Nos ponemos a los mandos del Hyundai i20 1.0 T-GDi de 100 CV, una variante que nos ha convencido por su refinamiento y buena relación entre prestaciones y consumo.

El nuevo Hyundai i20 es un coche diseñado por y para el mercado europeo que ha visto reforzadas las virtudes que caracterizaban a su predecesor: buena habitabilidad, facilidad de manejo y buena relación entre valor y precio (potenciando la seguridad y la conectividad). El subcompacto surcoreano rivaliza con los grandes dominadores de la categoría, coches como el Seat Ibiza, el Ford Fiesta o el Renault Clio. En Top 10 Motor, nos hemos puesto a los mandos de la versión más equilibrada de la gama, el Hyundai i20 1.0 T-GDi de 100 CV. Estas son las conclusiones que hemos sacado tras probarlo durante una semana.

Motor 1.0 T-GDi de 100 CV: gran relación consumo/prestaciones

El motor 1.0 T-GDi de tres cilindros es la opción más equilibrada de la gama. Este motor turboalimentado está disponible en dos versiones de potencia: 100 CV y 120 CV. La unidad de menor potencia, la que hemos testado, ofrece una gran relación entre prestaciones y consumo, convirtiéndola en la mejor opción de la gama a nuestro entender.

El Hyundai i20 1.0 T-GDi de 100 CV acelera de 0 a 100 km/h en 10,8 segundos (solo 3 décimas más lento que la versión de 120 CV) y alcanza una velocidad punta de 188 km/h (frente a los 190 km/h de la variante superior). Pero dejando a un lado los números, podemos asegurar que estas prestaciones se ven refrendadas en la conducción: el coche tiene un empuje muy adecuado cuando subimos de vueltas y ofrece una recuperación satisfactoria. Estamos ante un motor polivalente, que ofrece un gran rendimiento tanto en carretera (con media de consumo muy razonables) como en zonas urbanas.

Si tuviéramos que ponerle algún pero a este propulsor, sería la poca fuerza que tiene a bajas revoluciones. Aunque el turbo entra en escena a partir de 1.500 rpm, el coche adolece de cierto par motor a bajas vueltas, lo que te obliga a jugar con el cambio de marchas si quieres acelerar de forma alegre.

Eso sí, el motor es bastante silencioso, suave y refinado. La respuesta al acelerador es inmediata y las típicas vibraciones de las mecánicas tricilíndricas solo aparecen al ralentí, siendo leves en este caso. También es cierto que cuando lo estiramos de vueltas, ofrece una sonoridad que puede resultar molesta, pero esto es algo de lo que pecan la gran mayoría de motores tricilíndricos, y en este caso no supone un gran problema ya que el coche está bastante bien aislado del exterior y no se oye en exceso.

Consumo real: 6 litros/100 km

Por otra parte, el consumo de esta variante es bastante bueno para un motor gasolina de tres cilindros: nosotros hemos registrado una media de 6 litros a los cien en un trayecto en el que combinamos tramos de carretera y urbanos.

Como ocurre en el resto de propulsores tricilíndricos, solo lograrás consumos contenidos si practicas una conducción eficiente y sosegada, de lo contrario registrarás  consumos de hasta 8 litros a los cien.

Por todo lo anterior recomendamos el motor 1.0 T-GDi de 100 CV en este Hyundai i20. El resto de opciones se limitan al propulsor de cuatro cilindros atmosférico de 1,2 litros y 84 CV de potencia, una opción mucho menos elástica que no compensa por su peor relación entre prestaciones y consumo. Tampoco hay mecánicas diésel en este Hyundai i20, una opción que desaparece por primera vez, pero que tampoco echamos en falta (excesivamente) dada la eficiencia que ofrece el motor 1.0 T-GDi.

¿Cambio manual o la nueva transmisión de doble embrague?

La unidad que hemos probado monta la caja de cambios manual de cinco velocidades, sin duda la opción más barata (viene de serie) y que libera más prestaciones en este Hyundai i20. Esta transmisión ofrece un tacto agradable, cómodo y es útil para todo tipo de trayectos. No obstante, tienes unos recorridos algo largos y echamos en falta una marcha extra (algo que sí ofrece de serie la versión de 120 CV) para que el consumo en carretera fuese aún mejor del que ya ofrece; en un recorrido de 250 km por autopista registramos una media de 5,8 litros a los cien, circulando a 120 km/h.

Por otro lado, el Hyundai i20 estrena una caja de cambios automática DCT de doble embrague y siete velocidades. Esta opción destaca por su rapidez de cambio y su comodidad de uso. No cuenta con levas de cambio, pero sí con un modo “semi-automático” que permite cambiar de marcha con la palanca.

La caja de cambios automática cuenta con dos desventajas: la primera que, si sumamos todos los costes aplicados, conlleva un sobrecoste de unos 3.000 euros (la caja de cambios cuesta 1.600 euros y solo está disponible desde el acabado Tecno que cuesta 1.500 euros más que la versión básica, Essence) y la segunda que supone una ligera pérdida de prestaciones respecto al cambio manual: en el caso de esta versión de 100 CV, el 0 a 100 km/h empeora en seis décimas de segundo y se pierden 6 km/h de velocidad punta. Por otro lado, también es cierto que esta opción contribuye a reducir los consumos, ya que ayuda al conductor a realizar cambios de marcha más eficientes.

¿Con cuál me quedo? La opción manual es una apuesta sólida y barata que nos ha gustado bastante. Pero si buscas un extra de confort, probablemente la transmisión DCT sea lo mejor. Todo depende de lo que suponga para ti el sobrecoste y de si estás interesado en una versión básica o más equipada (en este segundo caso tendría más sentido la transmisión automática).

De viaje con el Hyundai i20: un coche muy polivalente

Es increíble lo mucho que han avanzado los coches utilitarios (segmento B) en carretera. Hace unos años, esta clase de vehículos estaban destinados exclusivamente a un uso urbano y ahora se han convertido en coches muy capaces a la hora de hacer viajes. Este Hyundai i20 es un claro ejemplo. El coche ofrece un gran equilibrio dinámico, mejorando a su predecesor en esta faceta y a muchos de sus rivales (Renault Clio por ejemplo).

Hemos tenido la oportunidad de realizar un viaje de largo recorrido con el coche y nos ha sorprendido la seguridad y el aplomo que muestra el coche. La suspensión filtra de maravilla las irregularidades del terreno, incluso cuando circulamos a un ritmo elevado. Entre los motivos por los que el nuevo Hyundai i20 ha visto mejorada su estabilidad y confort de marcha se encuentran los ajustes en la dirección (ahora más comunicativa y directa) y los nuevos amortiguadores, que mejoran su precisión en el paso por curva, algo que en cualquier caso no compromete el confort de marcha en carretera; un aspecto en el que brilla positivamente este coche.

El coche es más polivalente que nunca: ofrece una gran visibilidad, una buena maniobrabilidad en ciudad, un excelente aplomo en carretera y una sorprendente agilidad en curvas lentas. A pesar de ello, es cierto que el Ford Fiesta y el Seat Ibiza (los grandes dominadores de la categoría) están un pequeño escalón por encima en es este apartado, pero no por mucho.

Interior: corrección de acabados

Hyundai i20

En el interior encontramos buenos acabados, pero teniendo en cuenta el precio de partida de este coche (disponible desde 11.265 € con descuento), es inevitable la presencia de plásticos duros en gran parte de la cabina. A pesar de ello, la calidad percibida de estos materiales es buena, ofreciendo además un tacto agradable. No es un interior que destaque por su vistosidad, pero tampoco es menos de lo que esperaríamos de un coche por este rango de precio.

A nivel de habitabilidad, el coche ofrece espacio más que suficiente para que viajen dos personas en los asientos traseros (yo mido 1,83 metros y me sobra un palmo en las rodillas respecto al asiento del conductor). Todos los asientos del coche ofrecen un gran confort, además las plazas delanteras tienen una buena sujeción lateral. El único pero, es que los reposacabezas de todos los asientos son demasiado rígidos.

Respecto al maletero, ofrece una capacidad de 326 litros ampliables hasta los 1.011 litros. Estamos hablando de una capacidad intermedia en su categoría si lo comparamos con los líderes en este aspecto: SEAT Ibiza y Volkswagen Polo.

Novedades tecnológicas: Apple Carplay y Android Auto

Entre las novedades más destacables en el interior destacan la incorporación de una pantalla táctil de 7 pulgadas (con una calidad de imagen razonable y un uso bastante intuitivo) y la compatibilidad de Apple Carplay y Android Auto.

El coche ofrece además un amplio equipamiento de serie en lo que a seguridad activa se refiere. Estos son los asistentes de seguridad más destacables que estrena el coche:

  • Frenada de emergencia autónoma
  • Asistente de mantenimiento de carril
  • Alerta de atención
  • Asistente de luces automáticas

Precio: desde 11.265 € con descuento

El nuevo Hyundai i20 tiene un precio muy asequible si aplicamos el descuento de 5.250 euros que ofrece en estos momentos la marca. Esta promoción conlleva tres condiciones de obligado cumplimiento:

  • La financiación del coche con la opción propuesta por la marca
  • Descuento comercial
  • Entrega de un segundo vehículo a cambio

Recordamos que el nuevo Hyundai i20 está disponible en una amplia variedad de carrocería: 5 puertas, Active (con ciertos detalles camperos) y tres puertas (una variante que no ofrecen algunos de sus rivales: Seat Leon, VW Polo, Renault Clio).

Estos son los precios del nuevo Hyundai i20 sin aplicar ningún descuento:

Hyundai i20 2018 3 puertas
i20 3P TGDI 1.0 120CV SPORT 19.185 euros
Hyundai i20 2018 5 puertas
i20 5P TGDI 1.0 120CV STYLE 22.285 euros
i20 5P MPI 1.2 75CV ESSENCE LE 16.515 euros
i20 5P TGDI 1.0 100CV ESSENCE LE 17.215 euros
i20 5P TGDI 1.0 100CV TECNO LE 18.715 euros
i20 5P TGDI 1.0 100CV DT TECNO LE 20.315 euros
Hyundai i20 2018 Active
i20 ACTIVE TGDI 1.0 100CV KLASS 18.215 euros
i20 ACTIVE TGDI 1.0 100CV TECNO 20.385 euros
i20 ACTIVE TGDI 1.0 100CV DT TECNO 21.985 euros

 

Carrocería
Puertas
Maletero (l.)
Hatchback, Coupé5, 3301 - 336
Consumo Medio (l/100km)
Potencia (CV)
CO2 (g/Km.)
0,0 - 6,775 - 120 - 155

Ver todas las versiones del Hyundai i20 (15.565€ - 22.765€)