El Mitsubishi ASX se actualiza para, a pesar de su veteranía, seguir dando guerra entre los SUV compactos, y lo hace con un arma muy poderosa: el precio.

Fue allá por 2010 cuando el Mitsubishi ASX llegó a nuestro mercado. Los SUV compactos empezaban a asomar la cabeza, todos a rebufo del Nissan Qashqai. Nadie se imaginaba lo que iba a pasar después: SUV en todas las categorías del mercado.

Durante todo este tiempo, el ASX, que es el modelo más importante para la marca japonesa, por delante del Outlander, ha comercializado más de 50.000 unidades en nuestro mercado. Desde 2015, supera siempre las 6.000 unidades anuales. Y eso que cada vez hay más competencia.

Ahora, el Mitsubishi ASX afronta la que va a ser su cuarta y última actualización, antes de que llegue un sucesor. Unos cambios que, como veremos, no son únicamente estéticos. Y y que permiten al SUV japonés mantener el tipo frente a coches como el Opel Mokka X o el Skoda Karoq, por citar algunos de sus principales rivales.

Lo que cambia en el Mitsubishi ASX por fuera

Con 4,36 metros de longitud, 1,77 de anchura y 1,64 de altura, el ASX es de los SUV compactos más pequeños, o de los SUV pequeños más grandes. La ventaja que tiene es que al final, lo que marca su posición en el mercado es el precio, mas bajo que la mayoría de sus rivales con los que competiría por tamaño.

Exteriormente, los cambios en esta actualización le sientan mucho mejor que en las tres ocasiones anteriores. No dejan de ser modificaciones estéticas, más o menos profundas, manteniendo inalterado “lo de dentro”. Pero parece que estuviéramos ante un ASX completamente nuevo.

La culpa la tiene, sobre todo, la imponente parrilla, ahora mucho más deportiva. Pero también cambian los paragolpes, el capó, los grupos ópticos… Por cierto, ahora son unos faros Bi-LED delante, que alumbran muy bien, como pudimos comprobar en nuestra toma de contacto en Valencia, en unas condiciones climatológicas muy adversas. Detrás, las ópticas pasan a ser de LED.

También hay nuevos protectores de bajos, y se añaden dos colores de carrocería inéditos a los 7 disponibles. Redondean el panorama las llantas de nuevo diseño, que son de 16 pulgadas con neumáticos 215/70 en el acabado de acceso Challenge y en la versión Spirit, y de 18 pulgadas con neumáticos 225/55 en el resto.

Interior: nueva pantalla, más conectividad

Los pequeños toques que recibe el interior del ASX también sirven para modernizar su imagen y que siga vigente… y funcional. Más allá de la mejora en algunos materiales, de las nuevas tapicerías, del enorme techo panorámico (en las versiones superiores) con luces ambientales led regulables en intensidad, lo que realmente apreciarán los que se fijen en el Mitsubishi ASX atraídos por su competitivo precio es el nuevo sistema multimedia.

La pantalla pasa de 7 a 8 pulgadas, y ahora es más fácil desplazarse por los menús, con un sistema operativo más rápido. La compatibilidad con AppleCarPlay y con Android Auto soluciona la ausencia de sistema de navegación opcional. Y también se han renovado algunos mandos, como los de la climatización.

Otros siguen igual y en la misma posición que cuando se lanzó al mercado el ASX, como el botón “info” situado en el salpicadero a la izquierda del volante, para desplazarse por las pantallas del ordenador de viaje. O la instrumentación, que sigue siendo la misma.

Tampoco ha cambiado el ASX en cuanto a habitabilidad interior. Cumple para su tamaño, aunque los poco más de 400 litros de capacidad que ofrece el maletero es ya una cifra que superan fácilmente muchos de sus rivales. Abatiendo los asientos traseros puede ampliarse hasta superar los 1.800 litros.

Motor 2.0 de gasolina con 150 CV

El Mitsubishi ASX 2020 también nos trae novedades bajo el capó. Inicialmente disponible con motores de gasolina y diésel, en los tiempos en los que un SUV sin motores diésel tenía poco o nada que hacer, ahora el ASX se conforma con un único motor de gasolina.

La diferencia es que el modesto 1.6 de 115 CV disponible en el último restyling deja paso al 2.0 de 150 CV que se utiliza en el Mitsubishi Outlander PHEV, si bien aquí no incorpora ningún tipo de hibridación.

Se trata de un motor de cuatro cilindros un tanto atípico para lo que se estila hoy en día, donde lo que se lleva es el “downsizing”: cilindradas pequeñas y turbo. Es un motor atmosférico, de inyección indirecta y con un único árbol de levas, aunque tiene 16 válvulas. Y no por ello deja de ser un motor técnicamente avanzado, incluyendo distribución variable MIVEC con control continuo del alzado de las válvulas, por ejemplo.

Los 150 CV aparecen a las 6.000 rpm, con un par máximo de 195 Nm a 4.000 rpm. Pero lo que importa es su rendimiento. Y supera claramente al anterior 1.6. Permite al ASX alcanzar los 190 km/h de punta, con una aceleración de 0 a 100 km/h de 10,2 segundos en el 4×2 con cambio manual.

Al 4×4 le pasa factura el peso que supone la tracción total y el funcionamiento del cambio automático, un CVT de variador continuo más enfocado al confort que a la deportividad, lo que hace que esta versión sea hasta 2 segundos más lenta en la aceleración corta.

Aquí conviene destacar que el motor 2.0 destaca por su suavidad y por un empuje muy lineal. Y el resultado sería todavía mejor de haber recurrido Mitsubishi a una caja de cambios de 6 marchas en vez de la de 5, que permitiese un escalonamiento algo más cerrado. El CVT, sin embargo, me ha parecido que funciona mejor que otros cambios de este tipo, y puede manejarse en modo Sport a través de unas cómodas levas en el volante.
Importante: los consumos.

Sin hibridación ni etiqueta ECO

Según el ciclo WLTP, el nuevo Mitsubishi ASX 200 MPI anuncia un consumo medio de 7,1 l/100 km para el 4×2 manual, 7,8 en el caso del automático y 8,2 en el 4×4, que siempre es automático. Durante nuestra prueba, en dos recorridos diferentes medimos una media de entre 8,5 y 9 l/100 km en un ASX automático sin tracción total. En un 4×2 manual puedes marcarte como objetivo entre 7,5 y 8 l/100 km, más cerca de los 8, y acercándote claramente a los 10 de media si haces mucha ciudad.

En cuanto a conducción, el ASX sigue haciendo valer las características que siempre ha mostrado desde su lanzamiento. Es un coche ágil, fácil de manejar, que se siente maniobrable en ciudad, ligero y reactivo en carretera y transmite confianza en viajes por autopista, a pesar de que la suspensión no resulta especialmente suave. Algo que solo pasa factura en carreteras muy rotas, o al circular por zonas con badenes en ciudad.

Gama, equipamiento, precio y ofertas del Mitsubishi ASX

No es complicado elegir un ASX, si tienes claro el presupusto. El único motor se combina con cuatro acabados, Challenge, Spirit, Motion, Kaiteki y Kaiteki+, sin más variaciones posibles que las que ves en la tabla con los precios. Las dos versiones de acceso, Challenge y Spirit, se combinan con la tracción 4×2 y el cambio manual.

Con los acabados Motion y Kaiteki, la tracción sigue siendo 4×2, pero la transmisión es automática. Y si quieres tracción 4WD solo puedes optar por el acabado tope de gama, el Kaiteki+, asociado además al cambio automático.

Estos son los precios de la gama Mitsubishi ASX 2020, teniendo en cuenta que la promoción actual incluye un descuento de 4.600 euros, más 2.400 euros por acogerte al programa de financiación de la marca.

  • ASX 200 MPI Challenge 2WD: 16.700
  • ASX 200 MPI Spirit 2WD: 18.700
  • ASX 200 MPI Motion 2WD Auto: 20.700
  • ASX 200 MPI Kaiteki 2WD Auto: 22.000
  • ASX 200 MPI Kaiteki+ 4WD Auto: 25.700

El acabado Challenge ya cuenta con lo imprescindible. Los 2.000 euros más del Spirit incluyen elementos como los cristales de privacidad, el retrovisor interior fotosensible, acceso manos libres con arranque por botón, cámara trasera y sistema multimedia, además de distintos detalles decorativos. Se configura como el ASX más recomendable, quedando todavía (descuento por financiación incluido) por debajo de los 19.000 euros.

También debes tener en cuenta que los equipamientos son prácticamente cerrados, sin posibilidad de opciones. Y el paquete de elementos de seguridad y asistentes a la conducción, que incluye sistema de mitigación de colisión en caso de choque frontal, alerta por cambio involuntario de carril, luces automáticas y alerta de trafico trasero, es de serie únicamente en los acabados Kaiteki.

Galería de imágenes Mitsubishi ASX 2020

Carrocería
Puertas
Maletero (l.)
Todo Terreno5442
Consumo Medio (l/100km)
Potencia (CV)
CO2 (g/Km.)
4,6 - 5,8114 - 150119 - 152

Ver todas las versiones del Mitsubishi ASX (21.100€ - 34.800€)