Si el FAP falla hay que valorar si es mejor cambiar o reparar y tener en cuenta el precio de filtro de partículas nuevo o de intercambio

El filtro de partículas o filtro antipartículas, conocido también como FAP, es uno de los dispositivos de lucha contra la contaminación atmosférica con los que la industria automotriz lleva años contando.

Inicialmente instalados en los coches con motores diésel, la incorporación a las mecánicas de gasolina de los FAP ha supuesto la generalización de estos dispositivos anticontaminación en los automóviles de nuevo cuño.

El endurecimiento de la normativa y, por ende, de las revisiones obligatorias en las estaciones donde se lleva a cabo la obligatoria ITV, conlleva que este sea uno de los defectos graves o muy graves que sean considerados como motivos por los que un coche puede suspender la ITV.

Por eso, vamos a abordar el asunto de si merece la pena repararlo o sustituirlo, así como conocer el precio del filtro de partículas nuevo o uno de intercambio.

¿Qué hacer si un filtro de partículas falla?

Si el filtro de partículas no actúa correctamente, las mediciones en la prueba de emisión de gases mostrarán valores de partículas retenidas en el hollín procedente de la combustión que son expulsadas a la atmósfera y, por lo tanto, señal de una mala actuación del FAP.

De por sí, los coches son capaces de realizar de manera habitual una acción de mantenimiento y limpieza del FAP llamada regeneración del filtro de partículas que permite la incineración y eliminación de los residuos.

Entonces, si el problema persiste, es conveniente acudir a un taller mecánico para evaluar la situación y valorar si es mejor reparar el FAP o sustituirlo.

¿Es mejor reparar un FAP o sustituirlo por uno nuevo o de intercambio?

Los especialistas consultados aconsejan que, en un coche, cuya vida útil supera los 180.000 kilómetros, es recomendable cambiar el FAP por uno nuevo o recurrir a uno de intercambio, es decir, uno reciclado y reacondicionado, una pieza que, igualmente, debe contar con la garantía del fabricante o del distribuidor.

Entonces se hace necesario saber cuánto cuesta un filtro de partículas nuevo y cuál es el precio de un FAP de intercambio.

¿Cuánto cuesta cambiar el FAP?

En muchos vehículos, el filtro de partículas va unido al catalizador, con lo cual la pieza a sustituir incluye a ambos dispositivos de retención de gases nocivos.

Los FAP nuevos más económicos son los que corresponden a mecánicas que tiene disociadas ambas piezas, por ejemplo, el precio de un FAP para los motores 1.9 DCi que equipa el Renault Mégane o Scenic de 2005 a 2009 cuestan desde unos 150 euros, mientras que el precio se duplica, unos 300 euros, en el caso del FAP para los motores 1.9 TDI del Volkswagen Golf (de 2003 a 2008), Audi A3 (2003-10) o el Seat Leon (2005-10).

Por su parte, vehículos como el Toyota RAV4 2.2 D-4D (2008 a 2013), asciende a 400 euros, incluso, algunos distribuidores ofrecen el recambio nuevo por más de 600 euros.

Cabe señalar que es imprescindible, además del propio FAP, ha de sustituirse el sensor diferencial del filtro antipartículas, cuyo precio puede oscilar entre poco más de 20, como es el caso de los citados motores 1.9 TDI del grupo Volkswagen, hasta los 40 euros del bloque 2.2 D-4D de Toyota.

Por su parte,para un Ford C-Max 1.6 TDCi (2007-10), la sustitución recurriendo a un FAP de intercambio, con montaje incluido, es de 480 euros, al que se le debe añadir el IVA.

El precio final por cambiar un filtro de partículas dependerá de la pieza en sí además de la cantidad establecida por cada hora trabajada, establecida por el taller. Igualmente, estos costes serán diferentes en función de la pertenencia o no una red oficial así como de la marca vinculada.

Para este artículo, hemos tomado como referencia la información ofrecida por el taller mecánico Motor Cebis en relación a los filtros de intercambio y al precio de la mano de obra que, según estos especialistas, puede partir desde 90 euros y que la media se situa en 150 euros.

Además, para los precios de los FAP nuevos, las cantidades publicadas son las marcadas por diferentes distribuidores que permiten la compra a particulares a través de sus páginas web.