El Porsche Taycan es uno de los deportivos más asombrosos que hemos visto en los últimos tiempos. Parte de culpa la tienen las cifras de potencia y aceleración que ofrecen sus modelos.

Los modelos Taycan Turbo, Turbo S y 4S, poseen dos motores eléctricos situados en ele delantero uno y en el eje trasero otro. Por ello, todas las versiones son de tracción total. Para que el volumen del maletero no quede muy reducido, el módulo trasero va instalado en paralelo al eje, encima del inversor para que la posición sea escalonada y no le coma mucho terreno al maletero.

La caja de cambios de estos modelos es de dos velocidades ubicada en el eje trasero. Esto es un elemento innovador desarrollado por Porsche. La primera marcha le permite al deportivo alemán acelerar con muchísima contundencia desde parado mientras que la segunda asegura la eficiencia y reserva de energía a altas velocidades.

Además de la relación del engranaje que da lugar a la segunda marcha, hay otro adicional para la primera relación, que es muy corta. Aproximadamente 15 revoluciones del motor corresponden a una vuelta de rueda. El resultado son casi 12.000 Nm de par máximo lo que supone una aceleración casi sin parangón. Gracias a todo esto, el Taycan es de los pocos deportivos capaz de alcanzar velocidades típicas de modelos de combustión. 260 km/h puede llegar a alcanzar.

Registros de potencia sin igual

El Porsche Taycan 4S podría decirse que es la de acceso a la gama del superdeportivo alemán. Con la batería Performance, consigue 530 CV mientras que con la Performance Plus, son 571 CV. Siguiendo la escala ascendente, el Taycan Turbo es el segundo más potente con una fuerza de 680 CV. Mientras que el Turbo S, que es la versión superior, alcanza los 761 CV gracias a las funciones Launch Control y overboost.

El Sistema Launch Control permite la máxima aceleración posible desde cero sin que las ruedas patinen para así catapultar el coche sin un ápice de pérdida de tracción. Este sistema está de serie en toda la gama del Taycan. La función overboost es aquella por la cual los motores eléctricos ofrecen una mayor potencia durante un periodo corto de tiempo. Ese pico de potencia es el que hace al Turbo S capaz de alcanzar esos casi 800 CV.

No podemos cerrar el artículo sin mencionar su aceleración. Ya hemos dicho que el Launch Control permite apurar al máximo las décimas de aceleración de un coche. La versión más prestacional, la del Porsche Taycan Turbo S, es capaz de acelerar de 0-100 km/h en apenas 2,8 segundos. Además a altas velocidades el coche es capaz de recuperar velocidad sin problemas gracias sobre todo a sus dos motores, la buena caja de cambios y la potencia desbocada de la que dispone.