Nuestra prueba del Hyundai i30N Fastback nos ha dejado claro que es un coche con un claro carácter deportivo. Sin embargo, ¿Puede convertirse en un coche de diario? Vamos a verlo.

Hyundai sorprendió al mundo en 2018 presentando la versión más picante de su modelo compacto. Su nombre era Hyundai i30 N  y su segundo apellido hacía referencia al circuito de Nürburgring, por lo que las pretensiones parecían claras.

No todos confiaban en que la marca coreana pudiera lanzar un producto lo suficientemente bueno como para poder competir en un segmento tan competido como el de los GTI compactos. Algunos modelos consagrados como el Renault Megane RS, Seat León Cupra y, sobre todo, Volkswagen Golf GTI iban a ponérselo difícil.

Por lo tanto, el reto era claro: ¿Iba a ser capaz el Hyundai i30N de igualar o mejorar el comportamiento y las prestaciones del Volkswagen Golf GTI? En la primera prueba del Hyundai i30N que hicimos, nos dejó muy claro que sus posibilidades eran muy elevadas, por lo que dejó un sabor de boca inmejorable. Además, nuestros compañeros de Paella Motor hicieron un vídeo que demostraba que el Hyundai i30 N era el perfecto revulsivo del Volkswagen Golf GTI. Os lo dejamos para que podáis verlo:

El 2019 llegó el Hyundai i30N en su variante de carrocería Fastback, con un formato de tres volúmenes aunque de línea muy deportiva. La diferencia de precio respecto al Hyundai i30N en formato hatchback es de 4.000 euros –el Hyundai i30N tiene un precio que parte de los 29.150 euros y el Hyundai i30N Fastback parte de los 33.250 euros-.

Sin embargo, esto tiene truco, puesto que el Hyundai i30N Fastback sólo se puede escoger con el pack Performance. Esto quiere decir que añade al equipamiento de la versión normal elementos como el diferencial autoblocante, un equipo de frenos de mayor potencia, llantas de 19 pulgadas y un sistema de escape con mariposa para regular su sonido. Sin embargo, la diferencia más jugosa del pack Performance son sus 25 caballos extra, por lo que el motor 2.0 TGDI pasa de los 250 a 275 caballos.

Si nos fijamos en los datos, parece que prácticamente todos los compradores se decantan por la variante Performance, y  es que de cada 400 Hyundai i30N que se venden, sólo 14 no son Performance.

Por lo tanto, lo más justo es compararlo con el Hyundai i30N Performance. Si lo hacemos de esta manera, ¡Sorpresa! El precio de la versión compacta y del Fastback son exactamente iguales: 33.250 euros. Por lo tanto, la decisión entre uno y otro se tendrá que basar básicamente en la estética del coche y, sobre todo, en la capacidad de su maletero: el Hyundai i30N Performance Fastback tiene un maletero con 450 litros de capacidad y el Hyundai i30N Performance cuenta con 395 litros de capacidad.

Sin embargo, otro de los retos que tienen los compactos deportivos es tener un carácter deportivo pero a la vez que permita ser utilizado para diario. Por lo tanto, es en este aspecto donde nos vamos a centrar.

¿Es el Hyundai i30N Fastback un buen coche de diario?

Antes de comenzar a analizar esta cuestión, debemos tener una cosa clara: el Hyundai i30N Fastback es un coche orientado a todo aquel que disfrute al volante y que de verdad aprecie un coche deportivo. Por lo tanto, no es un coche destinado a cualquier persona, por lo que claramente tener este coche como daily implica una serie de sacrificios. La incógnita está en si estos sacrificios merecen la pena o, por el contrario, tenerlo como coche de diario se convierte en una locura.

¿Qué tal es el consumo?

Sí, aquí estamos ante uno de los grandes problemas del Hyundai i30N Fastback, y es que estamos hablando de un coche tragón. Sin embargo, depende mucho del uso diario que hagamos del coche: si estamos acostumbrados a hacer viajes por ciudad, prepara la cartera, ya que antes de darnos cuenta tendremos unos terribles 12 litros a los 100 kilómetros en el ordenador de a bordo.

Si por el contrario, el uso que sueles dar al coche es de autopista con velocidades de crucero relajadas, te dejará respirar, puesto que siendo cuidadoso con el acelerador podrás moverte en cifras cercanas a los 7,5 litros.

Obviamente es un coche para aquellos a los que les gusta conducir, por lo que más de un fin de semana elegirás levantarte temprano, hacerte un café y encarar un buen puerto de montaña. En este caso, procura ocultar las facturas de gasolina a tu pareja, puesto que subir de 15 litros a los 100 kilómetros es pan comido.

¿Se puede ir a la compra con él?

El espacio del maletero del Hyundai i30N Fasback es suficientemente amplio (450 litros) y cuenta con unas formas muy regulares, por lo que permite aprovechar bien el espacio. En este aspecto, lo único que puede molestar a la hora de meter bultos grandes es la barra de torretas, porque si tienes pensado a ir al planeta sueco de los muebles, no es el coche ideal.

¿Es un coche cómodo para hacer un viaje?

Sin duda sí. Una de las ventajas del Hyundai i30N Fastback es que tiene unas amplísimas posibilidades para modificar los reglajes. Por lo tanto, si ponemos la suspensión el coche en modo “Eco”, tendremos un confort de marcha correcto. Cuidado con dejarla en modo normal o sport, puesto que nuestro coxis amortiguará cada grieta de la carretera.

También es importante a la hora de hacer un viaje de larga distancia con la familia cerrar la válvula activa del escape para que prácticamente no se escuche nada gracias a su buena insonorización. Tenemos otros dos modos de escape que ofrecen un sonido más ronco y petardeos similares a una Mascletá valenciana, por lo que si no quieres que te dejen de hablar, te recomendamos que te olvides de ellos.

¿Es cómodo para meter a los niños?

Pese a que bajo el capó tenemos una bestia enfurecida de 275 caballos, la habitabilidad del Hyundai i30 N Fastback es prácticamente idéntica a la que podemos encontrar en un Hyundai i30 Fastback convencional. Por lo tanto, contamos con unas puertas traseras con buen ángulo de apertura, aunque la caída descendente del techo puede costarnos más de un chichón al abrochar la sillita. Pese a este mal menor, sí, perfectamente puede llevar a tus hijos.

¿Es un coche fácil de llevar o te hace trabajar?

Dependiendo del uso que le demos, se puede convertir en un coche con un tacto similar al de un coche normal, aunque sí es verdad que la caja de cambios manual tiene unos recorridos muy cortos y directos que delatan su carácter deportivo.

La dirección también tiene un tacto muy directo, aunque dependiendo de cuál de los tres modos de conducción elijamos, la dureza varía considerablemente. Por ello, si la ponemos en el modo más asistido, es perfectamente utilizable en ciudad o en maniobras de aparcamiento.

El Hyundai i30N Fastback cuenta con muy buen agarre, por lo que hay que ser muy brusco con el acelerador para conseguir que pierda tracción y subvire. Por lo tanto, tiene un comportamiento muy noble y obediente a lo que le mandamos con el volante.

Conclusión: ¿Es factible tener como coche de diario un Hyundai i30N Fatback?

La respuesta la tenemos que buscar en el refranero español: “sarna con gusto no pica”. Con esto queremos decir que el Hyundai i30N Fastback no es el mejor coche de diario: sus consumos no son los más bajos, no es el más cómodo del mercado ni tampoco el que mejor habitabilidad tiene.

Sin embargo, pocos coches aportan una mejor relación potencia/diversión/precio que el Hyundai i30N Fastback. Por lo tanto, si eres capaz de aceptar y asumir esas pequeñas limitaciones que le imprime su carácter deportivo, sin duda puede hacer el servicio como coche de diario.