Tras poder disfrutar del nuevo Audi R8 Performance 2019 en el prestigioso Circuito de Jerez, te contamos todo lo que hemos podido aprender en este increíble y divertido deportivo.

El nuevo Audi R8 Performance para el año 2019 prometía ser emocionante, y más si tenemos la oportunidad de sacarle el máximo partido en un circuito, donde podemos apreciar sus prestaciones dinámicas y en definitiva, disfrutar de un deportivo con mayúsculas, haciendo exactamente aquello para lo que ha sido concebido, correr.

Sobre el papel el nuevo Audi R8 Performance no decepciona. Se trata de un deportivo completamente extremo. Su nuevo motor cuenta con 620 CV a 7.900 rpm y 580 Nm de par a 6.200 a través de un V10 que suena como deben de sonar los ángeles (valga la cursilada…).

Según Audi se trata del coche producción más rápido que han fabricado jamás, siendo capaz de acelerar de 0-100 km/h en tan solo 3,1 segundos y de 0-200 km/h en tan solo 9,8. Número que tras tener la oportunidad de poner a prueba en el circuito, podemos afirmar, son 100% reales.

Su velocidad máxima asciende a 331 km/h y tan solo pesa 1,595 kg, lo que lo convierte en un ágil y apasionante deportivo.

Los detalles de fibra de carbono están presentes a lo largo de toda su carrocería, cuenta con un centro de gravedad perfectamente balanceado y su alerón así como otros detalles de la versión performance, le dan un aspecto todavía más radical y deportivo si cabe.

Cuenta con la excelente tracción total quattro, lo que le aporta un control más seguro del coche y una mejor respuesta en la mayoría de situaciones. Además tiene una transmisión automática de doble embrague S tronic, prácticamente instantánea (una de las mejores que hemos probado) y perfecta para hacer tiempos en circuito o par circular tranquilamente por la carretera.

Respecto a su interior, estamos hablando de un coupé que está disponible también en versión cabrio. Cuenta con todo tipo de detalles del más alto nivel, como por ejemplo alcántara en los asientos y el volante, sistema multimedia y tecnología con el software más reciente del constructor. Puertos usb, asistencia para carga inalámbrica, modos de conducción y detalles como su botonería o su instrumentación digital con una tónica completamente deportiva que nos recuerdan constantementes que estamos dentro de un R8.

Hablamos al fin y al cabo de uno de los deportivos más radicales del mercado, cuyo precio vuelve a recordarnos lo exclusivo y especial que es, situando el modelo performance desde 220.000 €.

¿Qué tal va el R8 cuando nos ponemos serios con él en circuito?

Evidentemente no hay mejor manera que probar un deportivo de la envergadura de un R8 Performance que haciéndolo en circuito, y más si ese escenario es nada menos que el Circuito de Jerez. Gracias a la recomendable opción de Audi Driving Experience Sportscar, pudimos probar el nuevo R8 en este icónico lugar.

Tras poder probarlo a fondo tan sólo podemos decir cosas buenas acerca de lo que transmite y de cómo se conduce.

Desde el momento que entras en su habitáculo y te sientas en sus deportivos asientos, la propia posición al volante, lo bajo que vas o su volante te hacen darte cuenta de inmediato que el R8 son palabras mayores.

Describir el sonido de su V10 es complicado, tanto que sólo oyéndolo tú mismo podrás apreciar su belleza. Un sonido muy alemán, limpio, deportivo, que recuerda mucho a un Fórmula 1 (salvando las distancias) y que es especialmente notable cuando el coche se encuentra en un régimen alto de revoluciones.

Su aceleración es instantánea y su cambio de marchas muy cómodo y responsivo.

Gracias al modo Race, presente mediante un botón en el propio volante, el coche se transforma para convertirse en un “demonio del asfalto”.

Tanto la suspensión como el volante se endurecen, el control de tracción se desactiva al 50% y todo el potencial del motor se desbloquea sin ningún tipo de retención o limitación.

Pero es cuando llegan las curvas cuando empieza lo bueno. Ya es muy sorprendente cuando vas en línea recta, su aceleración te conecta al instante y te hace disfrutar de una velocidad ascendente que no parece tener fin, sin embargo, su paso por curva es cuanto menos sobresaliente.

Gracias a su chasis y a un centro de gravedad muy equilibrado, puedes entrar exageradamente rápido en las curvas sin miedo a estrellarte, además, con su tracción total quattro, cuando el coche pierde empieza a perder tracción, su control es mucho más sencillo que el de un coche de tracción trasera, por lo que la sensación de seguridad y control al volante es sobresaliente.

Por supuesto sus frenos son de la más alta calidad, carbocerámicos, extremadamente resistentes a la temperatura y a un uso mucho más intenso y profesional, son capaces de aportar calidad y fiabilidad durante un recorrido extremo de velocidad, como es en este caso, un circuito.

Destacar también el volante, cómodo, preciso y deportivo, cuya única pega es quizás de nuevo el exceso de botones que a veces, molestan al realizar ciertas maniobras, pero claro, no podemos olvidar que pese a ser extremo, el R8 Performance sigue siendo un coche de conducción legal en las calles.

Las sensaciones que transmite sin embargo, son muy cercanas a las que podemos experimentar en un coche de carreras, especialmente como hemos dicho antes en el paso por curva, destacando la salida de las mismas, donde achuchando las revoluciones, tanto el agarre del vehículo, la entrega extrema de par o el sonido del motor te conquistarán, y dibujarán una sonrisa en tu cara.

La diversión es uno de los puntos más positivos del Audi R8 Performance, siendo capaz de hacerte sentir piloto cuando disfrutas con él en las instalaciones adecuadas.

En definitiva, el nuevo Audi R8 Performance es un coche capaz de aportarte toda la diversión y rendimiento que siempre has deseado de un coche deportivo. Cuenta con un diseño espectacular, tiene todo tipo de detalles que ensalzan su deportividad (fibra de carbono, alcántara, frenos carbocerámicos, trancción total, etc.), es extremadamente rápido, es llamativo, funciona de maravilla tanto en la ciudad como en circuito, y por supuesto, es un Audi, que claro, atesora la calidad alemana de forma sobresaliente. Todo ello disponible desde 220.000  €.

Así que ya sabes, si eres uno de esos suertudos que se está pensando adquirir un deportivo por este rango de precios, el R8 Performance será un acierto seguro.

Sus rivales más directos son el Porsche Turbo y el Mercedes AMG GT R, ambos excelentes opciones también. Sin embargo tras poder haber probado esta maravilla en circuito, solo podemos recomendároslo y deciros que no os podéis equivocar con su compra.

Carrocería
Puertas
Maletero (l.)
Coupé, Roadster2112
Consumo Medio (l/100km)
Potencia (CV)
CO2 (g/Km.)
11,4 - 13,3540 - 620272 - 301

Ver todas las versiones del Audi R8 (168.500€ - 242.380€)