez que me monto en un coche y menos en un crossover. Desde la profundidad y altura del volante, a la altura y distancia de mi cuerpo a la luna delantera, a los pedales, la inclinación del respaldo e, incluso, en una parada obligada para contemplar el paisaje, fuerzo a ver hasta cuán profundo me puedo ubicar y hasta qué distancia al techo me deja el asiento del nuevo Lexus UX 250h. Sorprendentemente, me hundo hasta situar mis ojos frente a la línea superior del cuadro de los relojes y me elevo a una distancia máxima que deja ‘tres dedos’ de espacio respecto del techo.

De nuevo retomo la marcha, compruebo que, con una conducción eficiente, sin fuertes aceleraciones y con una mentalidad propia de conducir un coche con un sistema híbrido eléctrico de apoyo, el coche puede marcar en carreteras sinuosas medias ligeramente por encima de los 6 litros de carburante y que, en la mayoría de las zonas rectas soy capaz de circular en modo eléctrico gracias a las velocidades máximas establecidas en estas carreteras interurbanas con infinidad de cruces e incorporaciones.

Eficaz sí, deportivo no.

Y, de vuelta a las curvas enlazadas compruebo que este coche no es un ‘tiralíneas’. Es cierto que, gracias a la tracción eléctrica a las cuatro ruedas, E-Four, lo que Lexus llama tracción integral, el apoyo en el eje trasero compensa la falta de eficacia de una dirección que se me antoja perezosa y con tendencia al subviraje y que no es tan efectiva como quisiera en esta carretera. Algo que se replica en situaciones urbanas en giros cerrados ya que, el radio de giro no llega a ser amplio como mi manos y mi cerebro esperan que sea.

Al margen, la dirección es cómoda, quizás un tanto dura en cualquier modo que no sea la configuración más deportiva. Pero que no deja de ser correcta para un coche sin pretensiones deportivas. Algo lógico si entendemos que estamos haciendo la prueba de un Lexus UX 250h, un crossover alejado del concepto de coche deportivo.

Valoración del del Lexus UX 250h Luxury

Finalizada la prueba del Lexus UX 250h con acabado Luxury, dejo macerar mis impresiones. Este coche es delicioso. Es cómodo, elegante, atractivo, sobrio pero con carácter y me refiero tanto en cuanto a estética como en cuanto a dinámica.

Es cómodo como ocupante y como conductor. Quizás sea comprometido en sus plazas traseras ya que, al situarme con el asiento delantero ajustado a mi altura, la distancia entre mis rodillas y el respaldo apenas deja aire y mis pies tampoco tienen demasiado espacio para, tan siquiera, hacer los obligatorios ejercicios antientumecimiento que un largo viaje recomendaría hacer. Además, la distancia al techo me resulta comprometida para una persona ligeramente más alta que yo.

Como comprometido es el volumen del maletero: nuestras dos maletas de equipaje de mano ocupan casi la totalidad del espacio útil. La marca asegura que cubica hasta 283 litros para la versión E-Four como nuestra unidad de prueba, pero, en la vida real, me cuesta «ver» ahí dentro, por ejemplo, un carrito de bebé plegado junto con una maleta más grande que la que ya he metido.

Aún así, la calidad de los materiales en la banqueta trasera replica lo que percibo sentado en la línea de asientos delantera. Por eso es elegante, como también su movimiento.

Se desliza con el dinamismo propio de un compacto sin pretensiones deportivas, pero un compacto capaz de defenderse donde una berlina burguesa perdería la compostura y un SUV… directamente, no metería un SUV. Sus reacciones son equilibradas y tiene una respuesta correcta, desde el equipo formado por el motor, quizás un poco estridente a altas revoluciones, y unos frenos óptimos para un coche de 184 CV y un peso, en vacío, de más de 1.600 kg.

Sus líneas exteriores, con filos cortantes que se combinan con líneas curvas y portentosa musculatura de su carrocería, muestran el atractivo frío y sobrio típico de la simpleza del diseño japonés de otros modelos de la marca, como son el deportivo Lexus RC o el todocamino Lexus RX.

Una frialdad que contrasta con un carácter noble y servicial, dispuesto a satisfacer a sus ocupantes con lo mejor de sí mismo. Sobre todo a quienes disfruten de los detalles de la zona delantera como son los acabados que simulan el papel washi sobre el salpicadero o un head-up-display virtual que se proyecta en la luna, tras el volante, que evita tener que distraerse mirando la pantalla central, manejada por el joystick de la columna entre los asientos delanteros. Ésta, la pantalla principal de la consola, es otro de esos detalles enquistados de Lexus que se niega, por principios, a ofrecer en versión táctil.

Pero, como aún no creo que se haya diseñado el coche perfecto de cada conductor, me mantengo en mi disposición de afirmar que el Lexus UX 250h E-Four en acabado Luxury es todo un acierto.

Un coche que, de inicio, tiene un precio que se me antoja, lejos de ser popular o populista, próximo a lo que otras marcas venden como producto premium. El precio del Lexus UX 250h Luxury parte de 55.500 euros.

Por debajo de esta cuantía está la otra variante que voy a tener la suerte de conducir. El Lexus UX 250h F-Sport, también con tracción a las cuatro ruedas.

Prueba del conducción del nuevo Lexus UX 250h F Sport

El paquete F Sport del nuevo Lexus UX 250h es bien distinto del acabado Luxury. De inicio, los asientos me parecen más llamativos pero menos cómodos, echo en falta elementos como los programas de memoria que guarda la configuración de los mismos. Además encuentro a faltar otros accesorios o elementos secundarios con los que, directamente, no cuenta ni como opcionales. Pero, donde mayor diferencia hay es en la conducción.

A pesar de contar con el mismo motor, la respuesta del Lexus UX 250h F Sport es algo más inmediata y poderosa, que no eficaz. Aporta de forma distinta la respuesta del conjunto híbrido pero, de nuevo, en carreteras reviradas, el Lexus UX 250h F Sport no resulta mucho más dinámico que, por ejemplo, el Lexus UX 250h Luxury, a pesar de que ambos cuentan con tracción a las cuatro ruedas y con la Asistencia activa en curvas, ACA (Active Cornering Assintant). Pero sí que resulta más «glotón», ya que roza los 7 litros de consumo medio.

De hecho, la suspensión me resulta menos comunicativa, a pesar de que, en ambos acabados cuenta con la suspesión AVS (Adaptative Variable Suspesion), es más rígida y no transmite tanto cómo la del Luxury, sencillamente es más dura y contundente. El balance entre la comodidad de la variante probada anteriormente y la respuesta en modo Sport y Sport + del F Sport, no resulta un coche más aprovechable en conducción, supuestamente, deportiva.

Es cierto que, sin mediciones en la mano, las sensaciones son una respuesta más rápida y una aceleración algo más instantánea pero echo en falta el head-up-display y esto me obliga a estar pendiente del navegador inserto en la consola central, junto al reloj analógico, marca de la casa.

Los asientos, repito, acaban siendo más deportivos por las orejeras que porta pero el comportamiento del coche no justifican un acabado F Sport. Quizás por estética merezca la pena la distinción pero no en cuanto a sensaciones al volante ya que el Lexus UX 250h F Sport no resulta mucho más emocionante que su hermano, el Lexus UX 250h Luxury.

Mientras, pagar 8.700 euros más por el acabado más exclusivo se me antoja mucho pero tras la prueba del Lexus UX 250h Luxury llego a pensar que es un coche que, sinceramente, se disfruta. Más incluso que el F Sport ya que, al no esperar una conducción más deportiva, el disfrute del viaje se hace más placentero.

La decisión final ¿Lexus UX 250h Luxury E-Four o Lexus UX 250h F Sport E-Four?

Quizás si no tuviera que mirar la billetera o sudando con la calculadora pensando cuál de estos dos coches debería comprar, mi elección sería para el Lexus UX 250h Luxury de tracción a las cuatro ruedas.

Independientemente, el Lexus UX 250h es un coche dirigido a un público joven, y, cuando digo joven, me refiero a una segunda juventud que nos adjudicamos los que rozamos los cuarenta, y que buscan un producto diferente, distinguido, que concuerde su apariencia exterior como interior y que justifique un desembolso mínimo de 33.900 euros, precio del Lexus UX 250h más económico, el del acabado ECO.

Un nuevo Lexus UX 250h que, en sus diferentes acabados y configuraciones, bien merece la pena valorar si entra dentro de las opciones como opción a barajar cuando se busca un coche nuevo. Sobre todo si es para un uso diario para uno o dos pasajeros, o circunstancialmente, cuatro adultos, si los trayectos no son largos. Pero que, como coche familiar, puede suponer más de un quebradero de cabeza a la hora de meter en el maletero algo más que la compra del súper o las mochilas de los críos.

Por cierto, un modelo este Lexus UX 250h que, en toda su gama, luce orgulloso la pegatina ECO de la DGT por lo que, además de ser un coche que se disfruta en su uso, permite evitar las engorrosas prohibiciones ambientales en días de protocolo restrictivo hacia los vehículos con motor térmico exclusivo.

Carrocería
Puertas
Maletero (l.)
Todo Terreno5401 - 404
Consumo Medio (l/100km)
Potencia (CV)
CO2 (g/Km.)
4,1 - 4,818496 - 114

Ver todas las versiones del Lexus UX (33.900€ - 55.500€)