La deportividad del Honda Civic, en todas sus versiones, le convierte en referencia del segmento compacto. Probamos la versión 1.0 VTEC turbo de 129 CV.

Hablar del Honda Civic es hablar de exclusividad. No entendida como lujo, sino por la diferenciación que otorga el hecho de conducir un coche único, diferente y, hasta ahora, inigualable. Y no es una exageración, puesto que hablamos de un modelo con un diseño radicalmente opuesto a lo que acostumbra a ofrecer el mercado. Además de un chasis que roza la perfección y una gama de motores, tanto diésel como gasolina, con un rendimiento más que notable.

En nuestro caso, el motor que hemos puesto a prueba es el 1.0 VTEC turbo de 129 CV. Os decimos qué nos ha parecido, a continuación.

Honda Civic

Honda Civic 1.0 VTEC turbo de 129 CV

La primera idea que puede venir a la cabeza al comprobar que hablamos de un Honda Civic con motorización de tres cilindros es que se trata de un motor “pequeño”. Pero la realidad es que es un motor suficiente para superar el día a día y para mucho más. Sus prestaciones nos ha sorprendido gratamente, puesto que, apoyándose en un chasis maravilloso, aporta un nivel de dinamismo que muy pocos compactos con un motor de esta cilindrada y con este número de cilindros pueden alcanzar. Algo en lo que también tiene que ver la suspensión adaptativa opcional a partir del acabado Executive, aunque el comportamiento dinámico ya es muy bueno con la suspensión de serie.

Además de su pequeña cilindrada, hay que destacar otra gran característica de este motor. Y no es otras cosa que el incontestable protagonismo del turbo. Su presencia hace de la aceleración del Civic una pequeña adicción cuando salimos a carretera, disimulando esa falta de “punch” a bajas vueltas que podría tener un motor tan pequeño. Sin embargo, a partir de las 1.500 rpm el motor de este Honda Civic comienza a desplegar todo su potencial y tiene fuerza de sobra hasta alcanzar el régimen de potencia máxima, a 5.500 vueltas. No, no tengas dudas, hace ya tiempo que los motores de 3 cilindros se están imponiendo cuando hablamos de cilindradas entre 1 y 1,5 litros, y cada vez ofrecen más rendimiento. Este motor 1.0 VTEC de Honda, por ejemplo, no va nada “apretado”, y  estamos seguros de que Honda podría ofrecer otra variante de este 1.0 VTEC con más potencia, acercándose a los Ecoboost de Ford con 140 CV… o incluso pasándoles por la derecha.

Honda Civic

Y todo ello con un consumo que, sin ser el más ahorrador para un motor de 1.0 litros, se contiene alrededor de los 6 litros cada 100 km en uso real. Bien es cierto que el exceso de recorrido urbano penaliza el consumo en marchas cortas, alcanzando los 7 litros si el tráfico está complicado; pero en carretera, sin abusar de la velocidad, podemos obtener consumos reales sin superar en exceso los 5 litros.

Al volante

La caja de cambios manual de 6 velocidades es el primer gran aliado del motor de este Civic. Un cambio muy preciso, cómodo y directo, con un escalonamiento que, junto al buen hacer del motor, permite liberar la mano derecha y poder jugar con el acelerador sin excesivas preocupaciones para cambiar de marcha. El otro gran aliado del motor, como no podía ser de otra forma hablando de un Honda Civic, es el chasis. Una delicia para los sentidos que permite disfrutar al volante como pocos compactos del mercado.

Honda Civic

Hablamos de uno de los puntales sobre los que siempre se ha construido cada generación del Civic. Y en esta versión, nacida ya en 2017, se nota un aplomo y una precisión que se contagia cuando nos ponemos al volante. La dirección es sumamente precisa y  un pequeño toque de volante es suficiente para llevar el coche por donde queremos. El paso por curva roza la más absoluta perfección, siguiendo una línea invisible sin notar ni el más mínimo balanceo por muy revirado que sea nuestro recorrido. Las sensaciones dinámicas las remata una suspensión dócil y bien acomodada para un día a día confortable, que gana en rigidez si activamos el modo de “suspensión adaptativa” que viene de serie en el Civic a partir del acabado Executive.

Así es como podemos encontrar un plus de deportividad, sin apenas perder en confort, gracias a esa firmeza extra de suspensión y una dirección un poco más dura para ganar en sensaciones y pasar un rato divertido a los mandos del Civic. Es aquí donde el motor del Civic nos ha terminado de convencer, dejando atrás las posibles pegas iniciales a un tres cilindros que empuja con fuerza y al que la deportividad del chasis configurado por Honda es capaz de exprimir hasta cotas poco comunes.

Honda Civic

Honda Civic: marcando la diferencia

El chasis del Honda Civic y su deportividad al volante son armas suficientemente potentes para diferenciar al compacto japonés de la competencia. Pero, por si fuera poco, su diseño ofrece un extra que siempre es bienvenido en un mercado en el que las ganas de arriesgar brillan por su ausencia.

Hablamos de una carrocería con carácter, personalidad, atrevida y con acento deportivo. Seguramente se pase de ‘made in Japan’ pero justo por eso el Civic es tan diferente. Tanto por fuera como por dentro. Porque si el alerón y los difusores tarseros o los vértices de la parrilla arman una estética rompedora, el habitáculo interior también tiene sello propio.

La tecnología japonesa se deja ver desde el primer momento, con la gran pantalla táctil que equipa en la parte central del salpicadero y todo su equipo de infoentretenimiento, resuelto de forma sobria y con la facilidad de manejar prácticamente todo a través del volante multifunción. Todo ello, junto al completo pack de asistentes de seguridad activa, consigue hacer del Honda Civic un compendio tecnológico digno de la factoría Honda.

Honda Civic

Y no hace falta irnos a una versión tope de gama o elegir todos los extras posibles de Honda para acceder a un Civic con altas dosis de tecnología. Nuestro Honda Civic de pruebas era un Executive Premium, que por motor encontramos en la zona media de la gama, con un precio de salida de 25.650 € que tenía una equipación realmente completa. Hablamos de Sistema Electrónico de Eistribución de la Frenada, Avisador de Colisión Frontal, Sistema de Mantenimiento de Carril o Avisador de Cambio Involuntario en lo que a seguridad activa se refiere. Mientras que en confort, entretenimiento y diseño, nos encontramos con Sensor de Aparcamiento y cámara trasera, pantalla táctil de 7” con navegador Garmin, asientos delanteros calefactables, sistema de audio Premium de 11 altavoces, techo solar de cristal, cristales de privacidad y llantas de aleación de 17” entre otros elementos.

Gama Honda Civic: ¿cuál es la mejor opción?

Partiendo de la base que el Honda Civic está por encima de precio (a partir de 20.450 €) respecto a competidores de la entidad de un Renault Mégane (a partir de 17.152 €), del nuevo Ford Focus (a partir de 19.575 €) o del Seat León (a partir de 18.270 €), hay que afinar bien a la hora de elegir con qué Civic quedarse. La decisión entre diésel y gasolina será el punto de partida merced al gran rendimiento que muestran ambas motorizaciones. Nosotros vamos a recomendar una versión gasolina no solo por todo lo que está pasando alrededor del diésel (subida de impuestos, etiquetas ECO, descenso de ventas), sino porque además, este motor de gasolina demuestra ser una opción más que válida tanto si buscas suavidad y refinamiento como bajos consumos. Ahora, la duda está entre la opción 1.0 o la 1.5 del VTEC de Honda. ¿Más potencia o mejor consumo?

Honda Civic

De salida, tenemos un Honda Civic 1.0 Turbo VTEC Executive por los 25.650 € que comentamos antes. Mientras, la opción de 182 CV del Civic 1.5 Turbo VTEC Sport se queda en 25.600 €. Una diferencia exigua por la que el 1.5 pierde algo de equipamiento, pero gana un kit aerodinámico más deportivo. Y a nivel motor, no queda dudas que si elegimos la versión más potente nos vamos a divertir más… a costa de tener que llenar el depósito más a menudo.

En definitiva, si te gusta el Honda Civic por todo lo que representa y puedes optar por un motor más grande que el tres cilindros, no lo dudes. No porque el 1.0 te vaya a dejar con ganas de más, sino porque con los 182 CV del 1.5 vas a disfrutar más al volante por el mismo precio. Lo que es seguro es que no te vas a equivocar con ninguna de sus versiones, que por algo el Honda Civic es uno de los coches más vendidos de la historia.

Galería de imágenes Honda Civic 1.0 VTEC