Nos hemos puesto al volante de las dos versiones del nuevo Mercedes Clase A que ya se venden en España, el A 180d y el A 200, y confirmamos lo que ya esperábamos: el nuevo compacto hace honor a la estrella que luce en su frontal.

Tras describir a fondo todas las novedades que aporta el Mercedes Clase A 2018, y hablar de los precios y equipamiento del Clase A para España, llega la hora de ponernos a sus mandos en una primera toma de contacto. Y lo hemos hecho con las dos versiones a la venta del nuevo Mercedes Clase A 2018, el A 180 d con motor el revisado motor 1.5 diésel, y el A 200 con el nuevo 1.4 de gasolina.

Mercedes Clase A

La primera noticia no es buena si buscas un compacto premium y andas corto de presupuesto. Y es que el Mercedes Clase A, de momento, tiene un precio de partida alto si lo comparamos con dos de sus rivales más directos, el BMW Serie 1 y el Audi A3 Sportback. Mientras puedes encontrar estos últimos desde unos 27.000 euros con motor diésel en torno a 115 CV, el A 180 d parte de 32.700, y el A 200 lo hace desde 31.400 euros. En parte, este precio más alto se justifica por la apuesta de Mercedes de lanzar el Clase A con la línea Progressive, muy equipada; hablaremos del equipamiento más adelante. Pero también porque, de momento, el A 180 d se ofrece únicamente con el cambio automático 7G-DCT de doble embrague, que como opción tiene un precio de 2.170 euros. Más adelante llegará el diésel en versión manual, que se quedará en un precio de 30.600 euros) y la opción de cambio automático para el gasolina.

Precios Mercedes Clase A 2018

  • Mercedes A 200:                    31.400 euros
  • Mercedes A 200 7G-DCT:        33.650 euros
  • Mercedes A 180 d 7G-DCT:     32.700 euros

El Clase A por dentro: cantidad y calidad

A falta de ver una versión menos cargada de opciones y con el sistema multimedia MBUX en su versión básica (siempre tiene dos pantallas de 7 pulgadas como mínimo, y puede llevar la central de 10,25, o las dos de este tamaño en la versión superior), la sensación que transmite el Clase A es de mayor calidad que la generación anterior, tanto visualmente como por ajuste, terminación y atención por el detalle.

Mercedes Clase A

También se gana algo en habitabilidad, principalmente en anchura en la plazas delanteras y traseras; no es algo determinante, sigue estando en línea con sus rivales. La capacidad de maletero aumenta 30 litros, y ofrece un hueco de acceso más amplio y formas más regulares.

Pero lo verdaderamente nuevo en el Clase A es el mencionado sistema multimedia MBUX y su integración en el diseño. Particularmente me gustan más las pantallas integradas en el salpicadero que el diseño “flotante” que utiliza Mercedes en el Clase A (no así en otros modelos superiores también con dos pantallas), pero no se puede negar que el resultado es espectacular. Eso sí, ya te adelanto que requiere cierta adaptación hasta descubrir todas las posibilidades y aprender el manejo. Al principio parece complicado y puede abrumar tanto gráfico y tanta información. Pero con el uso, enseguida descubres que todo obedece a una razón y está bien pensado, y que es más fácil de lo que parece al principio, sobre todo para los más “tecnoadictos”.

Mercedes Clase A

Bien por Mercedes al no dejar todo al manejo táctil, conservando un grupo de mandos para el climatizador por debajo de la pantalla principal. A partir de aquí, las posibilidades son enormes. Por primera vez en la marca la pantalla multimedia es táctil, pero mejor dejarla para el pasajero delantero, pues desde el puesto de conducción no es fácil llegar bien a todos sus rincones.

Galería de imágenes sistema multimedia MBUX 

Para eso, el conductor cuenta con un “touchpad” (una superficie táctil) entre los asientos, y dos grupos de botones en el volante multifunción, que combinan botones normales con mini botones táctiles; desde el lado derecho del volante se manejan todas las funciones de la pantalla izquierda, y desde el lado derecho, los de la pantalla multimedia. Funcionan muy bien, especialmente el touchpad central, y pues cuentan con feedback táctil que ayuda a desplazarse por los menús y saber cuándo has confirmado una opción, aunque me siguen pareciendo más prácticos los controles con mandos giratorios. Por si fuera poco, también hay control por voz. Y del que reconoce e interpreta frases del lenguaje cotidiano, por lo que no hay que aprenderse comandos. Dile al Clase A “tengo frío”, y subirá la temperatura en el habitáculo. Dile “tengo hambre”, y re recomendará restaurantes cercanos. Se acabó introducir direcciones para el navegador o números de teléfono a mano.

Como puedes ver en el vídeo y en la galería de imágenes, las posibilidades son impresionantes. Puedes personalizar la instrumentación a tu gusto hasta el punto de elegir qué información quieres ver en cada presentación, los gráficos son de altísima calidad y se mueven de forma muy fluida. Al menos en esta primera prueba, y en un día soleado, no me he encontrado con ninguna situación en la que al estar la pantalla “flotando” sin protección, aparezcan reflejos que no dejen ver la información claramente.

Mercedes multimedia MBUX

Más cosas más interesantes, relacionadas con la conectividad y el sistema multimedia. Por unos 330 euros adicionales, el navegador cuenta con la opción de “realidad aumentada”, que mejora la experiencia de navegación al combinar la información gráfica de los mapas con imágenes en tiempo real tomadas por la cámara situada en el parabrisas. Mercedes también utiliza en el Clase A la inteligencia artificial para que el coche aprenda de tus hábitos en base a los datos almacenados a bordo y en la nube, y pueda sugerirte una ruta que realizas de forma habitual o cargar una emisora de radio favorita. Y se pueden personalizar hasta 8 perfiles, configurando de forma independiente los favoritos del navegador, la luz ambiental interior (más de 60 posibilidades con el sistema opcional a base de LED) y un sinfín de posibilidades.

Mercedes multimedia MBUX

El Clase A también cuenta con una “llave digital”, que permite abrir o cerrar el coche desde un teléfono móvil utilizando el protocolo de comunicación NFC. A través del portal Mercedes Me, que incluye muchas otras funcionalidades, puedes por ejemplo invitar a compartir el coche a una persona de tu entorno (un amigo o un familiar), dejando la llave habilitada dentro del vehículo. La persona autorizada sólo tendrá que acercarse al coche y desbloquearlo con el teléfono móvil, y así acceder a la llave.

Motores: mejor el gasolina

Tenía muchas ganas de comprobar el rendimiento del nuevo motor de gasolina del A 200, con inyección directa y sistema de desconexión de cilindros. Y he de decir que me esperaba algo más, sobre todo si lo comparamos con otros motores de esta categoría. Está entre los más suaves y refinados, pero no destaca especialmente por empuje.

Mercedes Clase A

Y a falta de una prueba más a fondo, tampoco parece que vaya a establecer referencias en consumo. Entre 8,5 y 9 l/100 km pude medir en un recorrido donde con otros compactos con motor de gasolina que ofrecen más “poderío”, y conduciendo al mismo ritmo, no es complicado bajar de 8 l/100 km. Un par de ejemplos: VW Golf con el 1.5 TSI de 150 CV, Ford Focus con el 1.5 Ecoboost de 182 CV, o el Honda Civic con el 1.5 VTEC de 180 CV. De momento, para mi, el de Honda es el motor de gasolina de esta categoría con mejor relación entre prestaciones y consumo.

Mercedes Clase A

Aun así, puesto que con el A 200 también es posible gastar poco si conduces de forma eficiente, me parece más recomendable que el 1.5 turbodiésel del A 180 d, ahora con 116 CV en vez de 109 CV. La diferencia real en consumo medio estará mínimo en torno a 2 l/100 km a favor del A 180 d, pero el gasolina es claramente más agradable de conducir por su menor nivel de ruido y de vibraciones, y sus prestaciones son muy superiores. Ambos llevan filtro de partículas, con el inconveniente de que en el diésel requiere más cuidados y, ahora, utiliza Adblue.

10 motivos por los que odiarás el filtro de partículas

Un apunte más: el cambio automático 7G-DCT no solo va de maravilla, con la suavidad de muchos cambios de convertidor de par y la rapidez que esperas de un doble embrague. Es que además, consigue reducir en consumo, nada menos que de 6,0 a 5,3 l/100 km según cifras homologadas, que no es poco. Cuesta unos 2.200 euros, pero es para pensarlo. Como es habitual en Mercedes, la palanca va en la columna de la dirección, lo que permite liberar la consola central para el touchpad”. Para manejarlo en modo manual están las levas en el volante.

El Mercedes Clase A en marcha

Mercedes ha trabajado mucho y bien para mejorar el comportamiento dinámico de un Clase A que ya brillaba a gran altura. Ahora, el nuevo Clase A 2018 sigue siendo muy cómodo, pero gana en precisión y agilidad en curva, y también en aislamiento y calidad de rodadura. En parte se debe a una dirección muy directa y con un grado de asistencia bien elegido. Pero también tiene aquí su responsabilidad la rigidez del chasis (un 30% más), y la configuración de suspensión elegida.

Mercedes Clase A

Para España, Mercedes ha optado por el denominado “tren de rodaje de confort” que viene de serie en otros mercados, pero aquí llega con la altura de la carrocería rebajada en 15 mm. Siguiendo una tendencia cada vez más extendida en la categoría, para la suspensión trasera se utiliza un eje torsional en las versiones menos potentes, y un más elaborado eje multibrazo que será de serie en el A 250 y en las futuras variantes más potentes o con tracción 4MATIC.

El coche va muy bien con la configuración de serie, pero puede resultar muy interesante la opción de amortiguación adaptativa, pues por unos 1.300 euros, además de amortiguadores regulables implica el paso del eje torsional a la suspensión multibrazo.

Equipamiento y opciones del Mercedes Clase A

Hace tiempo que se acabó aquello de que los Mercedes, además de caros, tenían poco equipamiento de serie y las opciones eran prohibitivas. Y sí, el nuevo Mercedes Clase A tiene un precio elevado. Pero la decisión de comercializar en España la línea Progressive como acceso a la gama implica que te llevas un Clase A completísimo. Apunta lo que tiene de serie: cámara de marcha atrás; arranque sin llave; el sistema MBUX con Connect 20, touchpad y dos pantallas de 7 pulgadas; climatizador; asientos de confort; volante multifunción; llantas de 17 pulgadas; faros LED de alto rendimiento, sistema DYNAMIC SELECT con 4 modos de conducción… y todos los elementos de estilo y decoración exterior e interior que caracterizan a este acabado, que no son pocos.

Mercedes Clase A

Para personalizar más el Clase A, desde 1.064 euros está disponible el completo paquete Night, con llantas de 18 pulgadas y muchos detalles decorativos para la carrocería y el interior. También es interesante el Paquete Advantage, que por poco más de 1.200 euros incluye navegación por disco duro, sistema activo de aparcamiento, retrovisores exteriores abatibles eléctricamente y el interior fotosensible, y sistema multimedia MBUX con la pantalla grande, de 10,25 pulgadas.

Mercedes Clase A

Como opciones sueltas que resultan interesantes, mi recomendación es no perder de vista los asientos deportivos delanteros (desde 315 euros), el tren de rodaje con amortiguación adaptativa (incluye suspensión trasera multibrazo en vez de eje rígido, desde 1.320 euros) o la integración de smartphone mediante Apple CarPlay y Android Auto.

 

Otros equipamientos opcionales destacados contemplan la instrumentación Head-up display (1.200 euros, si instalas mínimo el paquete Advantage), sistema de recarga inalámbrica para móviles (desde 140 euros), luces largas automáticas (560 euros) o techo panorámico (1.240 euros). Entre los sistemas de asistencia a la conducción opcionales se encuentran la cámara 360 grados con ayuda activa al aparcamiento (545 euros), o el paquete de asistentes que por 2.400 euros incluye entre otras cosas control activo de velocidad y distancia DISTRONIC Plus con asistente de tráfico y cruces, y frenada de emergencia PRE-SAFE.

Galería imágenes Mercedes A 180 d

Galería imágenes Mercedes A 200 

Reseña Panorama
La nota de Top10Motor
8,5
Artículo anteriorPrueba: Suzuki Swift Sport 2018, deportividad para todos los bolsillos